null: nullpx

Sullivan Barrera el cazador de sueños

Sullivan Barrera está a punto de cumplir un sueño que tiene desde que contaba con ocho años, ser campeón del mundial, su obstáculo, Andre Ward.
24 Mar 2016 – 6:20 PM EDT

Por: Geovany Guerrero

OAKLAND – Sullivan Barrera está a punto de cumplir un sueño que tiene desde que contaba con ocho años, ser campeón del mundial, su obstáculo, Andre Ward, alguna vez considerado uno de los mejores peleadores libra por libra del mundo.

El cubano y el estadounidense se enfrentan este 26 de marzo en Oakland, California, la contienda es eliminatoria por la diadema semipesada de Sergey Kovalev.

Apodado ‘El Más Talentoso’, está a un paso de disputar la corona universal, pero no se confía ni se adelanta, no sólo onseguir la oportunidad por el título lo motiva, también que pronto podría ver a su familia.

Barrera salió de Cuba en 2009, tomó la vía marítima y llegó a México, país donde estuvo de pasada, pues su objetivo era llegar a Estados Unidos, donde otro boxeador le esperaba con la mano extendida para ayudarlo: Yuriorkis Gamboa.


Ambos púgiles son de Guantánamo, se conocieron desde niños, crearon un lazo sólido y hasta la fecha son amigos, o como ellos dicen, hermanos.

El ‘Ciclón de Guantánamo’ le ofreció techo y le consiguió su primera pelea profesional el 21 de agosto del 2009 contra Anthony Adorno, el cubano ganó por nocaut técnico en un round.

La amistad con Gamboa es fuerte, tanto así que cuando Yuriorkis tuvo problemas con su promotora Arena Box, quien también representaba a Barrera, éste tuvo que estar inactivo cerca de un año, un tropiezo que no lo desanimó.

Al salir de Cuba, Sullivan dejó atrás todo, incluso su hija Suliana, a la que no ve desde que se fue de la isla. Aunque el cubano cumplió su sueño de ser boxeador profesional, también ha pasado por momentos amargos, por ejemplo: la muerte de su madre, dolor que tuvo que vivir lejos por no poder entrar a su patria.

Pero ‘El Más Talentoso’ no se deprime, al contrario, toma fuerza, entrena con más ahínco, pues sabe que cada victoria es un paso que lo acerca más a su hija y familia quienes viven en Cuba.

El 26 de marzo contra Andre Ward no sólo tiene una pelea de boxeo, es una batalla contra la vida, contra su país, contra las reglas y todos aquellos que lo obligaron a dejar su tierra.

En el papel, Barrera es la víctima ante el estadounidense. El guantanamero tiene 34 años, desde el 2009 es profesional, cuenta con un récord de 17 triunfos, 12 por la vía rápida y no sabe lo que es perder, sus victorias más importantes son contra Jeff Lacy y Karo Murat.

Ward tiene 32 calendarios, dos años menos que el cubano, pero su trayectoria es más extensa. Está en la cachetada rentada desde el 2004, su hoja de presentación es de 28 éxitos y 15 cloroformos. Ha sido campeón supermediano.

Aun así, Sullivan no es ningún improvisado, en su carrera como amateur logró llegar a 258 batallas ganadas y 27 perdidas con un porcentaje de triunfo del 91 por ciento en un total de 285 peleas.

En el tiempo que estuvo como aficionado, fue campeón juvenil mediano, además derrotó a futuros campeones mundiales como: Chad Dawson y Beibut Shumenov.

Barrera no será fácil y se sale un poco de la escuela cubana, ataca más y se defiende menos. Además, es un peso semicompleto natural, para Ward es su primer combate en las 175 libras.

La batalla contra el estadounidense no es por algún título mundial, pero es el escalón final que lo llevaría a combatir contra Sergey Kovalev, una motivación más.

“Crucé el océano por días, dormí en el desierto por meses #libertad no doy nada por sentado. Un paso más para ver a mi familia”.

Frase que se lee en las redes sociales de Sullivan, a quien pocos conocen, pero pueden estar seguros que el 26 de marzo contra Ward dejará en el ring el alma, sangre, corazón y sudor. Como dicen los boxeadores cubanos amateurs: “Por la gloria de la patria…” y también de Barrera.

RELACIONADOS:Boxeo

Más contenido de tu interés