null: nullpx
Real Madrid

Un Barcelona práctico y efectivo superó a un Real Madrid que pagó caro su falta de gol

Luis Suárez y Raphael Varane, en propia puerta, anotaron los tantos del conjunto catalán, quien tuvo al uruguayo y al arquero Ter Stegen como grandes figuras.
27 Feb 2019 – 4:59 PM EST

Barcelona se clasificó nuevamente a la gran final de la Copa del Rey tras superar por 3-0 al Real Madrid en el partido de vuelta de las semifinales de este evento y ahora el club catalán espera a sus rival que saldrá da la serie entre el Real Betis y el Valencia.

En el primer tiempo, aunque no hubo un claro dominador, las mejores opciones de anotar las tuvo el local, especialmente en los pies de Vinicius y de Karim Benzema.

Los primeros diez minutos fueron de estudio, con los dos equipos tratando de meter al rival en campo propio. La única jugada con algo de riesgo la creo el Barcelona, a los ocho minutos, cuando Ousmane Dembélé cruzó un balón al segundo palo a Luis Suárez, quien la puso atrás para Sergi Roberto, pero Sergio Reguilón llegó antes y salvó el peligro.

Hasta el minuto 18 volvió a darse actividad en el área, esta vez del Barcelona, donde Vinicius entró con velocidad por la franja izquierda y recibió un pequeño golpe de Semedo, pero ni el juez central ni los del VAR consideraron penal en lo que fue la jugada más polémica del primer tiempo.

Cinco minutos más tarde, tras una buena presión de Benzema, el balón quedó merodeando el área de los azulgranas, pero ni Lucas Vásquez ni Vinicius lograron superar a Ter Stegen, quien achicó de manera admirable.

A los 37 minutos, una doble ocasión para el Real Madrid. Salió Piqué con el balón controlado hasta el mediocampo, le robó el balón Casemiro y se la dio a Vinícius que falló en el mano a mano falló ante Lenglet y en el rebote se la cedió a Benzema, quien estrelló su remate en el cuerpo de Ter Stegen.

El Madrid fue superior en la primera mitad, pero careció de la contundencia necesaria ante un rival tan peligroso como el Barcelona, un equipo al que se le vio estático y sin capacidad de sorpresa.

Pero apenas iniciaba el segundo tiempo cambió el partido. Se jugaba el minuto 50 cuando Dembélé desbordó por la izquierda, sacó un centro atrás y Luis Suárez anticipó a Sergio Ramos para sacar un remate que superó a Keylor Navas.

El Madrid se volcó al ataque y empezó dejar espacios atrás. Vinicius, Lucas Vásquez y Reguilón tuvieron opciones claras de anotar, pero se encontraron con un inmenso Ter Stegen, quien cada vez se consolida más como el mejor arquero del mundo.

A los 68 minutos llegó el segundo del Barcelona. Un balón al espacio por banda derecha a la espalda de Reguilón lo aprovechó Dembélé, quien la centró al segundo palo y entre Luis Suárez y Varane pusieron el 2-0.

Ese tanto fue un verdadero baldado de agua fría para el Madrid, pues le restaban algo más de 20 minutos para anotar tres goles. Para colmo, cinco minutos más tarde, Suárez recibió una falta de Casemiro en el área y el juez cobró penal. El uruguayo, a lo Panenka, decretó un 3-0 que dejó sentenciada la clasificación de los visitantes.

Aunque suene extraño, el Madrid jugó mejor a lo largo del partido pero terminó pagando muy caro su falta de gol ante un rival que tiene en Luis Suárez y Lionel Messi, que hoy poco apareció, a dos de los delanteros más letales del planeta. Por si fuera poco el hecho de eliminar a su rival, el Barcelona jugará su sexta final de Copa del Rey de forma consecutiva, algo que nadie jamás había hecho antes.

RELACIONADOS:Real MadridBarcelonaCopa Del Rey

Más contenido de tu interés