null: nullpx
Los Angeles Football Club

Una vida en paralelo junto a Carlos Vela, y una nueva oportunidad en LAFC para joven arquero mexicano

Pablo Sisgniega superó momentos difíciles en su carrera, viene de una familia de alta competencia deportiva, y no pierde la ilusión de jugar para el Tri.
20 Feb 2019 – 1:40 PM EST

Tres equipos, tres ligas, tres países unen las carreras de Carlos Vela y Pablo Sisniega, quienes son una vez más compañeros de equipo. Sus edades y las adversidades que ha tenido que enfrentar el arquero, junto a su historia familiar son las grandes diferencias.

Con 23 años de edad, Pablo Eduardo Sisniega Fink, acaba de firmar su llegada al LAFC, procedente de la Real Sociedad en donde debutó profesionalmente tras sus años de inferiores en Chivas de Guadalajara.


Sisniega tuvo sus primeros minutos con el equipo de MLS, capitaneado por Vela, el pasado sábado en partido de pretemporada ante San José Earthquakes y su contratación fue anunciada este lunes.


“Ha sido una buena experiencia llegar aquí, el grupo me recibió muy bien y estoy muy emocionado y muy contento de poder estar aquí en Los Ángeles”, le dijo en exclusiva este martes el mexicano a FutbolMLS.

La vida te da sorpresas

Los 45’ de Sisniega en el arco ‘Negro y Oro’ de Los Ángeles fueron sus primeros de competencia tras recuperarse de dos lesiones casi que consecutivas. “La verdad es que he tenido un par de lesiones bastante graves que espero que se acaben”, aceptó entre sonrisas el portero.

Sisniega no veía acción en un partido oficial desde octubre de 2018 cuando defendiendo el arco de la Real Sociedad B, recibió un fuerte golpe que derivó en la obligación de extirparle el bazo.

Ese día, el nacido en México debutaba tras ocho meses de inactividad por una lesión en el hombro que lo había tenido 20 meses fuera de actividad. “La del bazo fue una lesión peligrosa, me dejó una cicatriz en el estómago, pero pues el miedo se me quitó”, explicó.

El apoyo de una experta y desde adentro de casa

“Dije, estoy haciendo lo que me gusta y lo voy a hacer sin miedo. Tengo más probabilidades de que me pase algo de nuevo si voy con miedo que si voy de verdad”, analizó Pablo sobre el trabajo mental realizado apara superar las lesiones.

En ese proceso, aparece el apoyo de una experta, una competidora, una formada, pero sobre todo una madre. La doctora Cristina Fink, directora de sicología deportiva de Philadelphia Union, atleta olímpica por México en salto en alto y madre de Pablo.


“Me apoyo mucho en ella. Más que nada con la lesión del hombro porque fue muy larga y había momentos en los que no veía cómo iba a salir de la lesión”, contó Sisniega al respecto.

La doctora Fink estuvo con Pablo en el hospital durante la intervención para retirarle el bazo en la segunda lesión y además de su apoyo profesional, obviamente los lazos son más grandes.

"Siempre está ahí para apoyarme, me ha ayudado mucho en el trabajo mental, pero pues sobre todo como mamá”, soltó entre sonrisas el arquero de 6 pies y 4 pulgadas de estatura.

Su padre, Ivar Sisniega, ex directivo de Chivas y ex ministro de deporte. También fue atleta olímpico y abanderó a México en Los Ángeles 1984. “Nunca nos obligaron o presionaron por ser deportistas. A mi hermano no le gusta el deporte y no pasa nada. Pero yo desde chico quería ser futbolista profesional”, describió Pablo sobre lo que significa crecer en una familia con tanto deporte y alta demanda competitiva.

Tres reuniones, un solo Carlos

Otro de los apoyos que ha tenido Pablo en su carrera, más que nada por la figura que representa y el poder tenerlo cerca, es el hoy capitán de LAFC, Carlos Vela. Ambos salidos de la cantera de Chivas, pasaron varios años juntos en San Sebastián, España.

Pablo dejó México con 14 años y tras jugar varios en el equipo Sub 19 de la Real Sociedad, fue contratado por el equipo B donostiarra.

“Admiro muchísimo a Carlos, con todo lo que ha hecho en el fútbol, es un referente en México”, aseguró Sisniega para distanciar obviamente su camino del de Vela, y mostrar aprecio por el nacido en Cancún.

“Conmigo se ha portado siempre muy bien, en San Sebastián en la primera pretemporada que tuve con el equipo me quedé con él en el hotel y me ayudó mucho a adaptarme, a meterme con el grupo”, recordó.

Obviamente al reencontrarse en LAFC y con Carlos como capitán, las cosas no podían ser diferentes. “Aquí también me ha ayudado, está siempre dispuesto a ayudarme con lo que haga falta. Es un ejemplo y lo admiro mucho”, concluyó Pablo sobre la relación con ‘El Bombardero’.


Atrás quedaron las dos graves lesiones, llega la hora de disputar un puesto en LAFC, hay sueños por cumplir, como el de selección mexicana, pero la mente está puesta en lo primero.

“Es un sueño. Al venir aquí lo veo más cerca de que si hago las cosas bien haya un posible llamado. Pero lo primero es estar al cien por ciento, ganarme un puesto. Mi prioridad es hacerlo bien en los entrenamientos y mostrar que estoy listo para jugar.

Así las cosas, Tyler Miller tiene competencia por su posición en el arco de LAFC. Un mexicano que superado duras batallas, con un talento marcado desde sus inicios como especial y que buscará probar al fútbol que dos accidentes no van a descarrilar su tren.

Más contenido de tu interés