null: nullpx
Real Madrid

El Madrid de Zidane reconquistó La Liga con un 4-3-3 mejor que el del Barcelona

El ‘trivote’ formado por Casemiro, Modric y Kroos en círculo central fue más regular y rendidor que el de Busquets, Iniesta y Rakitic.
21 May 2017 – 4:36 PM EDT

¡Real Madrid campeón!: la fiesta del ganador de la Liga de España

Loading
Cargando galería

La marcha de Xabi Alonso del Real Madrid rumbo al Bayern de Munich en el 2014 parecía imposible de cubrir, pero Florentino Pérez tuvo el acierto de fichar a Toni Kroos del cuadro bávaro ese mismo año y de gestionar la vuelta de Casemiro, procedente del Porto al año siguiente.

Junto al croata Luka Modric, estos dos elementos hicieron posible un 4-3-3 similar al usado por el Barcelona, solamente que más joven y con más proyección de crecer juntos de cara a futuro. Con La Liga 2016-2017 recién concluida, las estadísticas entre los dos archienemigos son sorprendentes:

Tras las 38 fechas, tanto merengues como blaugranas tuvieron una tasa de acierto en cuanto a pases del 87% (o de nueve de cada diez pases acertados, en otras palabras). Según cifras de la base de datos de Opta, el Barcelona en total hizo más pases (22 mil 224) que el Real Madrid (19 mil 384).

Encima, el Barça hizo más pases en terreno enemigo (14 mil 63) que el Madrid (12 mil 71). Entonces la pregunta es: ¿Por qué el Real Madrid acabó haciendo más puntos y ganando La Liga?


En imágenes: La historia moderna del Barcelona según La Volpe

Loading
Cargando galería

Desde la perspectiva de los mediocampistas, quizás la clave fue Andrés Iniesta. Entre los seis jugadores de medio campo aquí analizados (Casemiro, Kroos, Modric; Busquets, Rakitic y él), fue quien menos partidos y menos minutos disputó en La Liga. Su compañeros superaron la barrera de los 30 juegos, mientras él apenas jugó 22.

Por otra parte, ninguno de los miembros del ‘trivote’ merengue jugó más de 30 partidos, pero su rendimiento fue más consistente. (Recordemos que Zidane fue auxiliar de Carlo Ancelotti cuando el estratega italiano jugaba con 4-4-2 con Alonso más Modric en círculo central y Di María y Bale por los costados volanteando).

La flexibilidad táctica, casi camaleónica, del Madrid para alternar entre el 4-3-3 y el 4-4-2 ha permitido a su medio campo jugar más partidos juntos y dosificar el desgaste de las piernas al mismo tiempo. El Barcelona, en contraste, es muy dependiente de sus piezas inamovibles y ello se reflejó en las críticas a André Gomes y a Arda Turán.

El Madrid que ganó La Liga por última vez era el Madrid de José Mourinho, el cual jugaba a otra cosa muy distinta con fichas muy distintas (estaba Mesut Özil en la posición de media punta).

Esta escuadra merengue es más versátil y su gran fortaleza en esta campaña ha sido jugar incluso con el estilo de su archirrival, con piezas más jóvenes, y con un ‘trivote’ más cohesionado.

RELACIONADOS:Real Madrid

Más contenido de tu interés