null: nullpx

Ezequiel Barco tras unirse a Atlanta United: "Viví días duros, pero tomé mi decisión y estoy aquí"

La nueva joya de la MLS ya entrena con el equipo del ‘Tata’ Martino quien no duda en elogiarlo, “tiene mucho carácter para pedir la pelota".
31 Ene 2018 – 2:28 PM EST

Ezequiel Barco es un hombre tranquilo por estos días, tras la novela de su transferencia de Independiente de Avellaneda a Atlanta United, el argentino ya se pudo unir al equipo estadounidense para la pretemporada.

La nueva joya del fútbol estadounidense habló en español con algunos medios, entre ellos FutbolMLS. “Es una liga muy interesante, me gustó la idea de venir y estoy muy contento”, dijo Ezequiel desde Florida a donde arribó este lunes.

La tensión de su llegada desde el campeón de la Copa Sudamericana 2017 a la MLS fue intensa, el pase estuvo a punto de caerse y el volante ofensivo tomó una postura fuerte para inclinar la balanza y dejar atrás días complicados.

“Fueron días muy duros”, dijo. Y confesó que la gran parte de ese tiempo de espera lo pasó encerrado. “Un día mío era sin salir de casa, gran parte del tiempo con mi novia y tratando de alejarme de lo que pasaba con Independiente o con la resolución”.


Y es que Ezequiel tenía la decisión tomada, por eso a él poco había que preguntarle al respecto en esos días. “Yo ya tenía claro que me iba de Independiente, así lo acordamos y por eso no tenía mucho que decir”.

A pesar de lo complicado y su decisión férrea de hacer respetar la palabra, Barco dejó Independiente en buenos términos. “Me despedí de los compañeros y del cuerpo técnico, recogí mis cosas, todo quedó bien con el club”.

En lo futbolístico, las ganas de crecer eran su motivación para llegar a MLS. “Es un fútbol muy distinto”, aseguró aclarando que ha visto algunos partidos de Atlanta United desde que se empezó a mencionar el interés por llegar. “Voy a aprender muchísimo y después ojalá alcanzar un objetivo importante aquí”.

Para el juvenil argentino, la presencia de Gerardo ‘Tata’ Martino como entrenador de Atlanta United fue importante para su decisión, “Me deja muy tranquilo que él sea el entrenador, todos sabemos lo que significa en Argentina y en Atlanta como técnico”.


Para Ezequiel es “un orgullo” ser dirigido por Tata Martino. “Va a ser importante para mi futuro”, dijo, al tiempo que aclaró que no conversó con ningún otro argentino con experiencia en MLS acerca de su posibilidad de ser transferido. “Yo escuché lo que Atlanta me propuso, analicé la oferta, lo hablé con mi novia y mi familia, la gente que siempre está al lado mío y tomé mi decisión”.

Al respecto de convertirse en la transferencia más alta en la historia de la liga estadounidense y la posibilidad de que ello conlleve una presión extra, Barco rechazó que así sea. “No”, respondió tajantemente. “Yo lo tomo como una oportunidad de crecer, tener rodaje y hacer las cosas bien aquí en Atlanta”.

El equipo de Martino demostró en 2017 las fortalezas que construyó con base en la nómina y las decisiones desde el banco. Uno de esos hombres influyentes y ya casi ídolo es Miguel Almirón, de quien Ezequiel dijo va a aprender. “Jugué contra él en Buenos Aires”, arrancó remarcando Barco haciendo referencia a los enfrentamientos entre Independiente y Lanús.

“Siempre me gustó como jugaba. Ahora tengo posibilidad de compartir cancha con él y lo voy a disfrutar mucho”, concluyó al respecto.


Por su puesto el sueño de selección sigue vivo y a pesar de no haber podido ir al Mundial Sub-20 con Argentina, la nueva joya de Atlanta United buscará ser convocado en algún momento. “La idea es seguir creciendo acá y si hago las cosas muy bien ojalá se de algún día ese llamado”. Como también en algún momento espera ese llamado de Europa, “es lo que uno siempre sueña, pero depende de que haga las cosas bien aquí. Estoy enfocado en Atlanta y ojalá en el futuro en algún momento se de ese paso”.

Le pedimos que nos recomendara a su hermano Cristian, quien también hace inferiores en Independiente, y Ezequiel obviamente no dudó un segundo en decir que le encantaría verlo llegar a la MLS en algún momento.

Barco no se arrepiente de haber tomado una postura fuerte de no ir a la pretemporada para forzar que le cumplieran la palabra de ser transferido a la MLS. Y para los críticos de su decisión, Ezequiel solo tuvo palabras positivas. “Les agradezco todo el cariño que me dieron este tiempo y apoyarme en los buenos y los malos momentos. Yo tomé mi decisión, la banqué y por eso estoy aquí”.


Ahora, el argentino espera poder disfrutar experiencias como jugar en la nieve, si se da como en 2017 durante el partido ante Minnesota United, o en casa ante más de 30 mil espectadores casi siempre. “Será algo muy lindo. Ya me contaron de como la hinchada canta todo el tiempo y va a ser muy lindo jugar así”.

Cuando Barco llegó a Independiente a vivir a la pensión, sufrió para adaptarse con 15 años, hasta que logró que su padre se viniera a vivir con él a Avellaneda. Ahora, en su primera experiencia afuera, se hará acompañar rápidamente por su novia, a quien espera a mitad de febrero en Atlanta. Y luego a Omar, su padre, quien fuera su primer entrenador siendo un niño.

Volvió el sol a la vida de Ezequiel Barco, no solo por terminar la transferencia, llegar a Estados Unidos, sino que en Florida arrancará su adaptación a un equipo del que se espera grandes cosas con él en el terreno de juego.

RELACIONADOS:MLSAtlanta United FCIndependienteArgentina

Más contenido de tu interés