null: nullpx

Chávez: ‘Frankie Randall siempre se me complicó’

Julio César Chávez recordó su primera derrota ante Frankie Randall y lo que valía para México.
12 Nov 2019 – 11:11 PM EST

El boxeador mexicano Julio César Chávez admitió que sus derrotas ante Frankie Randall y Oscar de la Hoya fueron porque ya se encontraba sumergido en el mundo de las drogas.

“No hubiera perdido con Frankie Randall sino me hubiera desviado, no hubiera perdido con Oscar de la Hoya porque yo sentí que era mejor que él, lógicamente él era más joven, pero yo ya estaba muy mal en mi adicción”.

“Yo sentí tarde que temprano iba a perder una pelea porque ya me lastimaban, yo seguí ganando peleas, seguí drogándome, pero la gente no se daba cuenta que en cada pelea ya me lastimaban. Afortunadamente los peladores tampoco se daban cuenta sino me hubieran noquedado”, reconoció Chávez.

La leyenda del boxeo se dio cuenta lo que significaba para el pueblo mexicano cuando perdió ante Randall por todo el cariño que recibió de la gente.

“Cuando perdí con Randall fui muy responsable conmigo mismo, ahí me di cuenta lo que yo valía para México, para los mexicanos, porque cuando perdí yo recuerdo a la gente llorando. Llegué a Culiacán, Sinaloa, y me estaban esperando como 300 mil personas, una cosa histórica, como si hubiera ganado la pelea”.

“Hasta que perdí me di cuenta lo que yo valía y traté de parar un poco mi adicción cuando peleé con Frankie Randall en la revancha, y fue un peleador que siempre se me complicó, me andaba ganando otra vez. Afortunadamente fue un cabezazo y el réferi paró la pelea sino me hubiera noqueado, pero aún así pudé ganarle por decisión técnica”,

Julio César confesó que la primera vez que ingresó a un centro de rehabilitación pasó los peores cuatro meses de su vida.

“La primera vez que caí en un centro de rehabilitación, pensé que iba a una clínica, aquí me la pintaron muy bonito con una cancha de futbol, dije aquí me la voy a pasar un mes de vacaciones haciéndome tonto, hago tonta a mi familia, salgo y me vuelvo a drogar”.

“Me metieron a un galerón y me dijeron échale humildad porque por hoy te vas a quedar aquí. Me agarré a fregadazos, me amarraron y pasé los cuatro meses más amargos de toda mi vida, durmiendo en el suelo y comiendo cosas podridas, fue algo horroroso. Salí de ahí y a la semana volví a drogarme otra vez y me andaba mueriendo”, agregó el expúgil.

El miembro del Salón de la Fama Internacional de Boxeo agradeció a su esposa e hijo por ayudarlo a dejar la adicción.

“Hasta que caí en una clínica y pudé recuperarme gracias a mi esposa Miriam y a mi hijo Julio César Chávez, que tuvieron el valor con engaños de llevarme a una clínica, donde supuestamente me iban a hacer una endoscopia”.

“Ya nadie daba un peso por mi, pero afortunadamente al día de hoy ya llevo 10 años limpio, me ha costado mucho trabajo y sacrifico”, concluyó Chávez.




Así se prepara Julio César Chávez Jr. para la pelea ante Daniel Jacobs

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:BoxeoOscar De La Hoya

Más contenido de tu interés