null: nullpx

Los difíciles inicios de una actual estrella de La Liga

‘Chimy’ Ávila habla sobre lo difícil que fue llegar hasta su brillante presente.
6 Nov 2019 – 02:18 PM EST

“En el barrio donde me crié existían solamente tres caminos: ir al colegio, el futbol o la delincuencia y llega un momento donde tú te quieres descarrilar, no entra el dinero…”, cuenta Luis Ezequiel Ávila, que hoy bajo el apodo de ‘Chimy’ es uno de los mejores delanteros de La Liga

Chimy, que este año cumplió 25 años, vivió cosas difíciles hasta consolidarse como futbolista profesional. Entre los 18 y los 20 años dejó el futbol para llevar dinero a casa y ayudar a mantener a sus siete hermanos.

“A los 20 fui papá, se me enfermó mi hija sin tener dinero y yo hacía 30 kilómetros en bici para llevarle un café a mi esposa y tenía que trabajar, iba a ver a mi hija y luego a trabajar, en bicicleta para todos lados”, contó acerca de la enfermedad que sufrió su hija y a la que logró sacar tras volver al futbol, después de dejar su trabajo como albañil y llegar a primera división con San Lorenzo en 2015.

“Yo ya me estaba tirando para la Opción A, lo más fácil que es la delincuencia”, contó sobre la difícil situación que vivió su hija y que lo impulsó a retomar su sueño de jugar futbol. En agosto del 2017 llegó a España para jugar cedido en la SD Huesca de la segunda división.

Con base en un juego muy físico y gracias a su despliegue, determinación, intensidad y buen golpeo de balón empezó a ganarse un lugar en el equipo y en una temporada histórica consiguieron el ascenso a primera división con siete goles y dos asistencias del argentino.

A pesar de que tenía muchas ofertas de segunda y algunos equipos de primera, Chimy cumplió su promesa de mantenerse un año más en el conjunto oscense y la decisión no pudo ser mejor pues se consolidó como titular y a pesar del descenso de su equipo se convirtió en uno de los mejores delanteros de La Liga con 10 goles y dos pases de gol.

Para esta campaña, Chimy Ávila pasó al Osasuna, conjunto recién ascendido en el que está encajando como anillo al dedo. Cada vez que presiona a la defensa o persigue a un rival, El Sadar aclama a su nuevo ídolo.

Jugadores como el argentino, con tanta entrega e intensidad, están muy bien valorados por la parroquia rojilla y además ha sumado tres goles y dos asistencias para ayudar a que actualmente se sitúen en la 9ª posición con 18 unidades, cerca de puestos europeos.

“La competición de La Liga siempre es bonita porque es la mejor liga del mundo, lo sabemos”, sentenció el rosarino.

RELACIONADOS:La LigaOsasunaLa Liga | 2019

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.