null: nullpx
América

Con el cariño de siempre: América 'mandó a dormir' temprano a Cruz Azul en el torneo

El Deja vú de cada torneo; Cruz Azul ganaba y al final, América le dio la vuelta al marcador para dejar 2-1 el marcador.
1 Abr 2018 – 1:05 AM EDT

Con el cariño de siempre, en la historia de siempre, con el marcador de siempre. De ‘padre’ a ‘hijo’, América reprendió a Cruz Azul y le volvió a quitar cualquier permiso de hacer algo importante en la Liga MX. En su próxima casa, mandó el América con un 2-1 que parece un deja vú de aquella final de 2013.

América venció al Cruz Azul, y sí, otra vez la Máquina empezó ganando y las Águilas acabaron dándole la vuelta al marcador. No, no importa cuando leas esto.

Al igual que el torneo pasado, América dejó virtualmente eliminado al Cruz Azul, solo que en esta ocasión no fue en los cuartos de final, sino en la fecha 13 del torneo.


América fue venenoso, punzante y contundente. Mateus Uribe fue mucha pieza en la media cancha; Cecilio Domínguez un demonio vestido de amarillo y Oribe Peralta demasiado futbolista para la Máquina. Y de paso, Agustín Marchesín confirmando por qué es uno de los tres mejores porteros de la Liga y un futbolista de talla de selección argentina.

Y en Cruz Azul, si tu enganche no corre y no toca la pelota, y si tu delantero no mete goles, es muy difícil lograr sacar un resultado favorable. Con 12 puntos, la Máquina requiere de un milagro para vivir en el Clausura 2018, y ciertamente, hace tiempo que la suerte no le devuelve la sonrisa a los celestes.

Con ilusión, Edgar Méndez adelantó a la Máquina. El español fue el mejor futbolista de Cruz Azul; mostró garra, fútbol y una idea diferente al resto de sus compañeros.

Pero América tiene el cinturón en la mano para castigar a Cruz Azul. Conoce rutinariamente el modo y los detalles para vencer a Cruz Azul.


Así, primero fue Mateus Uribe quien volvió a demostrar que vive un tremendo nivel de juego. El colombiano, que brilló con su selección en la pasada fecha FIFA, se inventó un balazo que José de Jesús Corona apenas vio cuando la pelota ya besaba su red.

Luego, el futbolista total, Oribe Peralta, mostró su calidad para ser el asistente ideal de Cecilio Domínguez quien definió con maestría para el 2-1 que a la postre sería el definitivo.

El resto de partido se mostró con un Cruz Azul insistente, pero carente de ideas y que cuando las tuvo, se encontró con un espectacular Agustín Marchesín. Y un América que terminó agazapado atrás intentando contragolpear buscando el latigazo final.

América volvió a la senda del triunfo; difícilmente saldrá de los primeros puestos de la tabla general. Con 24 unidades, está prácticamente calificado.


Y Cruz Azul. Cruz Azul lo intentó hasta el final, pero sucedió lo de siempre. La Máquina tendrá que cumplir el trámite del resto de torneo que queda, intentar despedirse dignamente del campeonato, tratar de buscar un milagro que no se asoma y decirle adiós a su estadio con un partido de encuentros que aún le quedan.

El Azteca le espera. Quizá durmiendo en la casa del enemigo pueda encontrar la fórmula para volverle a ganar. Por lo pronto, como diría un padre a su hijo: “estás castigado”. Hoy no, hoy tampoco será posible.

RELACIONADOS:AméricaCruz Azul

Más contenido de tu interés