null: nullpx
Lucha Libre

Silver King: el Wagner incomprendido

La trayectoria de Silver King brilló con luz propia como orgulloso heredero de la Dinastía Wagner, incluso más allá de México.
12 May 2019 – 9:56 PM EDT

Un heredero y orgulloso exponente de la Dinastía Wagner, una de las menos numerosas pero más importantes de la Lucha Libre Mexicana, César Cuauhtémoc González Barróndio su vida no solo por engrandecer el imponente apellido que su padre instauró en el pancracio sino, también, por ponderar una época importante en esta disciplina para el país.

Silver King, Taurus, Ramsés, "Wagnercito". Nombres y apodos que Cuauhtémoc González cosechó a lo largo de una trayectoria que lo llevó a presentarse no solamente a lo largo y ancho de México, sino también, en escenarios élite para la Lucha Libre como en Japón o Estados Unidos.

Para muchos, Silver King era un luchador incomprendido que vivió a la sombra de su famoso hermano: Dr. Wagner Jr, para otros, era más que una comparsa. De presencia imponente (más impontente que su hermano), su aparente falta de técnica era compensada con un carisma especial, de rápido enchufe con la gente y que le permitió vigencia por varios lustros en distintas empresas de México, sobre todo, en el Consejo Mundial de Lucha Libre (CMLL), todo a pesar de perder la máscara en los albores de su carrera.

Una efímera incógnita

Cuando el nombre "Wagner" todavía no pesaba como hoy en día, Silver King sufrió un episodio amargo en su trayectoria cuando enfrentó al Hijo del Santo, nada más y nada menos que el heredero de la leyenda en un máscara vs máscara.

En duelo que también encaraba lo que pretendían ser dinastías, el hijo de Rodolfo Guzmán Huerta acabó por coleccionar la máscara de Silver King. La incógnita había desaparecido, pero su carrera ni siquiera había terminado por arrancar.

Al igual que como lo hiciera Rey Mysterio, Silver King optó por luchar en Estados Unidos para mantener su máscara (por norma de la Comisión de Box y Lucha Libre del Distrito Federal, misma que prohíbe a un gladiador volver a luchar con su incógnita una vez perdida).

Hizo méritos suficientes en la World Championship Wrestling (una de las antecesoras de la WWE) para obtener títulos, mismos que llegaron al lado del Texano cuando se consagraron Campeones de Parejas. Además, Silver King sembró rivalidades que tendrían vida incluso en su paso por las empresas mexicanas (con expertos de la lucha extrema como Sabú, por ejemplo).

¿Qué Wagner pesa más?

Silver King regresó a México junto con Texano para incursionar en el Consejo Mundial de Lucha Libre, empresa en la que desarrolló su máximo potencial.

Dentro del CMLL logró en solitario el Título Mundial pesado, además del Título en parejas, una vez más con el Texano y, otra, con su hermano: Dr. Wagner Jr, dos años mayor que él y el receptor natural del nombre del padre.

Black Magic, Dos Caras y Último Dragón aparecen en el historial de luchadores que mantuvieron una fuerte rivalidad con Silver King, quien también incursionó en Asistencia, Asesoría y Administración (AAA), la empresa fundada por Antonio Peña, aunque solamente consiguió el Título de Parejas. Se desató polémica cuando, en Triplemanía XVI, apareció sin máscara rumbo al ring.

Una vez que su hermano Dr. Wagner Jr. se unió a AAA, lejos de rivalizarse, formaron la alianza de los Wagnermaniacos y asumió bien su papel como la “escolta” del Galeno del Mal. Si bien el grupo al cual también se integraron elementos de la talla de Último Gladiador y Electroshock no resultó tan popular como en su momento fueron los “Perros del mal”, sí impulsó las carreras de los dos hermanos González Barrón, aunque tarde o temprano, ambos acabaron por enemistarse en el ring.

A la par de su carrera en México, Silver King fue fructífero en Estados Unidos, ya en el Siglo XXI, sobre todo en circuitos “Underground”, además de colgarse el título pesado Junior de la All Japan Pro Wrestling.

Demostró que el estar a la sombra no fue un impedimento para trascender ya que un sector del público (técnico y rudo) le ofreció su devoción. Esta misma popularidad le llevó a personificar a “Ramsés”, un luchador egocéntrico dentro de la película de 2006 Nacho Libre. González Barrón continuó usando su nombre en la película para sus combates en el ring.

Los circuitos independientes lo llevaron también a Europa, donde trágicamente falleció en Londres durante una función organizada por la empresa “Lucha Libre World” en el Rondhouse de Inglaterra en un cartel que estelarizaba nada menos que el Hijo del Santo, quien le quitara la máscara.

Descanse en paz, César Cuauhtémoc González Barrón.

RELACIONADOS:Lucha Libre

Más contenido de tu interés