null: nullpx

Andrea Pirlo pierde opciones en el centro del campo de un New York City FC en alza

Lesionado, el italiano -que jugó en uno de los últimos cinco partidos del equipo celeste- sería descartado para el encuentro frente a Atlanta United.
25 May 2017 – 4:28 PM EDT

PURCHASE, N.Y. -- Andrea Pirlo no estuvo presente en el entrenamiento que New York City FC realizó el jueves por la mañana al norte de ‘la Gran Manzana’. Tampoco -en palabras del entrenador Patrick Vieira- asistirá a la sesión del viernes y, en este momento, es “muy difícil” que el jugador franquicia italiano sea parte de la delegación celeste que el domingo (5 pm ET, ESPN Deportes) enfrentará a Atlanta United en el estado de Georgia.

“Vamos a tener que esperar un par de días para ver cómo responde”, explicó Vieira ante la prensa presente en el único ensayo abierto de toda la semana. “Andrea ha jugado en los últimos partidos con algo de dolor en una de sus rodillas, y no queremos arriesgarlo”, añadió el francés. Antes del encuentro del pasado domingo frente a Orlando City la web oficial de NYCFC había publicado que el club esperaba poder volver a contar con Pirlo en los entrenamientos de esta semana.


El conjunto celeste viene de jugar tres partidos como visitante en ocho días, que se saldaron con un empate 1-1 frente a FC Dallas, una derrota por 2-1 contra Real Salt Lake, y un triunfo por 3-0 en casa de ‘los Leones’. El volante italiano de 38 años fue convocado únicamente para el encuentro disputado en las afueras de Salt Lake City, un compromiso en el que un New York City FC bastante alternativo mostró la peor cara de toda la temporada.

Si semanas atrás las grandes actuaciones del joven venezolano Yangel Herrera expusieron las debilidades actuales del juego de Andrea Pirlo, los últimos tres compromisos dejaron claro que el exjuventino puede haber perdido también el pulso frente a futbolistas como Tommy McNamara y Mikey López, titulares en Texas y Florida. La barbada leyenda -de manera cada vez más confrmada- parece estar obligado a ceder su lugar como titular en la MLS.


Vieira no oculta la situación. “Creo que Mikey hizo un partido realmente bueno frente a Orlando”, expresó. “En lo táctico creo que él estuvo sobresaliente, y me demostró que puede ser una parte importante de este club”. El vivaz volante estadounidense -lesionado durante los últimos meses- volvió el fin de semana a ser titular en el cuadro celeste después de un año. “Lo hizo muy bien”, insistió Vieira. “Él me da una opción más en la mitad de la cancha”.

Nadie quitará a Pirlo todo lo bueno que ha conseguido en su prolongada y exitosa carrera, pero el declive en su rendimiento es cada vez más evidente. El italiano todavía no ha conseguido en 2017 generar una asistencia; mucho menos marcar un gol. Su juego -lateral, muchas veces lento- entorpece en la mayoría de los casos la velocidad natural de centrocampistas como Maximiliano Morález y Alexander Ring, dos de las grandes revelaciones neoyorquinas de esta temporada. Todo fluye mejor cuando en el triángulo de la medular aparecen nombres como los de Herrera y López, mucho más dinámicos que el venerado ‘Architetto’.


Las jugadas a balón parado volvieron a tener un valor positivo para NYCFC en los partidos en los que Pirlo -quien ejerció de vitalicio ejecutante hasta ahora- ha estado ausente. David Villa, Jack Harrison y Morález han aumentado en pocos partidos el rendimiento celeste, que parecía perdido o estancado desde el inicio de la temporada 2017. El genio del dueño de la camiseta 21 se ha ido esfumando con el paso de las semanas, y solamente puede reconocerse de tanto en tanto con alguno de sus magistrales pases que lo han convertido en uno de los mejores volantes del fútbol internacional en las últimas décadas.

Al italiano le cuesta generar juego, le cuesta ser relevante en la cancha… Y mucho más le cuesta cuando le toca jugar en función defensiva. La MLS es una liga en el que el factor atlético y la velocidad en el juego imperan, y Pirlo deja la sensación de ya no estar preparado para dar batalla en esos frentes.


Pirlo llegó a New York City FC para dirigir el juego de su equipo, para ser la fuente principal de ocasiones para la escuadra azul cielo. Pero hoy, a casi dos años de su arribo a la MLS, la realidad indica que ahora esa función recae en gran medida en Maxi Morález, el 10 alrededor del cual se mueven sus compañeros. Las cosas parecen haber llegado al punto de que en la cancha el italiano y el argentino se superponen, hasta convertirse en incompatibles.

En un mundo ideal Andrea Pirlo busca abrir la cancha desde el centro del campo, enviando balones precisos y estratégicos para sus atacantes. En la realidad de cada fin de semana, ‘Frasquito’ se mueve por todo el terreno de juego, acercando la pelota a los encargados de hacer goles. La función y el espacio que uno requiere y ocupa anulan -o al menos molestan- a las posibilidades del otro.


Nadie pone en duda la profesionalidad de Pirlo, quien finalizará su contrato con New York City FC en diciembre de este año. ¿Pero cuánto tiempo más puede prolongarse la actual situación? El reverenciado volante fue únicamente titular en uno de los últimos cinco partidos de liga de su equipo. ¿Cuánto tiempo más puede el italiano permanecer en el banco de suplentes o fuera de las convocatorias de Patrick Vieira? ¿Puede la apertura del mercado estival ofrecer alguna solución para las partes involucradas?

“Realmente no lo se”, respondió el jefe del cuerpo técnico cuando el jueves se le consultó sobre la posibilidad de que Pirlo se una próximamente al cuerpo de Antonio Conte en el Chelsea de la Premier League inglesa. “No hemos hablado sobre eso. Andrea sigue siendo futbolista. Es jugador de New York City. Por lo tanto, no hay nada que comentar”.


RELACIONADOS:MLSNew York City FC

Más contenido de tu interés