null: nullpx
Pumas UNAM

¿Es ‘Nico’ Castillo la respuesta a las plegarias de los Pumas?

El delantero chileno ya se estrenó como goleador con los auriazules, pero su rentabilidad está por verse
17 Ene 2017 – 12:33 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Muchos millennials no se acordarán de esto, pero en una larga época del fútbol mexicano, Pumas fue una fuente de grandes goleadores.

Desde Alberto Etcheverry en la temporada 1963-64, la segunda del club en el Máximo Circuito, pero especialmente a partir de la siguiente década y hasta inicios de los años 90, los Pumas tuvieron nueve campeones goleadores en ese lapso.

Destaca, por supuesto, Cabinho con cuatro, uno compartido con Hugo Sánchez en la temporada 1978-79, un hecho único hasta la fecha desde 1943, cuando inició la era profesional del fútbol mexicano.

Luis Flores lo hizo en la campaña 1987-88 y Luis García en años consecutivos, en 1990-91 y 1991-92. Más adelante, Jesús Olalde en el Invierno 1999 y Bruno Marioni en el Clausura 2004.

Y… Ya. Los auriazules llevan doce años y contando sin un campeón goleador. Ya es oficialmente la sequía más larga para los Pumas durante su paso en la Primera División.

La apuesta fuerte en este sentido es la del chileno Nicolás Castillo, seleccionado de su país, campeón en la Copa América Centenario y además, bicampeón de goleo en la liga andina con la Universidad Católica. Nada mal para un chico de 23 años.

Sin embargo, Castillo viene de un periodo irregular en el fútbol europeo, pues dos años y medio jugó con tres clubes: el Brujas de Bélgica, el Mainz 05 desde Alemania y el Frosinone de Italia; pero las lesiones le jugaron chueco y volvió a Chile con la “U” a inicios de 2016.

Castillo es un tipo no demasiado alto (1.77 m.), pero sí muy corpulento y veloz. Las defensas de Chivas y Cruz Azul sufrieron para marcarlo en sus primeros dos partidos en la Liga MX y, de no ser por una actuación cercana a la perfección de Rodolfo Cota, su cuota goleadora habría engrosado más.

El gol ante Cruz Azul demostró sus cualidades técnicas. Un remate, que si bien fue cercano al arco, lo hizo a la media vuelta y con la presión de un defensor.

El tache en su actuación: salir expulsado del partido por doble amonestación, la segunda en una falta innecesaria, por lo que se perderá el partido ante León por la Jornada 3.

Si el objetivo del chileno es volver al fútbol europeo, entonces jugador y club están alineados. Pumas necesita un goleador de cepa. Por ahí de mayo empezaremos a sacar conclusiones y saber qué tan rentable es “Nico” en el Pedregal.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Pumas UNAM

Más contenido de tu interés