null: nullpx
Super Bowl

OPINIÓN | Jared Goff, el QB de la nueva generación que más emula a Tom Brady

El mariscal de campo de los Rams tiene muchas similitudes con el considerado mejor de la historia.
26 Ene 2019 – 8:39 AM EST

Antes que nada, quiero dejar en claro que en ningún momento estoy poniendo a Jared Goff a la misma altura que Tom Brady. Uno es cinco veces campeón de la NFL y otro jugará por primera vez un Super Bowl.

Sin embargo, hay muchas similitudes entre estos dos mariscales de campo que hacen que Goff sea el QB de la denominada nueva generación que más emula a Brady y quien eventualmente podría seguir los pasos del considerado mejor jugador de la historia.

Empecemos por las características físicas. Ambos QB’s tienen una estatura de 1.93 metros, Brady pesa 102 kg y Goff 94 kg, por ende, su presencia en la bolsa de protección es serena.

A diferencia de la nueva camada de mariscales de campo comandada por Patrick Mahomes, Deshaun Whatson, Baker Mayfield y Josh Allen, que lucen más por su atletismo que por su precisión, tanto Brady como Goff no dependen de su velocidad.


Ojo, eso no quiere decir que no sean dotados físicamente, solo que tienen otras cualidades que les permiten ser más efectivos.

Sus números durante la temporada regular ejemplifican el punto anteriormente mencionado. Ni Brady ni Goff superaron las 110 yardas terrestres, pero ambos terminaron dentro del Top 10 en yardas por aire.

Brady completó el 65.8 por ciento de sus pases y lanzó para 4,355 yardas, 29 touchdowns y fue interceptado 11 veces.

Por su parte, Goff tuvo un porcentaje de pases completos de 64.9, acumuló 4,688 yardas, 32 touchdowns y 12 intercepciones.

Las estadísticas son casi idénticas y no es casualidad que ambos lideraron a sus equipos al Super Bowl LIII.

No existe nadie como Brady en los últimos dos minutos de un juego. El #12 lleva un sinfín de remontadas en el último cuarto o tiempo extra y eso quedó demostrado en la Final de Conferencia Americana ante los Chiefs.

Goff, a pesar de su juventud, hizo lo mismo ante los Saints. Abajo por tres puntos y con 1:40 por jugar, guió una gran serie ofensiva y le permitió a Greg Zuerlein empatar el partido. En tiempo extra, movió las cadenas lo suficiente para el gol de campo del triunfo.

Eso no es todo, Goff tiene, en cierto punto, una personalidad semejante a la de Brady. Ninguno de los dos son jugadores problemáticos, egocéntricos o que dan más que hablar fuera que dentro del emparrillado.

Son profesionales en toda la extensión de la palabra y lo único que les importa es ganar.

Sería un milagro si Goff logra emular todos los éxitos de Brady, pero sin duda alguna cuenta con características que lo hacen el QB joven que más se parece al GOAT.

Más contenido de tu interés