null: nullpx
Opinión Deportes

Raúl Méndez | Willkommen Fussball! ¡Bienvenido Futbol!

Los ojos de aficionados, pero también de autoridades gubernamentales y sanitarias estarán en Alemania.
12 May 2020 – 08:21 PM EDT

Fue Gary Lineker quien aseveró: “El futbol es un simple juego, 22 hombres persiguiendo un balón por 90 minutos y, al final, los alemanes siempre ganan”.

Hoy se reanuda la Bundesliga, la primera del Top 5 que continuará con el torneo, lo que aviva las esperanzas de que el futbol se normalice en el resto del mundo.

En la lucha contra la pandemia de la Covid-19, la canciller Angela Merkel ha determinado que existen las condiciones para jugar a puerta cerrada en Alemania.

Días atrás el gobierno francés tomó por sorpresa a la Ligue1 que no tuvo más remedio que anunciar la cancelación de su competencia local cuando se disponía a reanudar. Las restricciones del gobierno francés son diferentes porque aunque el número de contagiados es similar en Francia y Alemania, los muertos se triplican en territorio galo.

Según la información disponible en https://www.worldometers.info/coronavirus/, al momento de escribir estas líneas Francia contabilizaba 177 mil casos y 26 mil personas fallecidas por 172 mil y 7 mil en Alemania.

Luego de la Segunda Guerra Mundial, en la Conferencia de Yalta, los países aliados Unión Soviética, Estados Unidos, Inglaterra y Francia se repartieron Alemania para evitar el resurgimiento nazi.

Fue precisamente en la zona ocupada por los estadounidenses donde el futbol se reorganizó como ocurrió desde sus orígenes: siempre ligado al Estado.

Por disposición gubernamental los jugadores eran amateurs. El profesionalismo estaba prohibido. En esos primeros partidos del reinicio el futbol era, literalmente, una forma de ganarse la vida.

Los clubes organizaron tours de partidos amistosos a cambio de carne y verduras. El poderoso 1.FC Nuremberg de Max Morlock se desplazaba a jugar en ciudades y pueblos en los que prometían comida.

Nueve años después -sin contar con una liga nacional que nació hasta 1963-, Alemania se consagró campeona del mundo en el llamado “Milagro de Berna”. Morlock fue el autor del primer gol de la remontada ante la poderosa Hungría.

Alemania es la primera potencia de Europa y la cuarta del mundo en términos económicos. Los 36 equipos que integran la Primera y Segunda División de la Bundesliga necesitan completar la temporada para cobrar más de 300 millones de dólares por derechos de transmisión televisiva.

El reparto de ese monto dará liquidez a la mayoría de los clubes para reducir el impacto que inevitablemente vendrá ante la falta de otros ingresos como la asistencia de aficionados y el consumo en los estadios.

En la semana previa al reinicio la Bundesliga tenía contabilizados doce casos de personas relacionadas con el futbol contagiados con el virus. Enciende una alarma lo que ocurre en el Dynamo Dresden, uno de los míticos clubes en la Alemania oriental controlada por los soviéticos que hoy transita en la Segunda División: todo el equipo está en cuarentena porque dos jugadores dieron positivo en una prueba que les hicieron. Al menos durante las próximas dos semanas no participarán en la competencia.

Los ojos del mundo estarán sobre la Bundesliga. No sólo los de los aficionados ávidos de futbol, sino también los de las autoridades gubernamentales y sanitarias que esperan tomar a los alemanes como un modelo a seguir.

Hasta la próxima semana. Cuídense mucho, por favor.

RELACIONADOS:Opinión Deportes

Más contenido de tu interés