null: nullpx

Entrevista de la Semana | Mikey García no teme a nada ni nadie y quiere dejar un legado impalpable

El cuatro veces campeón del mundo en diferentes divisiones habla de la confianza que se tiene para subir a peso wélter y del legado que quiere dejarle al público más allá de los campeonatos.
3 Ago 2018 – 8:37 PM EDT

Miguel Ángel García, mejor conocido como 'Mikey' García, confirmó ante Robert Easter Jr., que su calidad sobre el ring solo la tiene un puñado de boxeadores en la actualidad. El nacido en California sueña con trascender aún más, a pesar de poseer cuatro campeonatos del mundo en divisiones diferentes, y tiene en mente saltar dos divisiones, de ligero a wélter, para incrementar su legado.

Cuéntanos cómo fue el triunfo sobre Robert Easter Jr. Le ganaste por decisión unánime, incluso lo tumbaste en el tercer asalto. A partir del noveno asalto fuiste muy superior.

"Nos fue muy bien. Tuvimos una actuación muy bonita. El primer y segundo round se complicaron un poco por la estatura, el alcance (de Easter). Tuve que ajustar, medir la distancia, el tiempo, agarrar el ritmo de la pelea. Después llegó el nocaut y también cerré fuerte. Queríamos darle al público una buena presentanción, queríamos enseñarle que soy un peleador superior y por eso cerramos fuerte. Ahora soy campeón mundial ligero de la Federación y del Consejo".

Mikey suele hablar en plural cuando se trata de compartir sus logros fuera y dentro del ring. Los fracasos no ocupan sus palabra, pues hasta el momento se mantiene invicto y en el punto más alto de su carrera.

Terminando la pelea, no esperaste para retar a Errol Spence Jr., que para muchos sería el peleador más importante en tu carrera hasta el momento. ¿Qué piensas de él? ¿Qué tantas ganas tienes de enfrentarlo?

"Es una pelea muy importante para mi carrera, para mi legado. Yo quisiera enfrentarlo a él porque es el rival más peligroso y el que más mérito me va a dar. Es una división más arriba, nunca he subido a peso wélter, y Errol es quizá el más temido y el más fuerte. Es lo que más me emociona y atrae. Entre más riesgo haya, mayor reconocimiento hay también".

El "salto mortal" de 'Mikey' García a las 147 libras lo han intentado tres peleadores: Roberto Durán en 1980 para enfrentar a 'Sugar' Ray Leonard, 'Sugar' Shane Mosley en el 2000 ante Oscar de la Hoya, y Adrien Broner en 2013 para retar a Paul Malignaggi. Todos ganaron sus respectivos pleitos.

¿Qué tan difícil es para ti, y para los boxeadores en general, subir de peso?

"Es mucho trabajo. Si recuerdan, yo fui campeón en peso pluma, 126 libras, y después fui subiendo poco a poco. Con el tiempo, el cuerpo crece pero también hay que hacer cambios en la dieta y en el entranamiento. Hay cosas que se tienen que cambiar para poder subir de división fuerte, rápido, y no subir por subir. Estoy dispuesto a tomar esos riesgos, son los retos que quiero, porque como dije son las peleas que me harán pasar a la historia".

Muchos expertos te consideran el mejor peleador libra por libra. ¿Cómo recibes esos halagos?

"Creo que todavía falta mucho, hay cosas aún que demostrar, pero es bonito recibir el reconocimiento de los que ya me catalogan como uno de los mejores, o el mejor, libra por libra. Pero yo no busco nada de eso, yo busco las peleas grandes para el público. Si ellos me dan su amor y su respeto, su reconocimiento, para mí es suficiente. Lo que se escriba en la prensa es cosa aparte".

'Mikey' García destaca por su estilo de pelea mesurado, con una técnica perfecta y depurada, y la inteligencia para descifrar a sus rivales y explotar sus debilidades. Se puede nacer con pegada, pero si no hay paciencia para saber cuándo atacar ni se tienen los recursos para ejecutar el ataque, entonces se posee solamente un componente del arte llamado boxeo.

"Yo diría que soy un peleador tranquilo, muy técnico, no vas a mirar nada fuera de serie, no vas a mirar velocidad de otro mundo, pasos laterales y movimientos de piernas, pero todo lo que hago lo hago bien y en el momento adecuado, ya sea atacar, retroceder, defender, los golpes que tiro es porque van a conectar, y tengo pegada, en cualquier minuto puedo derribar a mi rival", así se describe el tetracampeón del mundo cuando sube al ring, con la humildad que caracteriza a los grandes.

RELACIONADOS:Boxeo

Más contenido de tu interés