null: nullpx

"Esperábamos una victoria pero no con tantos goles", dijo Clint Dempsey tras el 6-0

El delantero brilló en el partido ante Honduras en su regreso a la selección tras meses de inactividad luego de que se le detectó una arritmia.
23 Mar 2017 – 12:47 PM EDT

En diciembre, estuvo en la primera fila de todas las celebraciones y festejos. No era para menos; Seattle Sounders había alzado por primera vez en su historia una MLS Cup. Pero él -quizás la máxima figura en la historia del equipo- no había podido participar de esa situación cumbre.

En agosto del año pasado, los médicos del club le detectaron una arritmia cardíaca al delantero y jugador franquicia Clint Dempsey y determinaron que -por una cantidad de tiempo indeterminada en ese momento- no podría volver a jugar al fútbol. La incertidumbre inicial se tradujo en meses y, al final, en estar fuera de la final ante Toronto FC.

La pretemporada en 2017 comenzó de manera similar a lo que fue el final de 2016. Dempsey seguía al pie de la letra las recomendaciones médicas pero no estaba para nada claro que el atacante texano pudiera volver a ponerse el uniforme para jugar un partido oficial.


La ansiada ‘luz verde’ llegó en febrero de este año, durante la pretemporada del club campeón. Dempsey -que había comenzado a sentir algunas molestias un año antes- habló brevemente por primera, y prácticamente única vez, sobre su dolencia.

“No quiero comentar demasiado, es un tema personal. Pero ahora recibí la autorización para volver a jugar. Ahora me siento bien”, expresó durante uno de los entrenamientos del conjunto de Seattle. “Desde que me vi obligado a dejar de jugar pude trabajar de manera consistente en mi estado físico y me aseguré de que las cosas estuvieran yendo en la dirección correcta”, agregó.

“Dormir bien, comer de manera saludable y cuidar de tu cuerpo”. Esas fueron los conceptos claves que guiaron a ‘Deuce’ durante su recuperación. Una recuperación plena, con final feliz, que con 34 años volvió a ponerlo sobre un terreno de juego. Pero la arritmia cardíaca -un mal silencioso, que no da demasiados preavisos, cada vez más presente en el mundo del fútbol- podría haberlo dejado fuera del deporte a nivel profesional y competitivo prácticamente de por vida.


Muchos son los casos de jugadores que -de un día para el otro- debieron poner fin a sus carreras. Uno de los ejemplos más notables es el del exvolante central del Real Madrid Rubén de la Red quien en 2008, durante un partido de la Copa del Rey en España, se desplomó sobre el terreno de juego. Revisiones y estudios que se le realizaron posteriormente determinaron que De la Red presentaba una arritmia cardíaca. Nunca más pudo volver a jugar como futbolista profesional. El hoy entrenador de equipos juveniles del Getafe se vio forzado a colgar los botines con apenas 22 años y una prometedora carrera por delante.

EN PAZ CON SU CARRERA

La opción de que Dempsey no consiguiera volver a jugar estuvo presente desde el mes de agosto. El goleador se refugió en sus afectos e intentó concentrarse fortalecer su estado físico y emocional. Pero si el dictamen médico indicaba que la temporada 2016 había sido la última de su carrera el exjugador del Fulham y el Tottenham Hotspur estaba preparado para aceptarlo.


“Estoy feliz, estoy casado, tengo cuatro niños, he disfrutado de la vida. Y ojalá haya más vida por disfrutar. Pero estoy en paz con mi carrera”, expresó Dempsey en febrero. “Creo que eso me ha mantenido con los pies sobre la tierra. También el hecho de estar con mi familia. Es bueno estar de regreso para jugar. Simplemente quiero disfrutarlo y que mis hijos me vean jugar por unos años más”.

“Vengo de Nacogdoches, en Texas”, recordó el atacante. “La primera casa en la que viví fue una caravana que estaba estacionada en el patio de la casa de mi abuela. He pasado por muchas cosas. Pero fui capaz de tener una familia, de cuidar de ella. Esa es una de las mayores bendiciones en el mundo”.

EL RETORNO A SEATTLE Y LA SELECCIÓN

Clint Dempsey regresó al fútbol intacto, como si nada le hubiera ocurrido. En tres jornada de temporada regular de la MLS anotó dos goles. Su actuación del pasado domingo en el triunfo por 3-1 ante New York Red Bulls nos devolvió recuerdos de sus mejores momentos en la liga. Su entendimiento con Nicolás Lodeiro y Jordan Morris funciona de maravillas, tal como ocurrió justo antes de recibir la baja médica el año pasado.


‘Deuce’ volvió por sus fueros, tanto en los Sounders como en la selección, a la que -después de algunas cavilaciones del entrenador Bruce Arena- fue convocado nuevamente. “Le debo mucho a Bruce”, reconoció Dempsey. “Es uno de los primeros que me admitió en la selección, y que me ayudó a conseguir un sueño que tenía desde niño: jugar y marcar goles en un Mundial”.


Si el delantero es vital dentro de la estructura de Seattle, también lo es para Estados Unidos, selección para la que marcó hasta ahora 52 goles en su carrera. El equipo de ‘las Barras y las Estrellas’ está en una situación más que complicada dentro del Hexagonal Final de la CONCACAF, tras perder sus dos primeros partidos en esa etapa.

Prueba de la importancia de Dempsey para el Team USA quedó reflejada en los 3 goles que el atacante marcó en la goleada por 6-0 de Estados Unidos frente a Honduras, por la tercera jornada de la última fase de la eliminatoria. A Bruce Arena y sus hombres les queda por delante un nuevo y complicado partido como visitantes frente a Panamá el martes 28 de marzo.


Las lesiones de Bobby Wood y Jordan Morris volvieron a poner al eterno Clint Dempsey como una de las primeras opciones de ataque. 'Deuce' se hizo presente -y de una manera contudente- cuando más se lo necesitaba.

Dempsey regresó. Activo y a un alto nivel. El goleador volvió a ganar otra vez. Su compromiso y su tenacidad le permitieron regatear a la arritmia cardíaca y a los pronósticos agoreros. Todo lo que venga de aquí en adelante es una gran victoria para él y su familia.

RELACIONADOS:MLSSeattle Sounders FCEstados Unidos

Más contenido de tu interés