null: nullpx

Manny 'Pac-man' Pacquiao busca pleito

A pesar de que su próximo oponente aún no está confirmado, nada es más lucrativo que la revancha contra Floyd Mayweather Jr.
20 Mar 2019 – 11:05 AM EDT

A la sólida edad de 40 años, Manny 'Pac-man' Pacquiao no cierra ninguna posibilidad mientras busca un rival de élite para su regreso programado al cuadrilátero este verano. Pacquiao tiene el título welter de la AMB y sigue siendo una de las mejores estrellas en una división apilada (147 libras).

El fin de semana pasado, se subió al cuadrilátero para desafiar al campeón mundial de peso wélter de la FIB, Errol Spence Jr., después de un despliegue de dominio impresionante sobre Mikey García.

Pacquiao (61-7-2, 39 KO) ha ganado dos peleas consecutivas después de su controversial derrota ante Jeff Horn en 2017. En julio del año pasado fue a Malasia y fulminó a Lucas Matthysse para ganar el cinturón de la AMB en 147 libras. A pesar de que su próximo oponente aún no está confirmado, nada es más lucrativo que la revancha contra Floyd Mayweather Jr.

La última pelea de Pacquiao en enero contra Adrien Broner fue un éxito. Según los informes, el espectáculo realizó un estimado de 400 mil compras en pay-per-view, lo cual demuestra que el filipino sigue siendo una superestrella comercial.

La división de peso wélter tiene muchos oponentes potenciales para ofrecer a Pacquiao, incluyendo al "supercampeón" de la AMB, Keith Thurman; el titular del CMB, Shawn Porter, y un retador de élite en Danny García.

Sin embargo, es seguro decir que el público no quiere ver nada más que su emocionante venganza contra Mayweather. Cuando se reunieron dos de los mejores boxeadores de la historia del deporte, se vendió más de 4.6 millones de compras de PPV, lo que generó un ingreso sin precedentes de $400 millones en PPV.

Una revancha Mayweather-Pacquiao tiene el potencial de generar ingresos de tal magnitud. Por el bien del deporte y sus fanáticos, esperamos que tanto Mayweather como Pacquiao se crucen en el camino para resolver, de una vez por todas, lo que quedó inconcluso en el lugar exacto donde comenzó todo: el cuadrilátero.

Publicidad