null: nullpx

Mitos de los Playoffs: ¿Alcanza con meterse a la fiesta grande en el lugar que sea para trascender?

Se argumenta que con boleto a los Playoffs basta, ya que se es un torneo “nuevo” donde arrancan todos de cero; descubre lo que el frío análisis nos reveló.
7 Ago 2018 – 4:04 PM EDT

La temporada regular de la MLS ya se encuentra en su recta final. Es el periodo en el que equipos que anduvieron flojos, nadando en la mediocridad, cambian el chip y buscan apretar, aceitarse, y acelerar a fondo para alcanzar un boleto a los Playoffs.

El mito indica que los Playoffs son un torneo nuevo, que tiene poco o nada que ver con lo sucedido en la temporada regular, vaya, es como arrancar de cero. Por lo que aquellos que ven su clasificación comprometida y apuestan todo en esta recta final, hacen alusión a que no es importante en qué lugar de la tabla consigan su boleto, siempre y cuando, lo obtengan.

Entre los que van con esa mentalidad, son los dos finalistas de las últimas dos temporadas, Seattle Sounders y Toronto FC.

Pero, ¿realmente no importa en qué lugar se logre clasificar? ¿Las chances son iguales para los líderes que para los que se metieron a la fiesta grande de rebote?


Analizamos fríamente a partir de la temporada 2011, la década actual, con un sistema de Playoffs similar desde entonces (con cambios por el aumento de equipos de expansión) en el cual en la final solo se puede enfrentar un equipo de la Conferencia Este contra uno de la Conferencia Oeste, y con la sede de la gran final de la MLS Cup determinada por posición en la tabla de los finalistas y no como una sede definida antes de que arrancara la temporada.

Finalistas 2011 – LA Galaxy vs. Houston Dynamo
LA Galaxy fue superlíder ganador del Supporters’ Shield; Houston Dynamo fue segundo de la Conferencia Este. Los angelinos salieron campeones jugando en casa.

Finalistas 2012 – LA Galaxy vs. Houston Dynamo
Galaxy fue cuarto de la Conferencia Oeste (penúltimo lugar con boleto a Playoffs); Dynamo quinto del Este (último lugar con boleto a Playoffs). Ambos pasaron por una fase de estilo repechaje para meterse de lleno a la liguilla. Galaxy, que había hecho un solo punto más que Houston, volvió a ser local en la gran final, y se la volvió a ganar a los texanos.


Finalistas 2013 – Sporting Kansas City vs. Real Salt Lake
Sporting Kansas City fue segundo del Este; Real Salt Lake fue segundo del Oeste. Sporting fue local en la final, por haber conseguido dos puntos más que RSL en temporada regular…KC salió campeón.

Finalistas 2014 – LA Galaxy vs. New England Revolution
Galaxy fue segundo del Oeste; New England Revolution fue segundo del Este. Los galácticos jugaron la final nuevamente en casa al haber conseguido seis puntos más que los Revs en la campaña, y volvieron a salir campeones.

Finalistas 2015 – Columbus Crew vs. Portland Timbers
Portland Timbers – fue tercero del Oeste (con mismos puntos que Vancouver, criterios de desempate lo dejaron en tercero); Columbus Crew fue segundo del Este. Los dos finalistas habían cosechado los mismos puntos en la temporada, pero Columbus fue local por criterios de desempate. Portland salió campeón.


Finalistas 2016 – Toronto FC vs. Seattle Sounders
Toronto fue tercero del Este; Seattle fue cuarto del Oeste. La final fue en Toronto, y Seattle se coronó.

Finalistas 2017 – Toronto FC vs. Seattle Sounders
Toronto fue superlíder y por lo tanto ganador del Supporters’ Shield; Seattle fue segundo del Oeste (con los mismos puntos que el líder Portland, pero por criterio de desempate los Sounders fueron segundos). La reedición en Toronto, esta vez si la gano el local.

CONCLUSIONES

1. Clasificar en Top 3 te acerca más a la gran final

De los 14 finalistas de 2011 a 2017, 11 de ellos (casi el 80%) finalizaron la temporada regular entre los primeros tres equipos de su respectiva Conferencia. Los tres restantes fueron cuarto lugar (dos ocasiones) y en una sola fue quinto lugar.


Siendo la gran excepción a la regla la final del 2012, donde el cuarto lugar jugó contra el quinto, y el Seattle del 2016 que remontó posiciones de manera increíble en el cierre de campaña para terminar en cuarto lugar.

Nadie, desde que los sextos lugares entran a los Playoffs, que clasifico en ese lugar, logró llegar a la final.

2. La maldición del superlíder (ganador del Supporters’ Shield) no es tan contundente

Se habla de la maldición del superlíder, del peso de llegar como favorito a la liguilla. Los números revelan que a dos de siete no les peso esa etiqueta y salieron campeones, ósea, cerca de un 30%. Sigue siendo bajo el porcentaje, pero tampoco es lapidario.

3. Ser local marca la tendencia del campeón

Y para la final, hasta un punto (como en 2012) o un criterio de desempate tras igualar en puntos en la temporada regular, puede marcar la diferencia, ya que jugar la final en casa es una ventaja que pesa en la MLS Cup, considerando que cinco de los últimos siete se coronaron jugando en su propia cancha.


4. La excepción es la hazaña de ser cuarto

La conclusión estadística en este ejercicio que si favorece al clasificar en los puestos de abajo, es si se clasifica en cuarto lugar. Se siguen manteniendo en un bajo 20% de probabilidad de meterse a la final, pero de lograrlo como Galaxy en 2012 y Seattle en 2016 (con doble merito porque la final la jugo de visita), la efectividad de alzar la copa les favorece abismalmente. El tema es poder llegar hasta esa instancia, habiendo clasificado en cuarto lugar.

5. Venden humo

Sin embargo, el “clasificar en el lugar que sea, porque en Playoffs es otra historia”, para el quinto y sexto lugar no aplica. Están vendiendo espejitos, son auténtico humo si nos basamos en lo sucedido en la década. La posibilidad del quinto lugar de llegar a la final, son de 7%, para el sexto son nulas, y ganar la copa no es ni posibilidad.

6. La constancia tiene su recompensa

La constancia durante el año, al final si paga dividendos en la MLS. Es claro que no es necesario dominar la liga de principio a fin, ni tener el acelerador a fondo semana tras semana, pero el ser constante, acostumbrarse a ganar, a pelear arriba, aumenta las chances de que puedas trascender en Playoffs.


Comparativamente, es como jugar bien, puede que pierdas, pero en general, estarás más cerca del triunfo jugando bien que jugando mal.

Si solo se trata de conseguir un boleto para los Playoffs para salvar la temporada, entonces si da lo mismo en qué lugar se clasifique a la postemporada. Pero si de trascender se trata, de realmente aspirar a llegar lejos, entonces no basta con solo meterse a la fiesta.

RELACIONADOS:MLSSeason 2018/2019

Más contenido de tu interés