null: nullpx

Seattle lo vuelve a hacer… Tras un mal inicio de temporada, los Sounders vuelven a ser contendientes

Por tercer año consecutivo, la fórmula del DT “interino” Brian Schmetzer apuntalada por Nicolás Lodeiro y Raúl Ruidíaz funciona, y despiertan a tiempo de su letargo.
29 Ago 2018 – 12:49 PM EDT

Durante años, bajo la dirección técnica de Sigi Schmid, Seattle Sounders era de los que dominaban la temporada regular de la MLS durante largos periodos con un juego vistoso. Eso les valió salir superlíder y hacerse acreedor al Supporters’ Shield y de paso se convirtieron en el rey de la Copa Abierta de los Estados Unidos que tiene sus instancias definitivas en el verano para luego finalizar en septiembre.

Pero al final de cada temporada, por ahí de noviembre, llegaba el sabor amargo por no poder saldar la cuenta pendiente que se convirtió en obsesión: la elusiva MLS Cup.

Tras fracasar en su intento nuevamente en los Playoffs del 2015, el primer semestre de Seattle en la temporada 2016 fue un auténtico desastre, el proceso de Sigi no daba para más, y la dirigencia decidió cortarlo para que – en ese momento – de manera interina, tomara las riendas Brian Schmetzer, un hombre 100% de la institución.

EL GENIO DISFRAZADO DE DT INTERINO


Se asumía que la temporada estaba perdida y que Schmetzer solo estaría en el cargo de manera anecdótica.

Sin embargo, Schmetzer se encargaría de cambiarle la formula a los moribundos Sounders de inmediato. Se concentraría en levantarlos de su letargo para llevarlos en un nivel ascendente en el cierre de campaña y luego dejando de lado el juego espectacular, llegar con una inercia ganadora y un juego escéptico a los Playoffs.

Cuando Schmetzer tomó al equipo en 2016, quedaban 14 juegos por delante. Ganó 8, empató 4 y solo perdió 2, para un total de 28 puntos. Previamente, apenas habían conseguido 20 puntos en 20 partidos. Los llevó del último lugar de la conferencia Oeste a conseguir un boleto a la liguilla.

En la final de la MLS Cup, sin disparar ni una sola vez a gol y con espectaculares atajadas del arquero Stefan Frei, Seattle logro coronarse como monarca de la MLS por primera vez en la gélida Toronto.


Tras el enorme logro, Brian dejó de ser interino para convertirse en el elegido para hacerse cargo del banquillo de manera definitiva.

EL ARTE DE SABER CÓMO, CUÁNDO Y DÓNDE REMONTAR

La ‘Campeonitis’ pareció pegarle a Seattle en la ‘primera vuelta’ (primeras 17 fechas) de la temporada 2017. Nuevamente el equipo tenía un muy mal semestre. Pero otra vez, como con una varita mágica, Schmetzer los levantó del letargo y tuvieron una segunda vuelta extraordinaria, consiguiendo 32 puntos que les dieron un total de 53 para quedar como sublíderes del Oeste por criterios de desempate ya que tenían los mismos puntos que Portland en la cima.

En los Playoffs volvieron a priorizar su sistema defensivo, y fue así que pasaron cuatro duelos de liguilla sin recibir gol para plantarse nuevamente en la gran final ante Toronto en territorio canadiense. Y casi con el mismo libreto, con un Frei vestido de héroe, los Esmeraldas le estaban aguando la fiesta a los Escarlatas. Pero esta vez, Toronto logró romper el cerrojo y los Sounders se tuvieron que conformar con el subcampeonato.

Pero antes de Schmetzer, Seattle ni siquiera había logrado llegar a la gran final.


En 2018, la historia no ha sido distinta, aunque ya la capacidad de asombro se ha perdido, no quita que siga siendo un método que le ha funcionado a los Sounders de manera sobre saliente. Hasta hace menos de un par de meses, Seattle había transitado por la temporada con más penas que glorias, pero una vez que llegamos al verano en su plenitud, con el radiante sol, el brillo Esmeralda regresó.

Han ganado sus últimos siete partidos de manera consecutiva y ya están en zona de clasificación. Y nadie se atreve a descartarlos como un candidato al título.

¿CUÁLES SON LAS CLAVES DE ESTE MÉTODO DEL CLUB DE CASCADIA?

Empecemos por los refuerzos que traen en los veranos que revolucionan al equipo. En 2016 fue Nicolás Lodeiro él que llegó, se puso la ‘10’, movió los hilos de los Sounders a placer como si llevara décadas jugando junto a sus nuevos compañeros, y fue el motor de la remontada más espectacular de cierre de campaña en la historia de la liga.

EL LEVANTAMIENTO ENCABEZADO POR UN CHARRÚA Y UN PERUANO

En 2018, fue casi como que Nico es nuevamente un refuerzo de lujo, ya que tras un mal inicio de campaña en el cual estuvo mermado por las lesiones, y tras quedar fuera de la lista final mundialista de Uruguay, regresó con todo – en su mejor versión, como si siguiéramos en 2016.


Pero además, se contrató al goleador peruano, Raúl Ruidíaz. El mundialista en Rusia, de inmediato se adaptó, se quedó con la titularidad en apenas su segundo partido vistiendo la camiseta Esmeralda, y desde que debutó, el equipo solo conoce de victorias.

A pesar de esas figuras, también está el saber que el sistema tiene para calibrar aun cuando falten algunas piezas. En 2016, no pudieron contar con Clint Dempsey por problemas cardiacos, y en la actual campaña, desde el inicio, perdieron a Jordan Morris por todo el año por lesión.

Otra clave, es el entender que no hay necesidad de dominar la liga de principio a fin ni el tener que jugar vistoso siempre, ya que cuentas con jugadores desequilibrantes que en cualquier momento te cambian un partido.


Lo difícil, es poder deambular en un letargo durante un periodo extendido, y ser capaz de levantarse de él a tiempo, para de manera paulatina ir incrementando el nivel hasta meterse a las finales en su mejor momento.

Hoy más que nunca, parece que Seattle podría alcanzar tres finales de MLS Cup consecutivas, hazaña que solo consiguió D.C United en los 90s, y New England Revolution a mediados de la década pasada.

RELACIONADOS:MLSSeattle Sounders FCSeattle Sounders FC | MLS | 2018

Más contenido de tu interés