null: nullpx

Conoce a Jorge Gómez, el juvenil que cambió el fútbol de Europa para ser economista y buscar una chance en la MLS

“Dejar el fútbol de mi país y venir a Estados Unidos fue una gran elección”, asegura Jorge Gómez Sánchez, exfutbolista del Osasuna.
6 Ene 2017 – 12:43 PM EST
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
Jorge Gómez Sánchez anotó casi 40 goles para la Universidad de Temple. Crédito: Temple University

Por: John E Rojas - @jrojasa75

LOS ÁNGELES, California.- Mientras miles de jóvenes sueñan con jugar en los más altos niveles en España, dispuestos a dejarlo todo por intentar ‘colarse’ en el mundillo del fútbol europeo, Jorge Gómez Sánchez decidió olvidar su paso por el Osasuna y venir a Estados Unidos con la MLS en mente.

El fútbol y la universidad no suelen ser compatibles en los países latinoamericanos o en España, y en muchas ocasiones al deportista se le pide abandonar los estudios para poder crecer en el campo de juego. Gómez Sánchez decidió nunca dejar de intentar en ambos frentes, y está cerca de conseguirlo.

Dentro de ese recorrido personal la pelota comenzó a rodar en Talavera de la Reina, de donde es originario Jorge. Desde allí nos atendió, unos días antes de viajar hacia al MLS Combine, o prueba para jugadores de universidad, que realiza la MLS cada año.

A sus 18 años, Gómez Sánchez perteneció al Osasuna de España, y tras la convocatoria del entonces entrenador Javi Gracia, trabajó por cinco meses con el plantel profesional. Jugó un partido de La Liga e hizo del estadio El Sadar su casa.

Para muchos, dejar un equipo en España para venir a Estados Unidos a jugar fútbol universitario podría parecer una verdadera locura. ¿Qué fue lo que realmente pesó en la decisión?

“Antes de irme recibí ofertas de algunos equipos. Pero vimos con mi familia que tras esforzarme estudiando y jugando en mi país, era perfecto aprovechar la oportunidad de ir a Estados Unidos a seguir los estudios sin cerrar la puerta a ser profesional en el fútbol. Sabía que la MLS está muy atenta a los jugadores de NCAA (sistema universitario) y que de mi esfuerzo dependía poder despertar interés”, explicó.

El trabajo ha dado sus frutos. Tiene 21 años, ha jugado dos temporadas en el equipo de fútbol de la Universidad Temple en Pensilvannya marcando cerca de 40 goles en total. Y tras pasar por tres universidades diferentes en España (para poder estudiar mientras jugaba), su título de economista está a cuatro meses de cristalizarse.


Es zurdo por naturaleza, “un oportunista, es como me definiría”, asegura Gómez Sánchez con 5’8” de estatura y 147 libras de peso. Un jugador maleable en el frente de ataque, “Puedo jugar todas las posiciones en la ofensiva. Llegué siendo un extremo izquierdo y ahora puedo jugar por la banda o por el centro. Aunque claro, si quiero aprovechar mi definición y oportunismo, estar en el centro me beneficia más”, explica.

El paso por Osasuna le dejó una gran experiencia al trabajar con un plantel de primera división en La Liga. Aunque luego sobrevinieron el mal sabor de un equipo que descendió, un presidente que fue a la cárcel, y el hambre por seguir su camino en ambos frentes (académico y deportivo). Su ruta dejaba El Sadar, con un par de paradas antes de cruzar el Atlántico.

“Entré en contacto con una compañía que intermedió con la universidad. Temple me hizo una oferta y tras hablar con representantes de la Universidad y con el entrenador me sentí tan cómodo que no dudé en tomar la decisión. Fue rápido, pero fue una gran elección”, dijo Gómez Sánchez.

Una de las bases de los scouts o visores en el fútbol universitario estadounidense tiene a Gómez Sánchez entre los 40 mejores prospectos para la MLS. Esta clasificación se hace pensando en las posibilidades de los jugadores de mantenerse en el nivel profesional y está fundamentada en reportes de clubes y otros observadores.

Para él, el paso del para muchos ‘soñado’ fútbol europeo a los campos universitarios en Estados Unidos, es algo que quienes desconocen, juzgan inapropiadamente. “Las instalaciones de las universidades en Estados Unidos se pueden equiparar a las de muchos equipos de primera división en España. El nivel universitario y lo que he visto de MLS es muy superior a lo que la gente piensa en España y en el resto de Europa. Desde que llegué mi intención fue darle lo mejor a Temple y que de esa manera la MLS se fijara en mí”.

Su confianza es clara. “Tengo cosas que muchos jugadores no tienen en el uno contra uno, en la facilidad para definir”, manifiesta. Algo de ello pudo poner a prueba durante algunas sesiones de entrenamiento con el Philadelphia Union al terminar su temporada colegial. “Me asombró que todos los jugadores del plantel son muy sencillos. Habla bien del equipo y de la liga. Te reciben como uno más sin importar quién es quién, su salario o reconocimiento”.

Gómez Sánchez está convencido que puede terminar su faena en las pruebas de la MLS en Los Ángeles. “Algunos jugadores llevamos dos meses sin competir, pero me he estado preparando mucho porque es una oportunidad única. Lo importante es que yo pueda ayudar al equipo que me asignen en las pruebas para que tengamos tres victorias y hacer mi juego para demostrar lo que valgo”.

Para Jorge, hay un objetivo cumplido, una meta por alcanzar, y pase lo que pase, allí no terminará su ruta porque como bien lo dice su poeta favorito … “Caminante no hay camino, se hace camino al andar”.


Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:MLS

Más contenido de tu interés