null: nullpx
FC Barcelona

Con el archienemigo en Japón, el Barça abusó del Espanyol de Dieguito Reyes

Messi salió programado en modo bestia, los blaugranas machacaron 4-1 a sus rivales en el derbi catalán. Reyes completó el partido.
23 May 2017 – 11:46 AM EDT
Reacciona
Comparte
Diego Reyes sufrió con el veloz uruguayo. Crédito: Josep Lago (Getty Images).

El Barcelona recobró algo de aquel Barcelona del tiki-taka: Iniesta y Messi se pusieron la camiseta número 6 de Xavi Hernández para asistir a Luis Suárez y a Sergi Roberto. Iban 3-0 y el Espanyol metió el 3-1, aunque al final Messi se despachó con el suyo poniéndole la cereza a la torta o al pastel.

El pistolero de Uruguay hizo el primero de su doblete apenas a los 18 minutos de tiempo corrido. Iniesta le mandó un proyectil kilométrico a las espaldas del defensor mexicano Diego Reyes que controló en la carrera y definió cruzando por abajo. Como se vería posteriormente, defender tan adelante no sienta bien a Reyes.

El primer tiempo pasó sin más goles, pues el Espanyol sacó a relucir ese amor propio característico de las escuadras de Quique Sánchez-Flores. El sólido desempeño de los periquitos hubiera bastado contra cualquier otro adversario, pero Messi se enchufó...

Así se generó el segundo de Suárez y el 3-0 por obra de Sergi Roberto. El diez blaugrana decidió que el balón era suyo y no habría de prestárselo a nadie más así que se fabricó ocasiones cuyos remates acabaron siendo definidos por sus compañeros. Sólo Messi saltando al césped en modo bestia es capaz de hacer ver simple lo complejo.

El dueño del Camp Nou entonces puso en ON el piloto automático y el Espanyol lo aprovechó para descontar: una bella pared entre Gerard Moreno y David López terminó en un sublime disparo con parte interna de este último que se anidó en la escuadra de un simple espectador Ter Stegen.

Quizás el Espanyol creyó que podría sacar algo más una vez conseguido el 3-1. Así que adelantó a su defensa hasta la mitad de campo. Grave error. Messi llevó la pelota por derecha y venció en la carrera tanto a Reyes como a David López para ponérsela a Suárez, quien recordó los favores del argentino y le regresó la pared por arriba.

Solo ante el guardameta periquito, Messi definió sutilmente ¿para qué utilizar fuerza excesiva?

El Barcelona queda de esta forma con 34 puntos por los 37 del Madrid. Aunque los merengues deben aún jugar su partido pues ahora mismo se hallan disfrutando su Mundial de Clubes.

Loading
Cargando galería
Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:FC Barcelona

Más contenido de tu interés