null: nullpx

Sin Kakás o Villas, así es como FC Dallas le da cátedra de fútbol al resto de la MLS

Invicto en 2017, FC Dallas demuestra su poderío en la MLS basándose en talento local, jugadores buscando segundas oportunidades y extranjeros con potencial.
9 May 2017 – 1:26 PM EDT

Por: Edgar Acero @ManoloAcero

A Óscar Pareja lo apodan ‘el Papi’ en FC Dallas, quizás el sobrenombre más apropiado en los círculos de la MLS actualmente. Es de la mano del colombiano que FC Dallas sigue invicto en la temporada regular 2017, continuando el éxito logrado la temporada anterior, cuando el club texano se hizo a dos títulos – El Súperliderato de la MLS y la Copa Abierta de EE.UU.


Sin necesidad de realizar fichajes ostentosos de estrellas del fútbol europeo, FC Dallas está actualmente dominando a equipos que cuentan con ese tipo de figuras, construyendo una dinastía en la MLS que es cada vez más difícil de ignorar.

Pareja, quien antes de convertirse en el técnico del equipo estuvo a cargo de construir la academia juvenil del club, ha sido el foco del crecimiento de Dallas en los últimos años y ha formado un club que se ha basado en tres pilares para solidificar la constancia de la que hoy disfrutan.

El desarrollo de la academia juvenil

Cuando Pareja llegó a FC Dallas en 2008, el club – al igual que los demás alrededor de la liga – no tenía un programa sólido de academias juveniles y el colombiano vio la oportunidad de llevar a cabo una idea clara desde el inicio.

“Nosotros no encontramos una academia en Dallas, nosotros la hicimos”, le dijo Pareja a FutbolMLS.com. “Empezó en 2008 y empezó con la iniciativa de crear una pirámide que fuera importante para el desarrollo de nuestros jugadores y que tuviera el objetivo de desarrollarlos para el primer equipo”.


Pareja y su equipo de trabajo cambiaron la frecuencia de entrenamientos, formaron nuevos hábitos en jugadores y, lo más importantes, crearon diferentes categorías que no solían existir.

“Yo creo que ahora los muchachos están llegando a las categorías de más edad con más argumentos. No pasaba con las academia del 2008 y 2009 porque solamente tuvimos Sub-16 y Sub-18”, explicó Pareja. “Ahora tenemos hasta la Sub-12 y los muchachos ahora llegan mucho mas desarrollados a la Sub-16, que para nosotros es la categoría mas importante del programa”.

Bajo ese sistema de desarrollo, FC Dallas logró adquirir jugadores que hoy en día han ayudado al primer equipo. El ejemplo principal es el atacante Kellyn Acosta, quien con dos goles y dos asistencias en ocho encuentros esta temporada se ha convertido en una figura clave del club.


Segundas oportunidades a jugadores que habían perdido la confianza

El delantero argentino Maximiliano Urruti venía de no haber tenido protagonismo con los Portland Timbers en 2015 y fue colocado en el Draft de la MLS ese año luego de haber anotado cuatro goles con el club.

Solo cuatro de los 44 jugadores disponibles fueron elegidos en ese draft y uno de ellos fue el argentino, quien llegó a FC Dallas y logró recuperarse. Pareja le dio su confianza y, en retorno, Urruti marcó 10 goles la temporada anterior, incluyendo uno en la postemporada. Esta temporada, el argentino ya tiene seis a su nombre.


Al igual que Urruti, jugadores como el ecuatoriano Carlos Gruezo y el marfileño Roland Lamah han encontrado un nuevo respiro para sus carreras en Dallas.

Talento juvenil suramericano que llega a ser moldeado al estilo de Dallas

Tanto Pareja como el Fernando Clavijo, director deportivo de FC Dallas, tienen conexiones profundas con el fútbol suramericano, por lo que pueden llegar a tener acceso a jugadores que otros equipos en la liga no tienen.

Con ese conocimiento, FC Dallas se ha dado a la tarea de fichar jugadores de gran potencial pero suficientemente jóvenes para ser desarrollados bajo la filosofía del club. Tal fue el caso del colombiano Fabián Castillo, quien fue figura del club y quien terminó partiendo al fútbol europeo tras terminar su desarrollo en Dallas.

Actualmente, Michael Barrios es uno de esos jugadores que llegó a la MLS sin mucho renombre y se ha ganado su popularidad con cada minuto que juega. El carrilero colombiano ha anotado 17 goles desde su llegada al club en 2015 y se ha convertido en una pieza fundamental del sistema del equipo, especialmente después de la partida de Castillo.

Bajo su revolucionario sistema, FC Dallas – casi sin querer – se ha convertido en el pionero de una nueva progresión en la MLS, donde los fichajes de jugadores veteranos son cosa del pasado y donde se le da prioridad a un sistema basado en jóvenes. Por ahora, está dando grandes resultados.


RELACIONADOS:MLSFC Dallas

Más contenido de tu interés