null: nullpx
Opinión Deportes

Raúl Méndez | Quilombo por Catar

No hay camino más sinuoso hacia el Mundial como el que tiene su origen en Sudamérica.
20 Oct 2020 – 11:12 PM EDT
¡Nuevo!

Presiona aquí para reaccionar

Reacciona
Comparte
La actualidad del futbol mexicano e internacional la encontrarás semana a semana. Crédito: TUDN

No hay camino más sinuoso hacia el Mundial como el que tiene su origen en Sudamérica.

Recién comenzó la eliminatoria más extensa con dieciocho partidos por equipo lo que equivale a un torneo corto o la mitad de una temporada larga.

Las figuras recorren miles de kilómetros desde Europa o Norteamérica para acudir al llamado de su patria. Difícilmente alguien encuentra motivos para ausentarse de una convocatoria. Es el sueño de la infancia que se convierte en un deber como profesional.

Esta vez sin el folclor único de la tribuna sudamericana en la que los hinchas bancan al local hasta el último minuto y aprietan con hostilidad al foráneo mediante trapos y cánticos.

Es volver al potrero. No son las alfombras en las que juegan con sus clubes como popstars sino el sitio de sus orígenes donde deben hacer valer su calidad para sobreponerse a las adversidades que plantean el rival y el arbitraje, siempre bajo sospecha justificada con el extenso historial de escándalos.

Ahora con el VAR fue pasmosa la lentitud para la revisión de las jugadas con una geometría para principiantes que dejó más dudas que aciertos frente a los contantes intentos de engaño o las entradas por encima del reglamento tan frecuentes en el cono sur.

Olvídense del jogo bonito. De la experiencia europea han importado el ganar como sea y más cuando se está disputando el pase al Mundial. Como la media inglesa: ganar en casa y empatar fuera. Planteamientos que priorizan el cero atrás, mantienen el orden, aprovechan la estrategia en el cobro de las faltas cercanas al área rival y dependen de los chispazos de sus cracks.

En esta edición probablemente veamos por última vez en las canchas sudamericanas a Lionel Messi, en otro intento por liderar a la Argentina sin tumbos hacia Catar con el sueño de levantar el único título que le aparta de ser considerado el mejor futbolista de la historia.

Otras leyendas de la mítica generación de 1987 pintan por seguir el sendero de Messi como los uruguayos Luis Suárez y Edinson Cavani así como el chileno Arturo Vidal.

Son cuatro plazas y media en juego para la próxima cita mundialista a disputarse entre selecciones de un nivel muy parejo, excepto Bolivia cuya única superioridad son los 3600 metros de altitud de La Paz.

Solamente Brasil y Argentina ganaron sus dos primeros compromisos para tomar la punta. La verdeamarella fue la excepción al aportar calidad para imponerse holgadamente con un colosal Neymar que asumió su papel de líder entre la constelación de estrellas que le rodean.

Contrario a Messi, quien reprodujo por momentos al del Barcelona, ese genio indiferente cuya calidad le basta para pesar en apariciones fugaces aunque parece que encontró finalmente socios en Lautaro Martínez, Lucas Ocampos y Joaquín Correa. La duda se centra en su entrenador Lionel Scaloni si será capaz de construir un equipo en torno al capitán.

A los gigantes sudamericanos les escoltan Colombia y Paraguay en la clasificación. El portugués Carlos Queiroz tira de la generación encabezada por el renacido James Rodríguez mientras que los guaraníes del argentino Eduardo Berizzo se aprovecharon de Venezuela aunque pasaron apuros con Perú.

Será hasta marzo del 2022 cuándo sabremos quiénes son las dos selecciones que acompañen a Brasil y Argentina. En Uruguay el maestro Óscar Washington Tabárez mezcla a la laureada generación de los Suárez y Godín con la de los Valverde, Torreira, Bentancur, etc. La combinación fue seriamente exhibida por la selección ecuatoriana del argentino Gustavo Alfaro con su ataque Liga Mx de Michael Estrada de Toluca, Ángel Mena del León, Romario Ibarra del Pachuca y el ex de Tigres Enner Valencia.

Perú del también pampero Ricardo Gareca conserva la clase y el dinamismo de su volantes mientras Chile con Vidal y Alexis Sánchez al mando de la mejor generación de su historia va por la revancha tras ausentarse de Rusia 2018.

Entre Colombia, Perú, Uruguay, Chile y Ecuador se repartirán las dos boletos directos y el repechaje intercontinental.

Ha comenzado la batalla más intensa por un lugar en Catar.

Hasta la próxima semana. Cuídense mucho, por favor.


Reacciona
Comparte
RELACIONADOS:Opinión Deportes

Más contenido de tu interés