null: nullpx

Los Dodgers quieren romper la sequía de 31 años

La novena de Los Ángeles busca romper una larga sequía sin el título de la MLB.
3 Oct 2019 – 8:42 AM EDT

Por Raúl Garrido (@RauGarr):

En el 2017 veintinueve años habían pasado para que los Dodgers regresaran a una Serie Mundial… y perdieron. En siete juegos, en casa, ante más de 56 mil personas, el día del cumpleaños de Fernando Valenzuela, 1 de noviembre, con una salida para el olvido de Yu Darvish.

Un año después, buscaron la revancha, el rival enfrente: Boston Red Sox, el mejor equipo del 2018. El resultado: 4-1 para los de Massachusetts. Nuevo fracaso.

Ya son 61 años desde que la franquicia llegó a Los Ángeles proveniente de Brooklyn, donde apenas tres años antes de partir, en 1955, obtenían su primera Serie Mundial, en siete juegos, tras vencer a los Yankees, sus eternos rivales. Llegaron en 1958 y en 1959 ganaban la segunda 4-2 sobre los Chicago White Sox.

Cuatro años después blanqueaban a los Yankees, con un Sandy Koufax que sería MVP en ese 1963. En 1965 la Serie Mundial se iría a siete juegos y los Dodgers saldrían victoriosos sobre los Minnesota Twins.

Aunque jugarían cuatro Series Mundiales más, no ganarían hasta la quinta contra los Yankees en 1981, con un Fernando Valenzuela que pasaría a la historia por ser el primer pelotero en ganar Cy Young y Novato del año en una misma temporada.

En 1988 llegaría la sexta y última corona, hasta ahora, con aquel histórico jonrón de Kirk Gibson, a los Oakland Athletics. Desde entonces, 29 años hasta volver a una Serie Mundial, 31 sin ganarla. La peor racha desde el cambio de sede.

En estas tres décadas, los Yankees han ganado cinco Series Mundiales y perdido dos; los San Francisco Giants se quedaron con tres y perdieron dos. Incluso los Chicago Cubs fueron campeones luego de una sequía de 108 años.

Hablando de rachas, en 2004 los Red Sox rompieron la maldición del Bambino, 86 años sin ganar la Serie Mundial; Los Phillies fueron campeones 28 años después y los Chicago White Sox tras 88 otoños.

Como en los últimos seis años, Los Angeles Dodgers se quedaron con la División Oeste de la Liga Nacional, esperando por el ganador del juego de comodín, que fueron los Washington Nationals, para disputar la Serie Divisional. Primer escalón rumbo al gran objetivo: la Serie Mundial.

Coloquialmente se dice: “la tercera es la vencida”. Los Dodgers llegan a la postemporada en un año tremendo, 106 juegos ganados para imponer un récord histórico y romper el de “The boys of summer” de 105 triunfos en 1953, cuando aún jugaban en Brooklyn. Ese equipo tenía a Jackie Robinson, Roy Campanella o Duke Snider.

Para Dave Roberts: “Es el mejor equipo que hemos tenido. Siempre hemos sido dinámicos y versátiles en nuestro roster, pero creo que éste es el mejor de todos (...) Ves a nuestro bullpen, tenemos a ocho relevistas y la mayoría puede sacar a bateadores zurdos y derechos por igual. Además, tenemos abridores que pueden jugar como relevistas también”.

Este equipo es mejor que el del año pasado, el antepasado y también que el del 2016, cuando llegó el manager. Y para muestra Cody Bellinger, que llega a la postemporada con un promedio de bateo de .305, 121 carreras, 115 empujadas y 44 jonrones.

En cuanto a pitcheo, si bien Clayton Kershaw es la referencia, Hyun-Jin Ryu ha tenido su mejor año desde que llegó a Los Ángeles, en 2013, promedia 2.32 carreras limpias, mientras Walker Buehler promedia 3.26 de efectividad, 14-5 y 215 strikeouts en su estadística. De hecho, abrirá el primer juego de la Serie Divisional ante los Nationals en Dodger Stadium.

Los Dodgers han impuesto nuevo récord en su historia, lo han ganado todo pero aún no consiguen su séptima Serie Mundial, la única tarea pendiente de Dave Roberts.

Los campeones individuales de la MLB 2019

Loading
Cargando galería


Publicidad