null: nullpx

Lo Mejor del 2018: el año en el que la MLS dijo un sentido "Hasta pronto, 'Guaje' Villa"

Luego de que se supiera que el goleador español no seguirá en 2019 en la liga norteamericana llega la hora del análisis y la valoración del legado del artillero y capitán de New York City FC.
26 Dic 2018 – 12:53 PM EST

Cuando Major League Soccer escriba un manual de historia, la fecha del 11 de noviembre de 2018 quedará marcada. El 3-1 que Atlanta United FC propinó a New York City FC en el Mercedes-Benz Stadium -en la definición de una de las semifinales de la Conferencia Este- fue la despedida de David Villa como jugador y capitán del conjunto celeste.

'El Guaje', la cara visible de un proyecto que cerró su cuarto año de vida en el sistema competitivo, fue todo lo que el club y la liga esperaban de una figura de su calibre.


Desde el semestre anterior a que NYCFC debutara como equipo en expansión, hasta lo ocurrido semanas atrás, Villa siempre fue el estandarte de un equipo que lo despidió con el saldo pendiente de no haber alzado una MLS Cup que coronara el excelente paso del asturiano en el fútbol norteamericano con un título de campeón. Pero, honestamente, pocos pensarán en ese logro no conseguido, cuando la 'experiencia Villa' cuenta con tantos puntos destacables en cuatro temporadas completas.

1. EL 'PERFECTO' JUGADOR FRANQUICIA

David Villa lo hizo todo, y lo hizo bien para New York City FC. Pese a que el equipo contó también en sus dos primeras temporadas con otras figuras de calibre mundial como son Frank Lampard y Andrea Pirlo, 'el Guaje' sobresalió como el auténtico líder del conjunto azul cielo. Y trascendió a la presencia de sus célebres y temporales compañeros de viaje.

David conectó como nadie con el aficionado y con la ciudad. En un año pasó de ser dependiente de los traductores de turno que lo ayudaban a enfrentar a la prensa local, en inglés, a responder con soltura, solvencia y valor agregado en un idioma que nunca antes había practicado. Dentro de su grandeza -hablamos de un campeón del mundo y campeón europeo, a nivel de clubes y de selección- el español fue una figura accesible, amable, bien predispuesta. Algo que no siempre ocurre.


Villa -MVP de la liga en 2016- estuvo en todos los actos imaginables en los que el club o la comunidad solicitaron su presencia. El delantero fue perfecto en esa situación también. Y supo entender a la perfección su valor como referente bilingüe de su franquicia y de la liga. Su appeal -y los auspiciantes lo entendieron muy bien- llamaba tanto al público de habla hispana como al que usa al inglés como idioma principal.

Más importante si hablamos de fútbol... David Villa fue un auténtico azote de las defensas rivales en su paso por los estadios de la MLS. En cuatro temporadas regulares de servicio, Villa ha estado entre los goleadores más efectivos de la liga.


En 2015 cerró la cuenta con 18 tantos; en 2016 sumó 23 goles; en 2017 elevó su producción a 24 anotaciones, para en 2018 (luchando contra un par de lesiones) cerrar con 15 tantos en 26 partidos. El registro de David está en línea con lo que otro delantero que marca historia en la MLS ha hecho en el mismo lapso. Bradley Wright-Phillips (New York Red Bulls) sumó 17 goles en 2015, 24 en 2016, 17 en 2017 y 20 en 2018. A ambos lados del río Hudson 'el Guaje' y 'BWP' fueron el patrón goleador de la liga antes de entregar el cetro a Josef Martínez, que parece dispuesto y capacitado para dictar una nueva era desde Atlanta United.

2. PLENITUD AL SERVICIO DE NYCFC Y LA MLS

Villa deja New York City FC con 37 años. Su destino inmediato está en el Vissel Kobe de la J-League, donde se reunirá con su amigo y compañero Andrés Iniesta. Probablemente, un gran socio para ensayar el retiro en uno o dos años. Probablemente el futuro algo menos inmediato lo traiga de nuevo a Nueva York, donde ha dejado afectos, emprendimientos y el respeto de toda la afición celeste.


Una hinchada que -por sobre todas las cosas- aprecia y valora el sacrificio puesto por David en cada partido, en cada emprendimiento. 'La Gran Manzana' vio durante cuatro años a un delantero pleno, sin recortes. Incluso en 2018 (su 'peor' temporada), el 7 terminó siendo el máximo goleador del equipo. El aporte de Villa ha sido enorme. Y, a buen seguro, el espacio que deja libre en el plantel de Domènec Torrent será extremadamente difícil de llenar.

Estando en Nueva York, el capitán celeste marcó el gol número 400 de su carrera profesional y volvió a ser convocado por España. Más vigencia que esa, imposible.


De nuevo, a uno lo asalta la pena por el hecho de que con Villa en la cancha el equipo no haya podido conseguir un premio mayor, el primer trofeo oficial para New York City FC. Pero esa carencia no opaca la figura de un personaje fundacional (de la manera más literal posible) como el atacante ha sido desde 2015 en adelante. De hecho, no es casual que con la no continuidad de David y la no extensión del contrato de Tommy McNamara (hoy en Houston Dynamo) ya no queda ningún representante del plantel original de NYCFC. De una manera gráfica y contundente, una era se cerró en la mitad celeste de Nueva York.

3. VILLA COMO LEGADO

En algún momento del futuro no demasiado lejano, David Villa regresará a la ciudad. Tal vez para dar inicio a la construcción del deseado estadio propio de NYCFC, para inaugurar una estatua en su nombre (la merece, con creces) o simplemente para alentar al club que él -al inicio casi en soledad- ayudó a construir.


El español es un modelo a seguir que New York City FC y toda la liga deberían capitalizar de cara al futuro. David Villa como formador (las academias que llevan su nombre son un éxito en distintas ciudades norteamericanas), como entrenador de equipos juveniles o del primer equipo en una instancia posterior, como dirigente, como 'cerebro' de lo que el equipo podría ser a futuro, como 'puente' entre Europa, América Latina y Estados Unidos, como 'socio' en el más amplio de los sentidos de los próximos años de NYCFC, llamado a ser un equipo protagonista.

Para los aficionados, el futuro sin David Villa en la cancha llegó. Se lo va a echar de menos una enormidad, seguro. Pero con toda ausencia notable -como lo es esta- llegan retos, oportunidades de destapar a viejos conocidos o a futbolistas por descubirir. Aún sin su presencia en el terreno de juego, 'el Guaje' seguirá cerca. En el Yankee Stadium se seguirán viendo las camisetas con el dorsal del español, muchos seguirán cantando en las gradas "Villa Maravilla". Este es un adiós, que muchos buscan que solo sea un 'hasta luego, Guaje'. Esa es la esperanza de muchos que llevan el corazón pintado del color cielo.


RELACIONADOS:MLSNew York City FCEspaña

Más contenido de tu interés