null: nullpx

Erislandy Lara perdió título mundial y se unió al club de Dorticós, Ortiz, y Rigondeaux

La derrota de Lara ante Jarrett Hurd por decisión dividida culminó una serie de eventos desafortunados en peleas de campeonato para el boxeo cubano.
8 Abr 2018 – 6:54 PM EDT

El boxeo cubano no la pasa nada bien en el 2018. Anoche en el Hard Rock Hotel & Casino de Las Vegas, Cuba vio caer a su último campeón mundial. Erislandy Lara perdió por decisión dividida la faja superwélter de la AMB ante el aguerrido Jarrett Hurd, quien derribó a 'The American Dream' a segundos del campanazo final y, aunque éste se puso de pie, ya era demasiado tarde para reclamar la victoria.

Si hay algo que rescatar de la actuación del cubano es el nuevo estilo de pelea que mostró sobre el encordado. Lara, quien solía boxear a sus rivales, entrando y saliendo cuando es pertinente y pocas veces enganchándose al intercambio, fijó los pies sobre la lona y le hizo frente al vendaval de Hurd.

El cubano fue el más elegante, pero la estética no siempre otorga garantía para la victoria. Una letal upper de derecha de Hurd, seguido de un gancho con la siniestra, mandaron a la lona en el round 12 al entonces monarca de las 154 libras con más defensas en la historia de la división. Segundos después, el tercero sobre el ring daba por consumada la pesadilla.


Tendríamos que remontarnos al 2015 para encontrar en la memoria una postal similar de Lara recibiendo la cuenta de protección, cuando el cubano cayó dos veces ante Alfredo Angulo en el cuarto y noveno round. Pero en aquella noche fue otro el desenlace.

Tras entregar su faja de la AMB, 'The American Dream' se unió al club de Guillermo Rigondeaux, quien se hizo chiquito ante Vasyl Lomachenko; Luis Ortiz que dio una cátedra ante Deontay Wilder pero no supo contrarrestar el poder de manos del estadounidense; Yunier Dorticós, quien no tuvo oportunidad ante el demoledor Murat Gassiev, y Rances Barthelemy, quien no pudo destronar al campeón superligero, Kiryl Relikh.

Todos los antes mecionados perdieron el invicto en peleas de campeonato mundial, y uno que otro, el respeto de los fanáticos.

El boxeao cubano arrancó el 2018 con el pie izquierdo y sí, hay que decirlo, pasa por una crisis. ¿Será que la escuela cubana ya no es la misma? ¿Acaso los rivales han encontrado la fórmula para burlar a tan aclamado estilo?

RELACIONADOS:Boxeo

Más contenido de tu interés