null: nullpx
Super Bowl

Todd Gurley está sano y solamente tuvo 10 acarreos; Sean McVay explica qué pasó

Las redes sociales y los fans de los LA Rams se preguntan el porqué su estelar corredor estuvo más tiempo fuera que dentro en el Super Bowl LIII.
4 Feb 2019 – 12:19 AM EST

Por Israel Germán

Una de las grandes interrogantes de la noche del Super Bowl LIII ha sido el porqué el entrenador principal de los LA Rams Sean McVay le dio solamente 10 acarreos a Todd Gurley, uno de los pilares de la ofensiva de los campeones de la Conferencia Nacional en la campaña que recién concluyó y una de las principales razones por las que el equipo californiano llegó tan lejos en 2018.

En el juego de hace un par de semanas, por el Campeonato de la Conferencia Nacional ante los New Orleans Saints, Gurley solo tuvo cuatro acarreos y sumó 10 yardas. En ese momento no se habló más que de una posible lesión en la rodilla del estelar corredor (o algún otro motivo) pero la victoria que los condujo al Super Bowl 'perfumó' toda la situación y se le restó importancia.

Sin embargo, la primera señal de alerta fue cuando el corredor que estuvo detrás de Jared Goff en la primera serie ofensiva, y luego en la segunda, fue CJ Anderson, quien se lució en el Playoff Divisional contra los Dallas Cowboys y Gurley tragaba bocanadas de banca, viendo el juego desde las laterales.

Gurley, ese corredor que amasó 1251 yardas y 17 touchdowns terrestres a lo largo de la campaña 2018 de la NFL, líder en este rubro en toda la Liga, acabó el Super Bowl LIII con apenas 10 acarreos y 35 yardas, además de una recepción para pérdida de una yarda. A eso se remite la participación del estelar acarreador de balón de los Rams en el juego que perdieron 13-3 ante los New England Patriots por el campeonato de la NFL.


Al término de juego se le preguntó al head coach de Los Ángeles Sean McVay sobre el porqué Gurley tuvo una participación tan limitada siendo una de las razones por las que el equipo llegó tan lejos este año y dio una respuesta que añade especulación a la ya de por sí controversial situación.

"En realidad está sano. Lo que pasó es que nunca pude meter al equipo en ritmo a la ofensiva. Como puedes ver, no tuvimos ni siquiera una sola conversión en tercera oportunidad en toda la primera mitad. Ellos hicieron un buen trabajo, cuando parecía que empezábamos a hacer las cosas positivas, cometíamos un castigo o ellos nos echaban para atrás. Mucho tuvo qué ver con las cosas que ellos hicieron pero sobre todo con la selección de jugadas", respondió McVay a la pregunta de un reportero en la rueda de prensa posterior al juego. "No me sentía del todo cómodo con el flujo del partido y traté de hacer ajustes conforme el juego fue avanzando para darnos oportunidad de tener éxito y poner puntos en el marcador, pero le doy el crédito a los Patriots porque lo hicieron bien y yo no pude hacerlo para nuestra causa y reitero, Todd está sano pero nunca tuve la oportunidad de meter a nadie en ritmo a la ofensiva y yo soy el responsable".


Todd Gurley recibió un contrato por 60 millones de dólares por cuatro temporadas en el receso de temporada, de hecho fue una extensión de contrato y las preguntas empiezan a surgir sobre el estado de salud físico y mental del estelar corredor cuando llegan los partidos importantes.

"Sé que ha habido preocupación acerca de mi rodilla pero realmente estoy bien", declaró Gurley a varios reporteros. "Pero nos defraudamos entre todos".

Para echarle más leña al fuego, antes del kickoff del Super Bowl LIII, los LA Rams anunciaron que entre CJ Anderson y Gurley se iban a repartir las tareas de la ofensiva terrestre. Anderson acabó con 22 yardas y siete acarreos.

Más contenido de tu interés