null: nullpx
San Jose Earthquakes

El líder silencioso del equipo de Matías Almeyda no podía ser otro que un ‘Indio' a prueba de balas

Daniel Vega lidera la MLS en atajadas y se hace notar cada vez más en el San Jose del 'Pelado', pese que muchos dudaban tras el arribo del exarquero de River Plate a los Quakes.
9 May 2019 – 1:10 PM EDT

Pocas cosas pueden asustar, marear o preocupar exageradamente a un futbolista cuando el sueño inició al dejar su pueblo natal a los 14 años y se adopta con orgullo un apodo que algunos podrían haber usado para discriminarlo.

Simplista y de manera reducida, esa sería la descripción de Mario Daniel Vega, el líder en atajadas de la MLS, una de las dos adiciones de experiencia que Matias Almeyda trajo a su San Jose Earthquakes. Y los frutos parecen empezar a darse con cuatro partidos sin perder y tres encuentros sin recibir gol.


“Cuando me llamaron para ser parte del proyecto nuevo, no lo dudé. Porque era tratar de reconstruir un club que no venía bien. A mí me gustan estos desafíos, no le tengo miedo, quiero ser parte de esto”, dijo el guardameta argentino a FutbolMLS.com, mostrando de inmediato gran parte de su carácter.

Ese mismo que forjaba ya cuando siendo un adolescente dej´ó Cutral Có (en la provincia patagónica de Neuquén) para instalarte en Buenos Aires. “Mi madre no quería que me fuera, pero mi deseo de ser futbolista fue más fuerte”, recordó Vega.

Todo empezó en las inferiores de San Lorenzo, y luego siguió con el paso por Nueva Chicago, River Plate, Chipre y su posterior llegada a Estados Unidos, en donde ya puede contar que jugó en NASL, USL y MLS. Es decir, tercera, segunda y primera división.


“Cuando llegué acá -no voy a mentir- hubo quienes dudaban y lo veían como '¿De dónde viene,
quién es?'. Pero yo siempre confié en mí”, contó sobre sus sensaciones al encarar el reto de llegar a un San Jose que parecía no tener pies ni cabeza.

Obviamente el haber jugado bajo la dirección técnica de Matias Almeyda en River fue la base para tener confianza en la nueva etapa. “Le estoy muy agradecido. Una de las cosas por las que quería venir es por que sé de su trabajo como entrenador y de su capacidad”, aseguró ‘el Indio’.

DESDE SIEMPRE, LISTO PARA LA LUCHA

Sabíamos que no iba a ser fácil, y no lo ha sido, aunque ahora las cosas van saliendo. Pero tenemos que tener mucho cuidado, seguir trabajando y no bajar, porque es la única manera para poder reconstruir el club”, conceptuó Daniel sobre la realidad de unos Quakes que van mejorando, pero que no se pueden declarar como vencedores.

Ante la presión, el arquero tiene claro que es una situación llevadera. “No habrá momento complicado como lo que vivimos en River Plate juntos [con Almeyda como técnico]. Eso es anormal, casi un país exigiéndonos que ganáramos. La presión la sentían hasta las familias”, rememoró Vega al retrotraerse a la campaña del equipo 'millonario' en la segunda división de Argentina.

Esas experiencias, son base para las ‘batallas’ que viven hoy. “Haber pasado por ese proceso, nos da la tranquilidad de que no hay mucho peor que nos toque vivir aquí’, soltó Vega.


River Plate y Nueva Chicago (donde jugó junto a Federico Higuaín, líder de Columbus Crew SC),
son los lugares que hicieron hombre al chico que dejó Neuquén. En Chipre, una fractura de pómulo lo tuvo fuera 8 meses y al regresar, Estados Unidos fue la vuelta al fútbol.

Las estadísticas hoy por hoy invitan a la alabanza hacia el guardameta, pero él lo mide todo. “Me analizo partido a partido, haya recibido goles o no; gane o pierda”, lanzó.

“Me pone contento, es una caricia, un mimo tener esas cifras, pero sobre todo porque es consecuencia de lo que hace el equipo en la cancha”, dijo.

CONTRA LA DESGRACIA Y LA DISCRIMINACIÓN

En su forma de ver las cosas, Daniel Vega siempre encaró las adversidades, siempre fue de frente a la lucha. Por ello porta el número 17, como un desafió dentro y fuera del campo de juego.

“En Argentina el numero significa para muchos 'la desgracia'. Pero creo que a la desgracia uno la busca y la acepta, a mí me gusta ir en contra de esas supersticiones”, explicó antes de ser más contundente.

“La desgracia y el mal a mí no me van a ganar nunca. Les hago frente y no les huyo. Por eso uso el 17”, confió Vega.


Un reto no solo a lo que traiga la vida, sino a los que pueden rodearla. Como cuando empezó a aceptar con orgullo su apodo de ‘el Indio’.

“Cuando llegué a Buenos Aires un señor me dijo que tenía cara de indio. Era una palabra que se destacaba por ser discriminatoria, pero para mí no lo ha sido nunca”, enfatizó.

“Me encanta el apodo, y me hubiese gustado ser indio de sangre. Lo llevo con orgullo y he visitado comunidades mapuches en la Patagonia, me envuelvo con esa cultura cuando puedo, me gusta mucho”, mencionó al destacar que disfruta que l0 relacionen con los indígenas del sur de Argentina.


No era de esperarse menos, el líder silencioso de un ultra optimista como Matías Almeyda, no podía
ser otro que un ‘Indio’ a prueba de ‘balas’.

“Confío plenamente en Almeyda por su manejo, su trabajo y lo que nos ha inculcado en este proceso. Él ha sido el principal optimista de que esto se puede revertir y tener una persona tan positiva como cabeza del grupo brinda mucha seguridad”, sentenció.

Él por su parte, seguirá en silencio ‘poniendo el pecho’. “No soy de callar bocas, no me dedico a eso, no soy de pensar en las ideas de los demás. Confío mucho en lo que puedo dar". Vega no se cuelga medallas por su buen momento individual. "Me pone muy contento por el equipo, porque pienso siempre más en lo grupal que lo personal".


RELACIONADOS:San Jose Earthquakes

Más contenido de tu interés