null: nullpx
Manchester City

Pep al fin venció al Barcelona, pero acabó su filosofía del 'joc d’atac'

“Soy un fan absoluto del juego de ataque” declaró Guardiola en sus inicios. Ahora su Mánchester City le pegó al Barça echándose bien atrás.
2 Nov 2016 – 9:43 PM EDT

Era otro Guardiola. Eran otros tiempos. Tenía más cabello, menos barba y menos canas. El discurso en catalán del Pep presentado ante los reporteros como encargado del primer equipo del Barcelona, sorprendiendo a propios y extraños, también era otro muy distinto:

“Todos los estilos son buenos. Todos. Yo intentaré convencer a todos en el vestidor del estilo que yo siento. Y siento lo que siento. Y siento que el estilo que será el camino que nos llevará a la victoria es el de ser protagonistas: ir a buscar y hacer el partido y no esperar que el partido nos llegue a nosotros. Soy un fan absoluto del juego de ataque”.

Joc d’atac quiere decir eso en castellano: juego de ataque. Ir a buscar y no quedarse esperando. “Cuando veo que la pelota no la tiene el adversario, yo estoy más tranquilo”, remató el afamado técnico catalán en aquella rueda de prensa de 2008, anunciando al mundo lo que habría de crear con el Barcelona: el moderno estilo ofensivo más placentero a la vista y también el más eficaz reflejado en el marcador.


Si ponemos en cifras más allá del resultado final lo ocurrido en Mánchester, encontraremos que la escuadra de su amigo Luis Enrique tejió casi 600 pases mientras la suya apenas si tocó poco más de 300 balones. Hasta un tal Xavi Hernández saliendo inspirado podía llegar a realizar más de 200 pases por juego él solo.

Tan pronto consiguió la ventaja frente a los blaugranas mediante el tiro libre de Kevin de Bruyne, el City estratégica y tácticamente paró dos líneas de cuatro bastante próximas a la meta de Willy Caballero. Parking the bus, es como los ingleses llamarían a lo dispuesto por el míster del City si no hubiera sido el City y hubiera sido el Stoke o el Sunderland o el Crystal Palace.

Esta paliza propinada al Barcelona indiscutiblemente marca un antes y un después en la filosofía de Josep Guardiola. El dilema es saber si el cambio es una evolución hacia delante o una involución hacia atrás. Determinar si Guardiola proseguirá su búsqueda aún más arriba sobre el terreno de juego o irá echándose poco a poco abajo. Sin embargo, en el 3-1 favorable a los citizens, lo que se ve no se pregunta.

Ocho años pasaron para que el Guardiola del joc d’atac haya cedido su lugar en el área técnica al Guardiola del joc d'esperar.

RELACIONADOS:Manchester CityFC Barcelona

Más contenido de tu interés