null: nullpx

Conoce al locuaz dueño que se tatuará la cara si su equipo logra salvarse

Como si fuera la historia de Vito Corleone, este empresario ítalo-estadounidense volvió a Sicilia para rescatar al club de sus amores.
13 Mar 2017 – 5:22 PM EDT

'Me tatuaré la cara si el Palermo se salva'

Loading
Cargando galería

‘El Padrino II’ demuestra que hay segundas partes que sí son buenas. En ella, Robert de Niro interpreta a un huérfano Vito Corleone llegado desde Sicilia a Nueva York. Cuando Corleone crece y se deshace de sus enemigos neoyorkinos, regresa a Sicilia por la vendetta para vengar la muerte de su padre.

‘Queremos crear una mentalidad ganadora aquí. Ya prometí hacer muchas cosas si nos mantenemos en la Serie A, como tatuarme la cara, ir a la Iglesia caminando de rodillas, comerme 20 sándwiches de páncreas. Haré eso y más. ¡Porque soy hombre de palabra!’

Esas promesas fueron hechas por el nuevo dueño del Palermo, Paul Baccaglini. Junto con el Catania Calcio, el Palermo es uno de los dos clubes de fútbol que dividen a la mítica isla de Sicilia, tan asociada antaño con la mafia de 'La Cosa Nostra'. La compra del equipo será efectiva el próximo 19 de marzo, aunque para entonces la misión de salvarlo del descenso se antoje imposible.

Baccaglini es un ítalo-estadounidense de padre norteamericano y madre italiana nacido en ‘América’. De 33 años de edad, volvió a Italia para hacer carrera como DJ, presentador de MTV Italia y anfitrión de un popular show llamado ‘Las Hienas’, especializado en hacer bromas de cámara escondida a gente famosa. Asegura tener más de 60 tatuajes, pero la piel de su rostro sigue siendo ‘virgen’.

Se valió de un fondo de inversiones, Integritas Capital, para adquirir al Palermo de manos de su antiguo dueño, Maurizio Zamparini, quien condujo al equipo ‘rosanegro’ por 15 años en los cuales contrató y despidió a más de 50 entrenadores (entre ellos, Gennaro Gattusso). Zamparini también tenía buen ojo para las ‘joyitas’: compró a Paulo Dybala por algunos miles de dólares y lo vendió por más de 40 millones.


Si algo tiene en común la Sicilia de ‘El Padrino II’ con la Sicilia del Palermo es que nadie sabe, nadie supo, de dónde llega el dinero ni hacia dónde se va. Un artículo del periódico italiano Il Fatto Quotidiano sugiere que Integritas Capital apenas cuenta con una cartera de unos tres mil euros.

¿Qué quién está detrás de mí? Se pregunta Baccaglini: ‘Detrás de mí hay una nueva forma de hacer finanzas. Entiendo que muchos crean que solamente soy el prestanombres de algo turbio, pero esto no va así. Hay gente que ha construido grandes imperios financieros, pero que desean continuar en el anonimato’.

Lleva tatuado en el pecho un pequeño escudo del Palermo y no tardó en desabotonarse la camisa para mostrárselo a las cámaras como muestra de su amor por el equipo. Pero, aunque Baccaglini diga una cosa, Vito Corleone solía decir que:

'La via dell'inferno è lastricata di buone intenzioni' (El camino al infierno está pavimentado con buenas intenciones).

RELACIONADOS:Serie A

Más contenido de tu interés