null: nullpx

Omar González retornó la a MLS ¿qué legado dejó ‘Darth Vader’ como legionario en la Liga MX?

El zaguero superó lo que la mayoría de leyendas del ‘Team USA’ no han podido hacer en suelo azteca, desde conseguir títulos hasta arropar a la generación del ‘Chucky’ Lozano.
4 Jun 2019 – 2:25 PM EDT

En la MLS, Omar González acumuló méritos por todos lados, y es en muchos sentidos el “sueño” ideal del futbolista estadounidense. Un tipo que jugó colegial y de ahí saltó al profesionalismo para consolidarse en la liga norteamericana y con la selección de las barras y las estrellas.

Fue campeón universitario de la NCAA, fue tricampeón de la MLS Cup y bicampeón del Supporters’ Shield con LA Galaxy. A eso hay que sumarle que individualmente fue parte del equipo ideal de la MLS en múltiples temporadas, fue el MVP de la final de la Copa MLS 2012 en un equipo que contaba con David Beckham y Landon Donovan. Y fue el primer central nato en tener un contrato de Jugador Franquicia.

Con el ‘Team USA’ se consagró en una actuación defensiva memorable en el mítico Estadio Azteca en el clásico ante México por las eliminatorias mundialistas y luego disputó la Copa del Mundo de Brasil 2014.


‘DARTH VADER’ EN LA GALAXIA DE LOS TUZOS

No tenía nada que probar, pero sin embargo, tomó el reto de emigrar al fútbol mexicano a finales del 2015. Un fútbol que para muchos históricos del fútbol estadounidense, les ha sido muy complicado ganarse un lugar, más allá de que se les haya reconocido su incursión como legionarios en el país vecino.

Pregúntenle a Eric Wynalda, Donovan, Marcelo Balboa, DaMarcus Beasley, Herculez Gómez, Tab Ramos, Mike Sorber, la complejidad del fútbol azteca.

La cuestión era si el mexicoamericano podía estar a la altura de la carrera de ensueño que había llevado hasta el momento cuando se mudó a Pachuca y ponerse la camiseta de los Tuzos en una presentación épica, en la que apareció disfrazado de Darth Vader – el personaje de Star Wars.


A diferencia de “Anakin Skywalker”, a Omar si lo ‘acompañó la fuerza’ en todo momento y probo ser realmente ‘el elegido’.

LA TRADICIÓN TUZA DE VERDUGO REGIO: OMAR CONTIENE A GIGNAC Y FUNES MORI

González llegó a un club muy familiar, en una ciudad muy diferente al glamour angelino, pero que en filosofía iba muy de la mano con lo que el zaguero tiene como estilo de vida.

“El ambiente familiar es muy importante para este club. Y ya que yo soy un hombre de familia, fue muy importante que en el Pachuca ese fuera un aspecto clave del club”, le dijo González en 2016 a US Soccer sobre la ‘Bella Airosa’. Aquí no hay las distracciones que había en Los Ángeles. Así que hago lo que tengo que hacer en el trabajo, y vuelvo a casa para pasar tiempo con la familia”.

Los resultados fueron inmediatos. Se ganó un lugar en el cuadro titular de Diego Alonso . Fue campeón de la Liga MX en el Clausura 2016 (su primer torneo con Pachuca), dando la campanada al derrotar a los Rayados del Monterrey en su nueva casa. Dejando en seco a los ídolos regios del momento como Rogelio Funes Mori, Edwin Cardona, y Dorlan Pabón en la ida, y limitándolos a un gol en la vuelta.


El reconocimiento de la gente y de sus compañeros fue de la mano con su accionar.

“Vino a darle una estabilidad importante al equipo, al cuadro bajo. Un torneo antes habíamos batallado un poquito en la defensa. No tuvo problemas para incorporarse,” le dijo a US Soccer el legendario arquero Oscar “El Conejo” Pérez.

La tradición Tuza de ser la ‘bestia negra’ de los regiomontanos también la siguió viviendo un año después, conquistando el título que tanto ha sido esquivo para Galaxy y los clubes de la MLS en tiempos recientes, la Liga de Campeones Concacaf.


Fue ante los Tigres UANL y su época dorada con todo y André-Pierre Gignac, Ismael Sosa, Edu Vargas, Javier Aquino y compañía, que González – quien junto a la zaga nuevamente solo permitió un gol en la serie de 180 minutos – se coronó en el torneo continental que le permitió jugar el Mundial de Clubes (algo de lo que muy pocos futbolistas estadounidenses pueden presumir).

No todo puede ser perfecto. A finales del 2017, Pachuca cayó en la final de la Copa MX. Y su último año en México lo paso con los rojinegros del Atlas, en temporadas muy complicadas. Al Atlas llegó con la nueva dirigencia de una elevisora, y se pensaba el equipo podía despuntar con fichajes como el del zaguero estadounidense. Pero aunque defensivamente fueron generalmente sólidos, arriba eran estériles y las cosas no se dieron.


ARROPANDO A TALENTOSA GENERACIÓN DE ‘EL TRI’

El éxito de González en México, como jugador estadounidense que llego consolidado y triunfador del país del norte, no tiene precedente. Ninguna de las leyendas antes mencionadas que jugaron en Liga MX ostenta los títulos y minutos jugados que tiene Omar.

No es menor, que su aporte, sobre todo en ‘La Cuna del Fútbol Mexicano’, haya ido mucho más allá de la cancha. No solo fue un pilar de la zaga, además fue de los líderes que arropó a los canteranos Tuzos. El tiempo ha probado que no fueron juveniles cualquiera a los que nos referimos, estamos hablando del presente y futuro de ‘El Tri’, de la camada de Hirving ‘Chucky’ Lozano, Erick Gutiérrez, Rodolfo Pizarro y Víctor Guzmán.


‘WE THE NORTH’

Ahora viene un nuevo reto de vuelta en la MLS con Toronto FC, uno de redención tras no poder levantar grupalmente al Atlas y el fracaso de no clasificar al Mundial de Rusia 2018 con Estados Unidos. Pero suceda lo que suceda, su paso por el fútbol mexicano es de los más exitosos (y por mucho) de un seleccionado del Team USA en tierra azteca.

Un legionario que no solo puede hablar de la aventura, y que nadie puede decir que fue a ‘pasearse’, uno que jugó y triunfo.

RELACIONADOS:MLSLiga MX (Clausura)PachucaAtlasToronto FC

Más contenido de tu interés