null: nullpx

¿Un poético final? Nick Rimando y una nueva memoria en la cancha donde venció a Beckham y Donovan

El legendario arquero de Real Salt Lake y Kyle Beckerman ganaron la MLS Cup hace una década en cancha de Seattle, y su era podría terminar ahí mismo.
22 Oct 2019 – 12:51 PM EDT

Han pasado 10 años de aquella dramática definición por la vía de los penales de la MLS Cup 2009, en la cual Landon Donovan fallara desde el manchón penal y David Beckham perdía su primera final de MLS, ya que Real Salt Lake se coronó por primera vez (y hasta hoy única) campeón de la liga ante LA Galaxy.

¿El lugar de los hechos? El CenturyLink Field, cancha de Seattle Sounders.

Por aquellos días, la final se disputaba en una sede definida previo a que arrancara la temporada.

Tras una larga década transcurrida, solo quedan dos elementos en el club de Utah que vivieron en carne propia el máximo momento de gloria del equipo. El caso del arquero Nick Rimando, el mediocampista de contención, Kyle Beckerman. Ambos en el ocaso de su carrera, y en el caso de Rimando, en su temporada de despedida.


Ambos volverán a visitar Seattle en instancias de Playoffs, ya que Salt Lake se medirá con Seattle Sounders en las semifinales de la Conferencia Oeste. Buscaran crear un recuerdo más reciente de éxito en la ciudad Esmeralda, y esta vez, ante el conjunto local.

“Todavía recuerdo [la final de la MLS Cup 2009 en Seattle]”, dijo Beckerman. “Creo que solo quedamos Nick y yo hoy en día. Estamos buscando crear una nueva memoria. Sería un gran momento para este club poder ganar el miércoles y avanzar con los jóvenes que tenemos el obtener una gran, gran victoria en Playoffs el miércoles realmente sería algo (significativo)”.

Para Rimando es más que obtener un nuevo recuerdo, podría significar su último partido profesional en caso de perder, en la misma cancha donde saboreo las mieles de salir campeón.


“Lo desconocido de no saber si volverás a pisar el terreno de juego o estar en el vestidor, siempre va a estar ahí hasta que perdamos o ganamos”, declaro Rimando, conocido también por sus habilidades como ataja-penales. “Solo voy con la corriente”.

La partida de Rimando significara el fin de una era en Real Salt Lake. Gane o pierda en Seattle, será algo poético por la relación del guardameta con esa cancha.

RELACIONADOS:MLSReal Salt Lake

Más contenido de tu interés