null: nullpx

Mitos y leyendas de la experiencia de Cuauhtémoc Blanco en Chicago Fire y MLS

Excompañeros del mexicano en el club de 'la Ciudad del Viento' recordaron divertidas y emotivas anécdotas vividas junto al 10 en la liga norteamericana.
23 Jul 2019 – 4:20 PM EDT

Chicago Fire recibe esta noche a Cruz Azul, en el partido inaugural de Leagues Cup, un nuevo torneo para equipos de MLS y LIGA MX. En este artículo nos remontamos al momento en el que el Fire contrató a Cuauhtémoc Blanco, probablemente el mayor personaje de culto en la historia del fútbol mexicano, y una adquisición determinante en esa época para el club de Chicago, tanto dentro como fuera del terreno de juego.


* * *


El verano de 2007 quedó en la historia por la 'Beckham-manía'. La llegada del inglés a MLS y LA Galaxy en concreto alcanzó un nivel de trascendencia pocas veces visto en el fútbol norteamericano. En paralelo, y en la ciudad de Chicago, una estrella diferente -más valiosa para algunos- aterrizó en el inicio de la era de los jugadores franquicia. El mexicano Cuauhtémoc Blanco tomó por asalto a 'la Ciudad del Viento'.

"Cuando la gente lo veía todos se volvían locos, parecía que fueran a desmayarse", recordó Frank Klopas, exjugador, exentrenador y exdirectivo del Fire en diálogo con MLSsoccer.com.

"Era un contraste interesante con respecto a lo que ocurría con Beckham", explicó Nick Firchau, quien en esa época cubría a Chicago Fire para los peri´ódicos Daily Southtown y Evening Tribune. " Blanco llegó y de inmediato fue más efectivo como jugador, además de tener más impacto con un grupo de aficionados diferente. No era una super estrella para todo el mundo, pero sí era una super estrella para la comunidad mexicana y estadounidense-mexicana en Chicago".


Blanco arribó tras completar la temporada de la Primera División mexicana con el América, y fue presentado en el Toyota Park (hoy SeatGeek Stadium), que se había inaugurado apenas un año antes.

La ceremonia estaba prevista para las 5 pm, pero la gente comenzó a llegar al estadio sobre el mediodía, como recuerda el por entonces gerente general John Guppy.

"Esa fila de gente no hacía más que crecer. Nuestro cálculo no oficial era de que unas 5000 personas llegaron para ese evento", comentó Guppy a Chicago Fire Confidential dos años atrás. "Estábamos sorprendidos por esa cantidad de gente, con tan poco tiempo de aviso. Fue una muestra clara de cuán poderoso era. Obviamente lo conocíamos, pero ver eso en persona fue un premio y nos entusiasmó. Sabíamos que estábamos por comenzar un nuevo capítulo para el club con un jugador de peso, algo que francamente no teníamos en ese momento".

Mucha gente temió que el astro mexicano pudiera destruir el clima de un vestuario exitoso, que compartían figuras del fútbol norteamericano como Chris Rolfe, Chris Armas y Justin Mapp. Pero Blanco terminó siendo un compañero modélico.

"Era todo lo que querías de un jugador", manifestó el defensor CJ Brown, hoy entrenador asistente de New York Red Bulls. "Él era un competidor, amaba ganar. No solo el fin de semana, amaba ganar en el entrenamiento y en cualquier cosa que hiciéramos. Me gustaba todo de él".


Cuauhtémoc fue un jugador especial. En 62 partidos de temporada regular marcó 16 goles y generó 26 asistencias. Pero jamás dejó de lado el clima festivo dentro de su equipo.

"Tenías que estar muy atento con él, porque literalmente cada día era el Día de los Inocentes", agregó Jim Curtin, hoy técnico en jefe de Philadelphia Union, y por ese entonces defensor central del Fire.

"Probablemente fue el mejor bromista de todos los que he conocido", reconoció Brown. "Algunas de esas bromas eran realmente buenas, pero en algunos casos se pasaba de la raya".

"Se la tomó con Calen Carr", recordó Rolfe.

"Me llamaba 'Espaguetis' porque tenía muchos rizos en mi cabello", dijo Carr, hoy analista en MLSsoccer.com. " Recuerdo un día que me ató a una de esas sillas con ruedas. Él y Wilman Conde, y me empujaron hasta el estacionamiento del Toyota Park. Nunca me explicaron qué había hecho para recibir ese castigo".

Pese a que nunca habló bien en inglés, Blanco mantuvo una excelente relación con sus compañeros a través del buen humor.

"No recuerdo exactamente en qué viaje de visitante fue, pero ocurrió cerca de Halloween", continuó Rolfe. "Se escondía en distintas partes del hotel con una máscara de Halloween. Él creía que era muy divertido. Se escondía debajo del mantel de las mesas del comedor, para después saltar, gritar y asustar a los muchachos".

Esa naturaleza traviesa también se manifestaba en el terreno de juego. Los aficionados llenaban Toyota Park y cualquier estadio en el que Chicago Fire se presentara como visitante.

"Recuerdo que estábamos jugando en un partido muy ajustado, justo habíamos hecho el 2-0, y él literalmente, se puso a jugar con la afición, atrapando balones con el trasero", dijo Curtin con una carcajada. "Él se hizo cargo de todas las bromas y de ser el centro de atención, y lo podía replicar en los 90 minutos de juego... Intentó algunas cosas muy locas en los partidos".

El 10 llegó a Chicago con 34 años, y pronto despejó dudas. Estaba preparado para dominar en MLS.

"Lo mirabas y pensabas 'Viejo, creo que físicamente yo tendría que poder dominar a este tipo'", explicó Brown. "Y luego hacía jugadas uno contra uno con él, y siempre me ganaba. Sentía que era algo irreal".

