null: nullpx

Minnesota United, el otro club de expansión debuta en la MLS e intentando hacer camino al andar

Los Loons decidieron tomar un rumbo poco explorado para un equipo de expansión en la MLS: con fichajes silenciosos, sin Jugadores Franquicia pero con hambre de gloria.
1 Mar 2017 – 2:17 PM EST

Desde el gélido norte hará su presentación en la temporada 2017 de la MLS un club con una filosofía distinta a la mayoría de los equipos de expansión en la historia de la liga.

Se trata de un equipo que viste y defiende colores diferentes al resto, una institución que tiene un hambre feroz por demostrar que son dignos de pertenecer a la élite del fútbol en Norteamérica en todos sus rangos – desde los dirigentes, pasando por el cuerpo técnico, obviamente los jugadores, y sin olvidar por un solo instante a su fiel afición.

Ese es Minnesota United. Una organización que opta por un camino diferente pero con reflexiones sabias con respecto a lo vivido por sus antecesores.


Minnesota no es un cuadro hecho a base de billetazos en el sentido de la conformación de su directiva y su plantel. Es más, ni siquiera contrataron a un Jugador Franquicia para el inicio de la campaña. Minnesota se ha decidido por darle la oportunidad a aquellos que han forjado la historia del club, y a aquellos que están en condiciones y desean fervientemente tener una revancha futbolística en lo que deberá ser la explosión a la cúspide de sus carreras.

Por ello, trajeron de vuelta a Miguel Ibarra de la Liga MX. Por lo mismo, mantienen a Christian Ramírez como una de sus cartas fuertes. ‘Batman’ y ‘Superman’, como son conocidos por los fans del club, tienen un legado en la franquicia y una historia que no se borrara pero que tiene ahora la posibilidad de elevarse a un estatus superior.


La organización detectó a talentos que han tenido destellos en la MLS, pero que vivieron en la sombra de cracks. Gente que ahora tendrá la dorada chance de convertirse en referente y de hacerse de un nombre.

Ese es el caso del costarricense Johan Venegas, quien aguantó ser suplente en Montreal Impact donde jugaba Didier Drogba, pero que con Costa Rica le pegó un baile a Estados Unidos en la eliminatoria. También es el caso del venezolano Bernardo Añor, quien tras varios años en la MLS, se bancó jugar en segunda con Minnesota. O es el caso del trinitario Kevin Molino, quien destacó en Orlando City pero pasaba desapercibido para la mayoría – es un jugador que los Loons ven como potencial MVP de la liga.


Los primeros pasos de Minnesota United FC en la MLS

Loading
Cargando galería

Como técnico, a Adrian Heath le están dando la revancha de dirigir a un equipo de expansión desde su primer año como lo hizo en Orlando City. El técnico ingles conoce las dificultades y adversidades de ser nuevo, por ello entiende que tener figuras del tamaño de Kaká no garantizan nada, y se alineó con el camino que muchos vaticinan será mucho mas difícil.

Después de todo, de todos los cuadros de expansión, solo Chicago Fire en 1998 y Seattle Sounders en 2009, son la excepción al fracaso continúo, y eso considerando que el contexto de la liga en esos años era muy distinto. Pero hace solo un par de años, de poco le sirvieron en lo deportivo los renombres mundiales a Orlando y New York City FC.


Uno de los hombres claves en la dirigencia de los Loons es Manny Lagos, quien jugó en la MLS y es un símbolo del club que tiene una década involucrado en diferentes puestos dentro de la organización. Otro con hambre y que buscó fichajes con esa característica precisamente.

Para todos ellos y más gente metida en este proyecto, el hambre de demostrarse a sí mismos y al exterior, es tremendamente bárbara. No porque no la tengan otros clubes o jugadores. Sino porque para muy pocos como para los elementos que conforman Minnesota United, el 2017 les marcará la hora cero, la hora de la verdad, el ahora o nunca. En otras instituciones, sus elementos tienen un pasado que los avala, tiene un crédito, o un futuro sustentado. Muy distinto a la situación de los Loons.


Y para los aficionados del United es igual. Vieron como sus similares de otros clubes de segunda llegaron a la MLS y tuvieron un impacto inmediato y progresivo, como los clubes de Cascadia y los de Canadá con sus respectivas fanaticadas. Ya de entrada, por lo menos 150 integrantes de la barra ‘Dark Clouds’ (Nubes Oscuras) están por hacer el viaje de 36 horas a Portland para ver a su equipo debutar en la MLS el próximo viernes en cancha de los Timbers.

RELACIONADOS:MLSMinnesota United FC

Más contenido de tu interés