null: nullpx

EXCLUSIVA | El texto de Oscar De La Hoya para Canelo y Golovkin sobre el ‘estilo mexicano’

El promotor de Saúl Álvarez escribió un exquisito texto en el que destaca que “no hay un estilo mexicano, solo hay boxeadores mexicanos”.
7 Sep 2018 – 8:09 AM EDT

“No hay un estilo mexicano”
Por: Oscar De La Hoya

En la pelea final de mi carrera contra Manny Pacquiao hace 10 años, Bob Arum se embarcó en una campaña para promover la pelea y causar revuelto entre los aficionados: "Mexicanos por Pacquiao". Mientras promocionaba la pelea en entrevistas con los medios, él continuó diciendo, "Tienes que entender que Manny es más un peleador al estilo mexicano que Oscar De La Hoya es o será".

Sí, Bob Arum hizo la absurda afirmación de que un hombre de las Filipinas era más mexicano que yo, el hijo de inmigrantes mexicanos, y un México-estadounidense por sangre. Aunque hemos tenido nuestras diferencias, Bob es un promotor inteligente que sabe cómo construir combatientes y sabía lo que estaba haciendo en este caso. B ob jugó deliberadamente con el orgullo nacional que muchos fanáticos mexicanos tienen como la base más fiel en el boxeo. En las últimas décadas son los hispanos, muchos de los cuales todavía tienen ataduras con México, quienes han ayudado a mantener el deporte del boxeo en los Estados Unidos. Bob estaba viendo el poder económico de los hispanos y construyo un plan para que Pacquiao les atrajera.

En caso de que no me creas, toma la palabra de Bob: "No diría que los hispanos son la última base de fanáticos fieles en el boxeo", dijo Arum en una entrevista con el New York Times en 2017. "Pero es la base de admiradores más leal, porque estas personas nunca han desertado a otros deportes. Los fanáticos hispanos forman el corazón del negocio del boxeo ".

Tomando todo esto en cuenta, no es sorprendente que Gennady ‘GGG’ Golovkin y su entrenador Abel Sánchez copiaron del libro de jugadas de Arum y comenzaran a describir al peleador nativo de Kazakstán como uno con "estilo mexicano" en un intento de promocionar al boxeador que luchaba por atraer la atención y dólares de fanáticos del boxeo casuales en los Estados

Unidos hace varios años. Ya pasado de sus 30 años, Golovkin y su equipo sabían que les quedaba poco tiempo en su carrera para convertirlo en una estrella que atraería grandes cantidades de dinero por parte de las compañías patrocinadoras, los fanáticos en forma de venta de boletos además de las ofertas y derechos de transmisión.

Fui citado recientemente durante una conversación sobre la próxima revancha entre Golovkin y la estrella actual de Pay-Per-View y rey del boxeo, ‘Canelo’ Alvarez, con miembros de los medios describiendo el "estilo mexicano" como un truco. Eso es exactamente lo que es, y quiero explicar lo que quise decir con eso.

Quiero ser claro: no existe el estilo mexicano en el boxeo. Es el boxeador que es mexicano. Ahora, hay algo que decir sobre los boxeadores mexicanos que demuestran gran valentía en el cuadrilátero. Los boxeadores mexicanos se han ganado el respeto y lealtad de los fanáticos porque pelean con corazón y lo combinan con habilidad y técnica. México ha producido unos de los mejores boxeadores que el mundo ha visto jamás. Como púgil mexicano, Canelo está en buena compañía junto a Julio César Chávez, Érik Morales, Juan Manuel Márquez, Marco Antonio Barrera, Carlos Zarate, Vicente Saldívar, Salvador Sánchez y Rubén Olivares. La rica historia de México en producir peleadores campeones ha ayudado a mantener el deporte y ha fortalecido los fanáticos mexicanos en poder soportar sus compatriotas en el cuadrilátero. Golovkin no puede competir con esto. ¿Quiénes son las estrellas boxísticas que ha producido Kazajstán? Trazando un nuevo territorio, Golovkin es el primero y tuvo que recurrir a tácticas de pega para que los fanáticos hispanos le prestaran atención mientras intentaba construir una base de aficionados en los EE. UU.

El truco de "estilo mexicano" es un intento de atraer a los hispanos con lazos con México porque también son conocidos por su intensa pasión por el deporte. El fútbol y el boxeo son dos de las pocas cosas que pueden unir a los latinos de todos los orígenes. Es un lema que intenta apelar al orgullo nacional y las raíces de la comunidad hispana que busca aprovecharse de ella para ganar dinero.

Golovkin nunca será un púgil mexicano, él no puede cambiar su identidad para atraer a la amplia base de aficionados leales del boxeo quienes son hispanos que viven en los Estados Unidos y México. En cambio, intenta engañarlos para que crean que él representa su verdadero legado cuando se suba al ring.

El 15 de septiembre en T-Mobile Arena en Las Vegas, Golovkin enfrentará a un verdadero púgil mexicano, ‘Canelo’ Alvarez, y sabe que su oponente tiene un país entero de entusiastas del boxeo leales y apasionados detrás de él. Canelo representa la gran herencia del boxeo mexicano. Otra vez les digo, Golovkin no puede competir con esto.

Aunque no creo que haya un "estilo mexicano" en el boxeo, si hubiera, sería el estilo que ‘Canelo’ Álvarez trae al cuadrilátero: uno que encarna el corazón, la valentía y una papada sólida combinada con habilidad técnica e inteligencia del boxeo. Canelo es un peleador completo porque sabe aprovechar estratégicamente las oportunidades para ser el agresor y cuando debe combatir de forma inteligente y defensiva. Esto es el estilo que los fanáticos verán el 15 de septiembre y seguramente creará fuegos artificiales y emoción porque, aunque Golovkin no es un boxeador mexicano, posee un talento y una habilidad que lo convierte en un oponente peligroso para Canelo.

Los mejores pugilistas mexicanos de la historia serán recordados no por pelear sin estrategia para avanzar y lanzar un puñado de golpes para parecer valientes; estos dos boxeadores serán inmortalizados por su buen valor, la mejor pelea en la división usando todas las herramientas y habilidades que tienen. ‘Canelo’ Álvarez ha demostrado lo suficiente para asegurar su lugar en la historia del boxeo mexicano con tan solo 28 años. Tengo la impresión de que lo mejor está por venir.


Más contenido de tu interés