null: nullpx
Opinión Deportes

Andrés Vaca | La lección de León y Pumas a quienes dudaron del torneo

Cuando se instauró el sistema de competencia del futbol mexicano automáticamente condenamos y reprobamos la decisión.
14 Dic 2020 – 11:02 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte

Cuando se instauró el nuevo sistema de competencia del futbol mexicano automáticamente condenamos y reprobamos la decisión: era fácil de pronosticar un torneo que premiaría al mediocre.

¿Doce clasificados de dieciocho? Sin duda sería perjudicial y veríamos campeonar a alguien que se clasificó a duras penas. Pero no fue así. León y Pumas nos dieron una lección.

Clasificaron 12 y hubo sorpresas, sí. La de Puebla la más grande de todas ellas. Pero a fin de cuentas, los finalistas fueron el primer y segundo mejor equipo de nuestro fútbol.

La final fue justa; la final premió con la disputa final a los dos equipos que más puntos hicieron.

He leído comentarios estos días en las redes sociales que dictan la llegada de Pumas a la final por una obra de “suerte”. Habría que decirle a esas personas que tuvo “suerte” durante 17 jornadas, porque hacer 32 unidades por algo azaroso debe ser lo más limitado en cuanto a análisis se refiere.

Además, los universitarios fueron el tercer mejor local, el segundo mejor visitante, el segundo equipo que más goles metió y el cuarto equipo con mejor defensiva. El azar no te da esos números.

Pero enfrente se topó al mejor equipo que existe en nuestra Liga desde hace 3 torneos. Un León que está imparable y que bien podría jugar con los ojos cerrados.

Pero nada de eso es circunstancial; es trabajo de campo y de escritorio, ambas con el mismo peso e importancia.

De campo por la forma en que ha hecho jugar Nacho Ambriz a su equipo: la manera en que ha explotado lo mejor de Navarro, Montes, “Jefecito”, Mena y hasta el mismo Gigliotti, que a pesar de fallar mucho frente al arco, acabó siendo fundamental en la consecución del título.

Y de escritorio por el extraordinario manejo de las contrataciones, de las renovaciones (esto por sobre todas las cosas), y por ser un club que procura a sus jugadores. Un club que muchos deberían aspirar a imitar.

Aunado a todo esto, tienen al mejor jugador de toda la Liga MX. Un tipo de 34 años que juega con una mente de 50: con toda la experiencia, conocimiento de los momentos del partido y con una inteligencia por encima de cualquier tipo.

Lástima que no le interesa ir a Qatar, porque qué bien le vendría al Tri un tipo como él.

Veremos qué nos depara el siguiente torneo, pues las incógnitas están más vivas que nunca: el futuro de Gonzalez y Dinneno, el técnico que llegará a la máquina, los refuerzos que puedan tener equipos como el América, Rayados, Tigres, etc.

Más allá de cualquier cosa, me queda claro que el siguiente torneo volverá a ser emocionante y espectacular, además de justo... pues normalmente, los equipos que terminan bien el torneo regular, terminan bien en la fase final. Y me remito a pruebas.

Buena semana a todos.

Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Opinión Deportes

Más contenido de tu interés