null: nullpx

San Jose Earthquakes 2-1 Portland Timbers: Golazo de Quincy Amarikwa derrumba al campeón

La conexión Wondolowski-panameña volvió a abrir el camino de la victoria para los Quakes.
14 Mar 2016 – 9:10 PM EDT

San Jose Earthquakes dio un golpe de autoridad al vencer al campeón de la MLS Portland Timbers por 2-1 en Avaya Stadium, vía anotaciones del goleador eterno Chris Wondolowski y un golazo de Quincy Amarikwa, que trazó una parábola inolvidable.

No se puede decir que el estilo de juego de Dominic Kinnear funcionó de buena manera en su mecanismo defensivo, ya que dependieron de que los Timbers fallarán ocasiones claras de gol. Sin embargo, en su modalidad ofensiva, donde la eficiencia es la clave, funcionó de maravilla.

De generar realmente solo una jugada de gol en los primeros 45 minutos, Earthquakes anotó dos goles. El primero en una jugada colectiva, en la que el goleador Chris Wondolowski se entendió con el panameño Aníbal Godoy para abrir el marcador.

El segundo simplemente fue un golazo donde Quincy Amarikwa se lleva todo el crédito. Una jugada que ni siquiera puede contar como una ocasión de gol generada, sino como una obra maestra que Amarikwa dibujó de la nada. El dorsal 25 recuperó el balón entre tres Timbers detrás de media cancha, condujo hasta tres cuartos de cancha y de ahí aplico una vaselina que se clavó en el ángulo superior del segundo palo.

Portland fue el que propuso, tuvo el balón, jugo en terreno de los Quakes, género llegada tras llegada en la primera parte, pero sufrieron de un mal que aquejaron igualmente en la temporada regular del año pasado: la falta de contundencia. El golazo al cierre del primer tiempo los sacudió de tal manera, que en la segunda ya no lograron imponer su dominio abrumador.

Lucas Melano dio un partidazo, sin embargo la falt de puntería y el travesaño mancharon su accionar. Caso similar al de Diego Valeri, que no pudo mandar el balón a la red en un mano a mano, Fanendo Adi y Darlington Nagbe poniendo el esférico en órbita y Diego Chara que le pegó al poste. Perdonó demasiado el equipo de Caleb Porter.

Curiosamente, el gol del descuento ya en el cierre del encuentro se dio cuando los Timbers llevaban menos peligro. Lo anotó Jack McInerney, que había ingresado de cambio y había tenido una discreta actuación.

La fórmula de Kinnear que raya en los mezquino podrá no ser del agrado de los que gustan del futbol ofensivo, pero por ahora en el arranque de la campaña 2016, los resultados le favorecen.

Publicidad