null: nullpx
América

¿Cómo llegan los cuatro grandes al Clausura 2017?

Con solo cuatro títulos entre todos en los últimos 20 torneos de Liga, América, Chivas, Pumas y Cruz Azul buscarán reeditar sus glorias pasadas y consolidar sus proyectos.
5 Ene 2017 – 02:21 AM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Basta echar un ojo a los campeones de los últimos 20 torneos y el dato salta revelador entre los numeritos. Los cuatro grandes del fútbol mexicano únicamente han ganado cuatro campeonatos en ese lapso.

Una década es demasiado tiempo para dos títulos de América (Clausura 2013 y Apertura 2014) y dos más de Pumas (Clausura 2009 y Clausura 2011). Chivas y Cruz Azul no son campeones hace más de 10 años.

Loading
Cargando galería

Tristes números para los llamados grandes del fútbol mexicano, clubes que una vez cubrieron de gloria su nombre y de trofeos sus vitrinas, y se hicieron de aficiones tanto leales como numerosas.

El fútbol mexicano se basa en ellos, aunque ellos recientemente han dado más decepciones y penas a sus seguidores que festejos y alegrías.

El Clausura 2017 está por iniciar y con ello América, Chivas, Pumas y Cruz Azul tendrán una oportunidad más de reeditarse a sí mismos y recordar el por qué alguna vez el mundillo del balompié azteca les llamó grandes.

América y un triste Centenario

Hasta ahora, el festejo del centenario del América ha sido triste y sin repercusiones. De las tres competencias disputadas el semestre pasado (Copa, Liga y Mundial de Clubes) se fueron con las manos vacías.

Su afición sigue empujando por una celebración a la altura de sus expectativas, pero en el club apenas la escucha y no piensan lo mismo.

Mantienen la cartera con perfil bajo y en lugar de hacer contrataciones ostentosas, y con repercusiones deportivas y mediáticas han optado, por increíble que parezca, por el camino contrario.

Se han deshecho de varios de sus símbolos recientes como Moisés Muñoz, Rubens Sambueza y Osvaldo Martínez. También se fueron Hugo González, Jesús Moreno y Ventura Alvarado. Tampoco Darwin Quintero seguirá con las Águilas.

En contraparte llegaron, el portero argentino Agustín Marchesín, el paraguayo Christian Paredes y los mexicanos Oscar Jiménez, Sergio Rodríguez y Bryan Colula. Aunque en Coapa aún están a la espera de un par más de refuerzos extranjeros.

Quizá veamos algo más del tradicional juego que Ricardo La Volpe suele mostrar en sus equipos ahora que podrá cumplir con un torneo desde el inicio con América, sin embargo las posiblidades de ser campeón ante la obligación y la presión de ganar algo en la segunda parte del año de su centenario parecen más reducidas que en el Apertura 2016.

Guadalajara y su bolsillo infinito

Matías Almeyda cumplirá su tercer torneo al frente de Chivas, toda una hazaña en la siempre convulsionada e inestable dirección técnica del equipo.

En las dos últimas campañas bajo su mando, Guadalajara ha tenido cierto resurgir futbolístico y ha clasificado a ambas Liguillas, aunque América les eliminó en las dos ocasiones en los cuartos de final.

Ahora la fanaticada del equipo, por no decir su dueño Jorge Vergara, ven como una obligación obtener el trofeo del Clausura 2017.

Chivas no desentonó con las millonarias inversiones que ha hecho en los torneos recientes y para el que está por comenzar se hizo de los servicios de Rodolfo Pizarro y reincorporó a sus filas a Carlos Fierro. Además contrató a Guillermo Martínez y renovó el préstamo de Rodolfo Cota

Loading
Cargando galería


Y aunque dejó ir jugadores como Carlos Peña, Marco Bueno y José Antonio Rodríguez, el plantel luce redondo en todas sus filas.

Sin embargo, su delantera liderada por Alan Pulido aún tiene mucho que demostrar y esa línea puede ser su punto más flaco en la competencia que está por iniciar.

La continuidad le puede hacer mucho bien al Rebaño Sagrado y es posible que veamos en el Clausura 2017 a la mejor versión de Chivas en los años recientes.

Cruz Azul y sus penas de casi dos décadas

Ningún drama futbolístico en México es tan prolongado y lleno de penas, rozando o golpeándose duramente ya en la zona de tragedia, como el de Cruz Azul.

La Máquina se ha hecho de un estigma inconfundible con base en 19 años sin títulos y repetidas, y sistemáticas derrotas cuando está por tocar la gloria.

Su manera de perder tiene incluso ya un nombre o más bien un verbo (cruzazulear) inventado directamente por la afición.

En el Clausura 2017, al interior del club celeste creen que es tiempo de expulsar sus demonios y el exorcista elegido viene de otras tierras.

El director técnico español Paco Jémez se hará cargo del conjunto y aunque ha conservado la base del plantel ha optado por un recambio en los extranjeros.

Los nombres de Joffre Guerrón, Víctor Vázquez, Jonathan Cristaldo y Aldo Leao no figuran más en la nómina de La Noria. Así como los de los mexicanos Erick Torres y Alan Guadarrama.

En cambio han llegado el ecuatoriano Angel Mena, el argentino Gabriel Peñalba, el chileno Martín Rodríguez y el uruguayo Martín Cuateruccio.

Luego de casi dos décadas, al interior del club el título no es una obligación sino una obsesión.

Pumas y la vuelta a las bases

Ya se había anunciado con la llegada de Rodrigo Ares de Parga a la presidencia y de Francisco Palencia a la dirección técnica, Pumas busca volver a las bases y con ello recuperar las fuerzas básicas como semillero del equipo.

Parece que la idea va tomando forma y fondo, y en el club han dejado ir a Fidel Martínez, Eduardo Herrera, Luis Fernando Fuentes, Saúl Berjón, Marcelo a la Torre y Alfonso Nieto.

Y únicamente se han reforzado con los chilenos Bryan Rabello y Nicolás Castillo, así como los mexicanos Erik Vera y Alan Mendoza. El resto serán jugadores de la cantera.

La apuesta de Universidad es para aplaudirse, pero no deja de ser arriesgada sobre todo con un técnico tan novel como Palencia.

Pero el buen accionar del equipo en el Apertura 2016, le da confianza a un proyecto que buscará ante todo llamar la atención del fútbol mexicano lo mismo que consolidarse.

La paciencia parece ser la palabra clave en el conjunto de Pedregal y la continuidad debe ser, antes de cualquier cosa, el objetivo.

El resto deberá llegar, practicamente de manera natural.

Reacciona
Comparte

Más contenido de tu interés