null: nullpx
Opinión Deportes

Raúl Méndez | Por otro pepinazo

Javier Aguirre está cerca de un milagro con Leganés pese a las bajas sufridas.
11 Mar 2020 – 04:10 PM EDT

Faltan once jornadas para el desenlace de la otra Liga, esa que involucra a los de abajo. No tiene el glamour de pelear por la gloria (reservada para Real Madrid o Barcelona), jugar Champions o Europa League sino por el derecho de mantenerse en la élite.

Hay media docena de equipos: Espanyol, Leganés, Mallorca, Celta, Eibar y Valladolid que deambulan en el sur de la tabla. La mayor diferencia entre los involucrados son los nueve puntos que le saca Valladolid al Espanyol.

Para intentar salvarse, el Lega le reabrió las puertas de España a Javier Aguirre, incluso antes de ser absuelto del caso Zaragoza-Levante. Total confianza para el Vasco que en el modesto club madrileño volvió a encontrarse con Juanjo Lorenzo, quien se desempeñaba como director deportivo del Osasuna en la primera experiencia del mexicano en España.

Fue clave ese conocimiento previo para que Lorenzo abogara por Aguirre para suceder a Mauricio Pellegrini. Después de Japón, Emiratos Árabes Unidos y Egipto, regresó a la liga donde ningún otro latinoamericano ha dirigido más partidos que el propio Vasco.

Si de algo carece el futbol mexicano es de ser conocido en Europa. Hoy la selección nacional, en todas sus categorías, es el trampolín de jugadores para captar el interés de los clubes del Viejo Continente.

Para los entrenadores es tan sólo un sueño. Como aspiración profesional es válido pensar en el futbol europeo, pero la realidad es contundente: sólo Javier Aguirre ha cimentado una larga carrera, además del breve paso del Penta por Almería.

Podrá cuestionarse que su estilo no es revolucionario, que si tácticamente no es innovador, pero también hay estrategas que saben cómo sacarle al jugador el mejor rendimiento posible. El tipo de entrenador con buen manejo de grupo, que sabe seducir y convencer en su florido y franco lenguaje.

Ese es precisamente el tipo de técnico que tiene cerca del milagro al Leganés, que parecía desahuciado cuando Pellegrini lo dejó en el sótano con cinco puntos en doce fechas.

Si se considera el rendimiento de todos los clubes de la Liga, desde la llegada de Aguirre en la jornada trece, Leganés estaría en el sitio trece por delante de Valladolid, Éibar, Espanyol, Mallorca, Osasuna, Levante y Celta.
Sin embargo, la baja producción en la gestión del argentino todavía le pasa factura al azteca aunque la salvación hasta la jornada 27 estaba a cuatro puntos.

Peor aún, el mercado invernal le quitó a los dos jugadores que le aportaban gol: En Nesyri y Braithwaite. Primero llegó Sevilla a pagar la cláusula de rescisión por el marroquí (20 millones de euros) y luego Barcelona se llevó al danés (18 millones de euros).

Una pesadilla para la entidad. Logró las dos ventas con mayor ingreso en sus 91 años de historia en el peor momento. Si descienden, los 38 millones de euros no servirían de consuelo porque no se compara con la depreciación que tendría el club en Segunda.

Queda mucha liga por delante. De conseguir la permanencia, le lloverían felicitaciones como esa que le dedicó a Óscar tras su golazo ante la Real Sociedad para ganar en tiempo de reposición.

Hasta la próxima semana.


RELACIONADOS:Opinión Deportes

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.