null: nullpx

El pesaje, lo más complicado del boxeo

Aquel que no entiende de boxeo, quizá no comprenda lo complicada que resulta la última semana de preparación de un boxeador.
27 Sep 2016 – 06:21 PM EDT

Por: Ernesto Amador

Aquel que no entiende de boxeo, quizá no comprenda lo complicada que resulta la última semana de preparación justo antes del pesaje, sacrificios enormes, desgaste físico, mal pasadas y mal humor por el poco alimento y en algunos casos ni agua.

Justo nos comentaba a Israel 'Magnífico' Vázquez y a su servidor hace unos días en La Florida el Campeón mundial juvenil pluma OMB 'Pitufo' Díaz, que el día del pesaje a manera de desayuno solo había ingerido algunas uvas para mantenerse en las 126, el problema es que nos lo dijo cerca de las 6 de la tarde y lo habían citado al pesaje a las 4 PM, y por cierto la ceremonia de pesaje estaba lejos de empezar.

Sin duda es un irrespeto total por parte de las comisiones pues esto no sólo sucede en Kissimmee, si no en todos Los Estados Unidos, donde al parecer no les importa el que el boxeador, por cierto protagonista de la velada, literalmente se esté muriendo de hambre el día del pesaje.

Lo hemos vivido en la costa Este, en el centro del país y obviamente el la costa Oeste donde hay una constante... siempre alguien llega tarde, si no es el Doctor, es alguien de la comisión. La verdad es que no importa quién es el que no respeta los horarios, lo que importa es lo inhumano que resulta el tener a los púgiles esperando a que se le de la gana aparecer al que en teoría tendría que llegar antes que nadie, créanme, es un desgaste brutal y carente totalmente de humanidad, ya basta! Respeten los horarios de los pesajes en nombre de los boxeadores!

En algunos lugares no solamente está el factor de la impuntualidad, hemos estado en pesajes que se celebran en restaurantes, en donde obviamente corre la comida y la bebida en las narices de los que no pueden probar alimento hasta vencer a la Romana, no les parece algo atroz? Si, les pasan la comida por enfrente y literalmente les importa un cacahuate que los héroes del encordado tengan pegadas las tripas, por decirlo de manera coloquial.

Otra de las situaciones que literalmente saca de sus casillas a los peleadores y su equipo es el largo discurso antes de subirse a la báscula por parte del promotor y de la comisión, se extienden con una elocuencia digna de un político en campaña, pero les aseguro que en muchos casos ni atención les prestan, a esas horas ya nadie les presta atención, los boxeadores insisto, solo quieren dar el peso y acto seguido hidratarse e ingerir algo de comida. Léase pues, sean más breves en las indicaciones o hagan una reunión previa para ahorrar tiempo antes de la ceremonia.

Finalmente algunos puntos a título personal y a la vez en nombre de muchos boxeadores con los que he platicado acerca de la falta total de respeto que se tiene hacia los guerreros del cuadrilátero, sin duda es algo que se tiene que erradicar por el bien de los que se calzan los guantes:

1. Agilicen el proceso del papeleo previo al pesaje (inclusive adelanten una parte el día anterior con parte del equipo del peleador)
2. Los representantes o apoderados de los peleadores lleven toda la documentación lista para agilizar por parte del equipo del boxeador
3. Contraten médicos puntuales y conscientes que entiendan lo que viven los peleadores ese día tan importante
4. Las instrucciones para el día de la pelea se pueden dar después del pesaje, no antes, o en su defecto solo al equipo del boxeador
5. Y finalmente respeto, respeto y respeto a los que sufren ante la báscula el rival más complicado en este deporte que no se puede jugar... llamado Boxeo

RELACIONADOS:Boxeo

Más contenido de tu interés