null: nullpx

Toronto vs. Montréal, una semifinal impredecible y de definición totalmente abierta

Toronto descontó en dos ocasiones en el partido de ida, que finalizó con un triunfo por 3-2 para el Impact.
28 Nov 2016 – 5:10 PM EST

Pese a haber perdido por 3-2 en el partido de ida de la Final de la Conferencia Este el equipo de Toronto FC dejó el Estadio Olímpico de Montreal como el 'vencedor moral' del partido ante el Impact. Los locales llegaron con un 3-0 a su favor a la mitad del segundo tiempo y terminaron recibiendo dos goles que dejaron vivas las opciones del conjunto escarlata de cara al partido decisivo, que se jugará el miércoles 30 de noviembre (7 p.m. ET, FOX Deportes) en el BMO Field.


La sensación es que todo favorece a TFC en la definición de esta semifinal. Pero los fríos números siguen poniendo a Montréal con una victoria y un gol de ventaja sobre el equipo de Greg Vanney. En más de un sentido el problema lo tiene Toronto. Un conjunto que el miércoles está obligado a demostrar que es mejor, que puede salir a atacar sin que su defensa sea ultrajada -como ocurrió en los primeros 60 minutos del partido de ida-, que no quedó expuesto de manera permanente.

De una manera inexplicable la defensa de Toronto perdió toda conexión una semana atrás en Montreal. Y ese padecimiento no fue un evento pasajero, sino que se instaló durante dos terceras partes de ese encuentro. El Impact sigue contando con los elementos que en la ida pusieron en jaque a los de la camiseta rojo sangre. Ahí están Patrice Bernier, Marco Donadel y Hernán Bernardello, quienes fueron capaces de tener a raya al nutrido paquete de volantes de Toronto. También están Ignacio Piatti, Dominic Oduro y Matteo Mancosu, con capacidad para lanzar ataques veloces y precisos contra la última línea de quienes el miércoles serán locales.


Por eso es lógico pensar que TFC no comenzará la revancha atacando de manera alocada a Montréal Impact. El conjunto de la provincia de Quebec podría volver a desnudarlos con cierta facilidad. Y un gol de los de Mauro Biello podría enviar a la serie canadiense a otra dimensión. Quizás demasiado lejanas de las opciones de Sebastian Giovinco, Jozy Altidore, Michael Bradley y compañía.

La posibilidad de que Montréal llegue al partido por la Copa MLS pasará en gran medida por repetir el control del mediocampo que tuvo en el primer capítulo. Paradójicamente, la clave del éxito para Toronto FC es similar y se ubica en la misma demarcación. La potente línea de cinco centrocampistas que presentó Vanney en el partido de ida tendrá que reducirse -al menos en el primer tramo del compromiso del miércoles- para hacer de la defensa un punto más fuerte. En otras palabras, Steven Beitashour y Justin Morrow comenzarán muy probablemente cerca de la línea de tres defensores que en la ida integraron Eriq Zavaleta, Drew Moor y Nick Hagglund. Pasar de 3 a 5 defensores. Sin perder vocación ofensiva, pero sin entregar desde el inicio la opción de asedio y saqueo que el Impact tuvo en la primera Final de Conferencia.


En los Playoffs de este año Montréal Impact se comportó como un equipo astuto cada vez que tuvo que definir como visitante. La instancia se reitera, por lo que no sería inteligente descartar de plano la posibilidad de que consigan repetirlo en casa de su máximo rival. Toronto FC sigue teniendo opciones concretas (y quizás mayores que las de su adversario) de llegar a la final de la liga. Su Santísima Trinidad (Giovinco, Altidore y Bradley) están en estado de gracia, una situación que les permitió salir de una eliminación que en el Estadio Olímpico parecía decretada. Ni Montréal ni Toronto pueden darse el lujo de perder la concentración y entregar la iniciativa al contrincante. Literalmente, todo puede pasar en el renovado y ampliado estadio del cuadro escarlata.


RELACIONADOS:MLSToronto FCMontreal Impact

Más contenido de tu interés