null: nullpx

Frenkie de Jong dudaba en llegar al Barcelona, pensó que su futuro estaría en el PSG o en el City

La dificultad de las negociaciones hicieron creer al jugador holandés que no llegaría al conjunto culé y que terminaría jugando en el Francia o Inglaterra.
6 Jul 2019 – 9:57 AM EDT

El jugado r Frenkie de Jong llegó a descartar su fichaje por el Barcelona, pero la intervención directa del presidente Josep Maria Bartomeu en las negociaciones posibilitó su contratación, desvelaron el propio futbolista y su agente a la revista holandesa "Voetbal International".

"El Barcelona siempre se interesó por mí y en realidad siempre fue mi preferencia. Pero las conversaciones se pusieron difíciles y tuve cada vez más la sensación de que en realidad no era el momento de irme a ese club", explicó De Jong.

"Al final, quedaron el (Manchester) City y el París Saint-Germain y dejé de tener en cuenta al Barcelona. Hasta que llamaron a mi agente y, de repente, se pusieron muy serios", comentó el futbolista.

Su agente, Ali Dursun, explicó que para aquel entonces ambos "acababan de descartar al Barcelona" e, incluso, le recomendó al jugador "que dejase de responder a las llamadas telefónicas que recibía de España", pero "resultó que el propio presidente (Bartomeu) quería venir".

Una delegación del club blaugrana les pidió mantener una reunión. "Dijimos vale, tenemos tres cuartos de hora, vamos a escucharles. Después de 45 minutos terminamos, pero cuando ellos se fueron Frenkie y yo nos miramos y supimos que estaba hecho", indicó Dursun.

El jugador aseguró que la motivación económica no fue fundamental: "El Barcelona vino con lo que yo quería. Y no, no tenía nada que ver con el dinero. Cuando hablo, hablo de fútbol, es lo que he hecho con todos los clubes interesados por mí".

"El Barcelona tenía un plan conmigo, me indicaron cómo veían mi futuro y expresaron sus expectativas de que podría convertirme en un jugador importante aquí. Para mí, eso era lo importante", explicó De Jong.

Respecto a su presentación este viernes en el Camp Nou, donde fue recibido por casi 20.000 espectadores, dijo que "fue uno de los mejores momentos" de su vida, especialmente "cuando estaba en el túnel de vestuarios y escuché a la grada cantar mi nombre".

Publicidad