"ESPN Deportes me invitó a hablar sobre Blanco en múltiples ocasiones", explicó Luis Gómez, quien cubrió al Fire para Chicago Tribune entre 2005 y 2009. "Y el dueño de una editorial me pidió que escribiera un libro sobre Blanco, algo que rechacé. También hicimos una sección desplegable en el Tribune como análisis previo del primer año de Blanco en MLS con el Fire. Esas cuatro págunas deberían ser un artículo de colección, porque no creo que eso pueda ocurrir nuevamente".

Eran tantos los aficionados que querían saludar al ídolo, que el Fire tuvo que contratar a un guardaespaldas apodado por el equipo como "Big Juan".

En esa época MLS estaba integrada por solo 13 equipos, que pagaban salarios bastante modestos a sus futbolistas. Blanco -con 2,7 millones anuales- era dueño de la segunda mejor paga en toda la liga, por detrás de la de David Beckham. El mexicano no dudó en un segundo en gastar para sus colegas.

"En uno de los primeros viajes que él hizo con nosotros nos demoramos en el aeropuerto", recordó el arquero Jon Busch. " Él y Big Juan habían desaparecido, y lo siguiente que ves es que regresa con seis o siete pizzas... Él quería asegurarse que todos los chicos estaban bien alimentados y eran cuidados apropiadamente".

Al día siguiente de un partido en la carretera contra LA Galaxy, el equipo de reservas del Fire se medía ante su par californiano en el Home Depot Center. El bus del primer equipo debía recogerlos en el estadio, de camino hacia el aeropuerto con toda la delegación.

"Blanco le dijo al conductor del autobus que se detuviera en un In-N-Out Burger", relató el arquero Matt Pickens. "Tomó unas 30 o 40 hamburguesas para el equipo. compró para los muchachos que estaban en el camión y luego para el grupo que jugaba con el equipo de reserva, que vinieron a nuestro bus y comieron. Ese es uno de los gestos que recuerdo. ¿Quién iba a rechazar una hamburguesa de In-N-Out?".

Jonathan dos Santos y otros jugadores del 'Tri' que pasaron por la MLS

Loading
Cargando galería

El desembarco de Blanco cambió mucho las cosas en el día a día para los futbolistas de Chicago Fire. "Los hoteles eran mejores, viajábamos con personal de seguridad. Comenz´ábamos una nueva era de la liga, con grandes jugadores, y todos lo aprovechamos", señaló Brown.

"De repente, la gente venía a nuestros entrenamientos, el estadio estaba lleno", rememoró Curtin. "En una liga que -debo decir- no contaba con millonarios él era un millonario y una super estrella".

Pero el Fire solo cayó en la cuenta de la dimensión de la figura de Cuahtémoc Blanco cuando el club decidió hacer un campamento en su país natal.

"La pretemporada en México fue delirante", celebró Rolfe. "Un tipo frenó a nuestro lado con una camioneta amarilla que estaba llena de adhesivos, leyendas de Club América pintadas en un costado. Blanco era uno de ellos. Salió de la camioneta y le pidió a Blanco que le hiciera un autógrafo en el
antebrazo. Al día siguiente regresó al hotel y nos esperó a que volvieramos del entrenamiento que se había hecho un tatuaje con la firma de Blanco".


El último partido de esa pretemporada fue cancelado porque el estadio en el que se iba a jugar no estaba en condiciones. Los aficionados decidieron que de todos modos iban a ver a su jugador preferido, y simplemente montaron guardia en la puerta del hotel.

"Habían miles de aficionados afuera de nuestro hotel, tratando de ver a Cuauhtémoc", dijo Busch. "Tuvieron que sacarlo a través de una puerta trasera, a través de la cocina, ponerlo en el baúl de un coche esa noche y llevarlo al aeropuerto al día siguiente. No tengo idea donde pasó la noche, pero al día siguiente estaba en el aeropuerto".

¿DÓNDE ESTÁ EL PRÓXIMO CUAUHTÉMOC BLANCO?

Pese a que el área metropolitana de Chicago cuenta con al menos un millón de mexicanos o descendientes de mexicanos en su población, solo cuatro futbolistas del Tri lucieron la camiseta del Fire. Además de Cuauhtémoc Blanco, la lista suma además a Jorge Campos, Nery Castillo y Pavel Pardo. En momentos en los que el equipo estaría preparándose para dejar Bridgeview y regresar al centro de Chicago, ¿Existe hoy alguna figura mexicana de alto nivel que pueda revolucionar hoy a la ciudad?

"Primero, miramos a la persona. ¿Comparte nuestros valores? ¿Encajará con nosotros", respondió meses atrás Nelson Rodríguez, presidente y gerente general del club. "En segundo lugar, ¿Encaja el jugador con nuestro modelo futbolístico? ¿Funciona desde el punto de vista económico? ¿Funciona desde el punto de vista del momento?", se preguntó. "Y luego está el tercer elemento, como ocurrió con Przemyslaw Frankowski. Pueden darse los tres elementos juntos, y puedes tener a un jugador mexicano o a un jugador polaco en este comunidad, y funciona. Pero no pondremos la nacionalidad de un futbolista por delante de su personalidad si antes no encaja como jugador".


Klopas teorizó que hoy en día Javier 'Chicharito' Hernández es una figura mexicana que podría encajar en el perfil. Pero advirtió que son muy pocos los futbolistas a nivel mundial que pueden inspirar a millones, de la manera en la que lo hizo Blanco.

"No hay demasiados Cuahtémocs por ahí. Créanme", aseguró. "Si puedes encontrar a uno, que Dios te bendiga".


RELACIONADOS:MLSChicago Fire

Más contenido de tu interés