null: nullpx

Maxi Morález olvida su salida amarga del León y disfruta se su gran arranque en NYCFC

El enganche argentino reveló que aceptó la oferta del club celeste por no sentirse cómodo en el León de la Liga MX.
17 Mar 2017 – 1:18 PM EDT

Si el partido inaugural en el nuevo estadio de Orlando City había dejado algunos indicios positivos, el 4-0 ante D.C. United en el Yankee Stadium fue una confirmación en toda la regla. Maxi Morález es un tipo de futbolista que New York City FC no tenía y que encaja perfectamente con las necesidades del equipo dirigido por Patrick Vieira.

El ataque del conjunto celeste -reforzado este año además por el arribo del costarricense Rodney Wallace, de muy buenas actuaciones- es otro. O, mejor dicho, sus componentes pueden hacer otras cosas desde el inicio de esta temporada. Su pieza principal -'el Guaje' David Villa- puede descansar en la presencia de Morález (y otro de los volantes recién incorporados, Alexander Ring) para dedicarse a lo que mejor sabe: marcar goles.

El MVP que el español obtuvo tras el cierre de la temporada regular 2016 no se debió únicamente a los 23 goles que consiguió marcar. En gran medida el reconocimiento radicó además en el gran esfuerzo y despliegue que el asturiano realizó a lo largo del año, en el que -literalmente- cargó al equipo sobre sus hombros en más de una ocasión.


Hasta el año pasado Villa se veía obligado a descender varios metros con respecto a su posición de delantero centro para 'armar juego' -preferentemente por la banda izquierda- desde la mitad del campo. El curso 2017 acaba de comenzar, y quizás es demasiado pronto para efectuar un análisis extensivo. Pero lo que se ha podido ver en los encuentros frente a 'los Leones' y al club de la capital estadounidense es que el atacante no necesita tanto estar presente en la creación de las jugadas ofensivas.

Y en una medida importantísima eso se debe a la incidencia que Maxi Morález tiene en el juego de NYCFC. Y a lo bien que el enganche argentino y el campeón del mundo se entienden en el terreno de juego. De los cuatro goles marcados el pasado domingo tres de ellos fueron fruto de la sociedad entre Villa (2) y Morález (1), quienes durante todo el partido intercambiaron habilitaciones y pases en profundidad.


El primero en reconocer el aporte del nuevo 10 celeste fue el propio Villa tras la goleada. “Para mí es fantástico tener a gente como Maxi a mis espaldas en la cancha. Me da muchas posibilidades de hacer goles y de jugar mejor”. “Tanto David como yo intentaremos seguir haciendo goles”, agregó 'Frasquito' Morález. “Sabemos que nuestro juego puede marcar diferencias”. En estos movimientos iniciales de la temporada da la sensación que el binomio Morález-Villa puede ser tan trascendente para New York City FC como lo es la marca Giovinco-Altidore en Toronto FC, el dúo Valeri-Adi en Portland o el sello de Lodeiro-Morris (+ Dempsey ahora) en el campeón Seattle Sounders.


"Hicimos un gran trabajo en equipo", insistió M.M. antes de dejar el vestuario del Yankee Stadium. "Poder ganar con un resultado tan grande siempre es importante. Esto es bueno para comenzar con el pie derecho y tener una buena temporada", agregó.

El entrenador Patrick Vieira rehúye de la idea de considerar a Morález como un atacante dentro de su equipo, aunque en el partido frente a D.C. United lo ubicó mucho más cerca de la posición de David Villa, más en conexión directa con Rodney Wallace y Jack Harrison. Maxi es la 'punta' del triángulo de volantes, que integran además el venerable Andrea Pirlo y un auténtico Pac-Man como es el finlandés Alexander Ring.


"Maxi, Andrea y Alex son disciplinados en la mitad de la cancha. Y no les cuesta trabajo encontrarse", reseñó el técnico francés. "Nuestro plan es que cuando Maxi se quede un poco atrás, ayudando en el mediocampo, otros jugadores lleguen para cubrir su posición", explicó Vieira. "Pero tenemos claro cómo construir nuestro juego desde atrás. Y eso es algo que Maxi puede hacer muy bien".

Morález, organizador ofensivo en jefe. Un papel que está acostumbrado a cumplir, y en el que rindió a máximo nivel en las ligas de Argentina, Rusia e Italia. No tanto en el Club León de la Liga MX, un equipo en el que -de acuerdo con recientes declaraciones a The Associated Press- no consiguió expresarse en plenitud. "Todo fue un cambiante de cosas", comentó el volante argentino. "[El técnico Juan Antonio] Pizzi, a los cuatro partidos, se tuvo que ir. Llegó otro entrenador, jugué los primeros partidos, luego me sacaron y después se fue. Al final no me sentía cómodo, no me sentía importante con el grupo".

Y -a nivel personal para Morález- la oferta de NYCFC fue la oportunidad precisa y deseada para cambiar esa dinámica que en 'la Fiera' mexicana no le satisfacía. No solamente estaba sobre la mesa el incentivo de ser jugador franquicia y compartir el equipo con Villa y Pirlo. Sino que lo que el club estadounidense le acercó -de una manera mayúscula- fue la posibilidad de ser una figura de peso, de ser importante e influyente dentro del juego.


"Todo fue impresionante, porque no me lo esperaba, se había cerrado el libro de pases", recordó Maxi. "El Clausura de México ya iba por su cuarta fecha, pero el interés del New York City FC hacía mí fue muy importante y no lo dudé para dar el sí. Esto era la mejor".

A NYCFC le cae perfectamente bien un futbolista de las condiciones de Maxi Morález, de acuerdo. Y, en este momento de su carrera, al talentoso creativo argentino su desembarco en el club afincado en el barrio del Bronx no podía llegarle en una situación más propicia. La mejor de las simbiosis posibles puede estar gestándose en el núcleo del cuadro de 'la Gran Manzana'.

Morález y su equipo regresan a la acción el sábado 18 de marzo, a las 2 pm ET, en el inicio de la tercera jornada de la temporada regular de la MLS. El conjunto azul cielo recibirá en el Yankee Stadium a Montréal Impact (con televisación a través de MLS Live).


RELACIONADOS:MLSNew York City FCLeón

Más contenido de tu interés