null: nullpx

Eddie Sánchez, talento méxico-estadounidense e hincha de Tigres que desea jugar en la MLS

El oriundo de Portland ya completó su carrera universitaria y ahora se la jugará en la prueba anual de la liga norteamericana.
6 Ene 2017 – 4:45 PM EST

Por John E. Rojas - @jrojasa75

LOS ÁNGELES, California. - Fue el primero de su familia que se graduó en la universidad. Nacido en el estado de Oregon, pero con sangre mexicana. 'Felina', para más señas.

Eddie Sánchez es hijo de Juan y Linda. Y a apenas semanas de haberse graduado en Marketing en la Universidad de Portland, tiene la posibilidad de mostrar su talento en la Prueba Anual de MLS para intentar ser escogido en el SuperDraft, la selección de jugadores universitarios de la liga.

El propio Eddie contó su historia a FutbolMLS.com desde la casa de sus padres, a horas de viajar a Los Ángeles. “De chico mi papá antes de llevarme a jugar me sentaba a hacer los deberes de la escuela", comentó Sánchez. "Siempre nos inculcó que había que estudiar y yo quise siempre esforzarme en ambos sentidos", agregó con orgullo. "Y mira, se le dio. Me acabo de graduar y ahora voy a darlo todo en el Combine para ser profesional”, prosiguió.

Los padres de Eddie se conocieron en las plantaciones de flores en Estados Unidos, tras haber cruzado la frontera siendo adolescentes. Don Juan, como buen mexicano, trajo consigo el amor al fútbol, que transmitió a sus hijos.


Hoy, tras casi 25 años de matrimonio, se han convertido en los mejores aficionados de su segundo hijo. El mayor también se llama Juan y tras Eddie, llegó la niña, Alissa. A este grupo familiar lo cierra Frankie, de tan solo 9 años.

“Fueron a muchos de mis partidos como local con la universidad y en ocasiones viajaron a acompañarme. Especialmente en la Costa Oeste. Tomaron días del trabajo, usaron sus días libres. Hicieron de todo para acompañarme”, dijo Eddie entre sonrisas.

Todo con el fútbol y por el fútbol. Sánchez empezó a jugar en clubes infantiles a los 7 años, luego en la secundaria y fue a la universidad gracias a una beca con el deporte rey. Eddie creó su plan haciendo materias en los veranos para terminar la carrera en tres años y medio.

El aspirante a jugador de la MLS es hincha de Tigres en Liga MX, igual que su padre. Ha estado en El Volcán algunas veces, aunque no recientemente. Y ama a Portland. Tanto, que tiene un tatuaje de la ciudad en uno de sus hombros.


Sus preferencias se reflejan también en su gusto futbolístico. “De chico viendo a Tigres me fijaba mucho en el juego de Walter Gaitán y cuando veo a los Timbers sigo de cerca a [Diego] Valeri", explicó. "Hay cosas que veo de ellos en mí, especialmente cuando buscan los pases filtrados”.

Y es que Eddie juega de volante de armado o en el frente de ataque. Con los ‘Pilots’ de la Universidad de Portland, marcó 28 goles en 4 temporadas. Allí se destacó por anotar algunos tantos definitivos. “Es que me gusta la presión. Si las cosas están complicadas mándame a mí. Yo vivo para la presión”, comentó. No por nada uno de sus goles conseguidos en 2016 (una cabriola tipo tijera, que remató en el área con la pierna derecha) terminó en en la pantalla de ESPN por lo espectacular de la definición.

“Es algo por lo que puedo destacar", afirmó. "Yo no espero que me motiven, yo quiero ayudar a motivar, yo quiero estar involucrado en el juego", prosiguió con entusiasmo Eddie Sánchez. "Si me tengo que tirar al piso, me tiro. No doy nada por perdido. Juego de 10 o adelante, pero si me piden defender, defiendo. Creo que es reflejo de lo que me han mostrado mis padres, no hay que detenerse nunca”, dijo orgulloso.


“Por eso lucho por jugar en MLS", continuó. "Quiero que la familia me vea jugar profesionalmente. Es esa sensación de que te quieres morir en la cancha por ellos, por la gente que te conoce, eso quiero vivirlo”. Además, Eddie reconoció que sería un honor si algún día pudiera jugar en Liga MX, y una locura si esa oportunidad se le diera en Tigres. “Imagínate, si todavía estamos limpiando el reguero que hicimos con el campeonato”, bromeó.

Sánchez no considera que ser el primero en graduarse o el primero en tener la posibilidad de jugar profesionalmente al fútbol en su familia, sea una presión. “Es mi sueño, lo quiero hacer por mí. Quiero ayudar a mi hermana que quiere ir a la universidad, y va a estar difícil para mis padres”.


Jugó en el equipo Sub-23 de Portland Timbers el pasado verano y, por supuesto, le encantaría representar a su ciudad. Pero pase lo que pase, lo importante para Eddie es darlo todo para cumplir su meta. “Siempre sueñas desde niño mirando la tele. Y cuando sueñas no piensas en el salario sino en ser feliz en lo que haces y eso es lo que quiero, vivir mi sueño, ser feliz”.


RELACIONADOS:MLS

Más contenido de tu interés