null: nullpx

Los equipos de la MLS cambian de objetivos en el mercado previo a la temporada 2017

Distintos clubes de la liga se decantan este año por jugadores franquicia latinoamericanos y europeos más jóvenes.
7 Feb 2017 – 12:42 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Miguel Almirón, uno de los ejemplos más claros del cambio de paradigma. Crédito: Atlanta United FC

El cambio es más que evidente. La final por la MLS Cup del año pasado tuvo como protagonistas principales al italiano Sebastian Giovinco y al uruguayo Nicolás Lodeiro, dos figuras que llegaron a la liga (en concreto, a Toronto FC y Seattle Sounders, respectivamente) en el mejor momento de sus respectivas carreras.

Con distinto impacto inicial al poner pie en la MLS, Giovinco llegó a la liga norteamericana con 28 años, mientras que Lodeiro lo hizo con 27. Dos jugadores franquicia de ‘nueva generación’, que arribaron para -de alguna manera- dar reemplazo a figuras de calibre global (y más veteranas) que reinaron hasta no hace mucho dentro de las principales operaciones del mercado de la Major League Soccer.

El cierre de la temporada 2016 marcó también el final de las experiencias de algunos de esos grandes nombres en la liga. Este año ya no veremos cada fin de semana a figuras como Didier Drogba, Steven Gerrard o Frank Lampard, entre otros. Futbolistas consagrados en Europa que se incorporaron a la MLS con edades avanzadas, preparados para afrontar la última (o quizás anteúltima) etapa en sus carreras profesionales.

Sin proponérselo, ese trío ilustre -al que podemos agregar al irlandés Robbie Keane, cuyo contrato no fue renovado por LA Galaxy- puede bien haber marcado el final de una época en la liga. El Comisionado de la MLS, Don Garber, lo dio a entender en su intervención por el Estado de la Liga del pasado mes de diciembre; la tendencia en cuanto a las contrataciones está cambiando. El torneo ya no necesita recurrir tanto a los grandes nombres como lo hacía años atrás. Hoy la MLS comienza a ser la ‘liga de elección’ de talento internacional más joven, con años de carrera por delante.

Y si en 2016 se podía comenzar a adivinar que la marea ya era otra, la apertura del mercado que lleva a la temporada 2017 es la confirmación más contundente de esa mutación. Un cambio de paradigma que tiene como mascarón de proa a un protagonista principal, pero no exclusivo: el equipo de Atlanta United FC. De la mano del entrenador Gerardo Martino y de la directiva el equipo el club que debutará este año en la competición dio un golpe sobre la mesa al fichar a tres jugadores franquicia que -hasta hoy- serían considerados como ‘atípicos’ dentro del ambiente de la liga.

Miguel Almirón (Paraguay, 23 años), Josef Martínez (Venezuela, 23 años), Héctor Villalba (Argentina, 22 años). Todos jóvenes, todos sudamericanos, dos de ellos con presente en sus respectivas selecciones nacionales. Los tres con opciones de continuar a futuro sus carreras en Europa y generar recursos para Atlanta United. Jugadores franquicia que no llegan a América del Norte para disfrutar de lo que en otros países definen como un ‘retiro dorado’ (que nunca es tal), sino para usar a la MLS como plataforma de crecimiento y salto hacia la centralidad del fútbol internacional.

Quizás en Atlanta no hayan inventado nada nuevo y simplemente prestaron especial atención al sobresaliente rendimiento que en las últimas temporadas han tenido los futbolistas latinoamericanos en la MLS. Desde la fantasía y el talento de enganches como Ignacio Piatti, Mauro Díaz o Diego Valeri, la fantasía de Joao Plata, la irrupción goleadora de Mauro Manotas o, entre otros, el empuje en el centro de la cancha que imprime alguien como Aníbal Godoy. El club del estado de Georgia ha seguido, aunque con mayor espectacularidad y potencia, lo que desde hace años viene haciendo un equipo como FC Dallas. Pero lo que sí ha conseguido Atlanta United por iniciativa propia es crear una nueva ola dentro de la MLS. Con efecto expansivo, que llega a todos los rincones de la liga, y que no se limita únicamente al talento latinoamericano.

Si existe un equipo en la liga que ha hecho alarde de contratar a figuras contrastadas a nivel internacional ese es el LA Galaxy. Desde David Beckham a Stevie G., buena parte de las grandes figuras de la MLS pasaron por el club californiano. Una nueva época parece haber iniciado en ‘la Galaxia’, que parece no quedar ajena ni lejana a los cambios que experimenta la liga. Mientras mantiene a Giovani dos Santos (otra de las nuevas estrellas de la liga) como su máximo referente, acaba de incorporar al extremo francés Romain Alessandrini (27 años) como segundo jugador franquicia. Otro futbolista que llega en su mejor momento, con un presente destacado hasta hace muy poco en la Ligue 1.

La MLS definitivamente no ha renunciado a los grandes nombres que triunfan en Europa, y aspirará a traer -si la ocasión se presenta- a figuras como ‘Chicharito’ Hernández y, en un futuro, a popes del fútbol mundial como Cristiano Ronaldo o Leo Messi. Pero mientras ese momento llega su mira se centra en elementos con futuro, que mejoran la calidad de juego de una liga que cada vez es más joven y diversa.


Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:MLS

Más contenido de tu interés