null: nullpx
Opinión Deportes

Ruso Zamogilny | Córdova, la última joya de la Coapa

Posee fantásticas capacidades y destaca por habilidades y los roles que puede desempeñar.
5 Mar 2020 – 01:44 PM EST

Si hay algo que reconocer de la gran gestión deportiva de los últimos años en el Club América es el buen trabajo que se viene realizando en fuerzas básicas desde donde han proyectado una buena cantidad de jóvenes, varios de ellos con calidad de exportación.

Yéndonos un tiempo atrás encontramos a Raúl Jiménez y Diego Reyes que son dos magníficos exponentes y un poco mas cercanos a este tiempo brincan los nombres de Edson Álvarez y Diego Lainez, las dos últimas joyas americanistas.

Y si hablamos de joyas de la cantera americanista es imposible no mencionar las fantásticas capacidades que ha manifestado el juvenil Sebastián Córdova. Con 22 años está viviendo un momento dulce, aunque su irrupción en el medio futbolístico fue progresiva.

Hace aproximadamente 3 años fue a ganar experiencia durante un torneo a los Alebrijes del Ascenso MX y en la temporada 2018/19 de igual forma fue prestado al Club Necaxa, sin tener tanta participación en ambos equipos. Intuyo que esas dos experiencias le han servido para valorar su lugar y evidentemente madurar.

Ante la cantidad de lesiones e imponderables que a sufrido el América en los últimos meses y gracias a su polifuncionalidad, Córdova se ha transformado en un futbolista fundamental en el esquema de Miguel Herrera, jugando como volante interior, como extremo, contención e incluso cuando fue utilizado como lateral izquierdo el joven ha respondido de forma óptima, ya que sus excepcionales condiciones le permiten desempeñarse con mucha naturalidad en las diferentes posiciones del campo.

Si hay algo que destacar de Córdova como futbolista es su singular capacidad en el golpeo de la pelota con ambas piernas, domina perfectamente los dos perfiles lo que le permite en el campo de juego ahorrarse uno o dos tiempos al momento de resolver y ejecutar una acción.

En la cancha el tiempo es oro y en un fútbol cada vez más físico, su velocidad de resolución marca la diferencia. Futbolista elegante, de buen criterio y prolijo en el manejo de la pelota, sus condiciones no se limitan solo a eso, sorprende por su buena lectura para jugar por dentro, cayendo entre líneas, sabiendo tomarle la espalda a los mediocampistas rivales.

Allí es donde en mayor medida, cuando queda de cara a la portería rival, puede explotar su gran pegada de media distancia. Tanto puede jugar a uno o dos toques en espacios reducidos como conducir para enfrentar y desequilibrar cuando va por banda.

Es para mencionar que en los momentos que le ha tocado jugar retrasado como segundo contención u ocasionalmente como lateral no ha desentonado, ya que también posee una dosis importante de sacrificio defensivo. La marca no es una de las fortalezas de su juego, pero no rehusa hacer el esfuerzo hacia atrás y físicamente se lo ve apto para ese tipo de desgaste.

Soy un fiel creyente de que la disciplina y la mentalidad adecuada nos pueden potenciar a un nivel impensado, incluso hacernos llegar más lejos que el mismo talento. Sebastián Córdova tiene todo lo necesario para triunfar en esta liga y en la que quiera.

Considero que estamos en presencia de un futbolista con un inhabitual y extraordinario abanico de recursos futbolísticos. Si sus formidables aptitudes las respalda con grandes actitudes no tengo duda que su talento lo catapultará a conseguir todas sus metas. Su futuro es enorme, solo depende de él.

¡Abrazo de gol para todos!


RELACIONADOS:Opinión Deportes

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.