null: nullpx

Jugadores de NYCFC y Red Bulls celebran la rápida popularidad del clásico neoyorquino

Después de su primer año de existencia el Derbi del Río Hudson ya es considerado por muchos como la rivalidad más grande de la MLS.
19 May 2016 – 6:11 PM EDT

¿Pueden tres partidos jugados en 2015 convertir a una cuestión de vecindad en un clásico? A primer golpe de vista es algo que parece complicado, pero Nueva York está empecinada en demostrar una vez más que es un lugar especial en el mundo y que -casi de un día para el otro- puede crear la rivalidad más grande de la Major League Soccer.

Todo comenzó el año pasado, cuando New York City FC llegó a la liga. New York Red Bulls -al otro lado del río Hudson- esperaba desde el inicio de su existencia (cuando el equipo se llamaba MetroStars) algo similar, aunque muchos de sus aficionados siguen creyendo -y no les falta algo de razón- que su máximo rival es D.C. United.

Los Red Bulls ganaron los tres derbis de la temporada regular del año pasado. Encuentros jugados a estadio lleno y con una máxima cuota de pasión, tanto en los taurinos como en el conjunto celeste. Mientras muchos pensaban que la rivalidad entre RBNY y NYCFC era una cuestión bastante prefabricada, la realidad demostró que ‘la Gran Manzana’ es terreno fértil para un evento como este.



¿Cómo puede crearse un clásico de manera tan rápida? “Los aficionados son la parte más grande de este derbi”, asegura Mix Diskerud. “Por ellos es que esto creció tanto en tan poco tiempo”, agregó el volante del City y de la selección de Estados Unidos. “Esto se generó de manera automática”, coincidió Mike Grella, uno de los jugadores más destacados de los Red Bulls. “Desde el primer día fue así”.

El conjunto de Patrick Vieira cuenta con varios futbolistas con experiencia en Europa, donde jugaron muchos clásicos similares el de Nueva York. “Este no es un partido cualquiera”, apuntó Andoni Iraola, con docenas de enfrentamientos entre Athletic de Bilbao y Real Sociedad sobre sus hombros. “Uno realmente quiere ganar este partido. Te das cuenta que el clima es distinto. La gente te envía mensajes, te pide entradas... ”, manifestó el lateral vasco.

Andrea Pirlo -siempre cauto- recordó los clásicos de Milán y Turín que pudo disputar en su larga trayectoria en Italia. ‘L’Architetto’ reconoce que el Derbi del Río Hudson es un partido importante, pero que la ciudad de Nueva York todavía no lo vive como ocurre en Europa. “Es una ciudad demasiado grande, hay muchos turistas y poca gente local. Y competimos contra otros deportes.”

Nacido y criado en Brasil, Felipe Martins reconoce que el rápido auge del enfrentamiento en Red Bulls y New York City no es algo común. En su país natal y en Sudamérica en general un clásico puede demorar años y hasta décadas en gestarse. ¿Cómo lo explica? “Esto es Nueva York, no hay otra explicación. Aquí puede pasar cualquier cosa.”



La liga y Twitter reunieron el jueves por la tarde a los futbolistas más representativos de los dos equipos. Ninguno de ellos se atrevió a desmentir de manera rotunda que el clásico de Nueva York es ya la mayor rivalidad de la MLS. “Es Nueva York contra Nueva York… ¿Quién puede superar eso?”, respondió Grella ante la pregunta de FutbolMLS.com. “Si este no es ya el mayor clásico de la liga, lo será pronto”, explicó el rubio atacante del conjunto de Jesse Marsch.

La composición demográfica y la ubicación estratégica de ambos equipos en el que es el mayor mercado deportivo de América del Norte puede favorecer el razonamiento de Grella. El clásico de Cascadia entre Seattle Sounders y Portland Timbers parece ser el rival al vencer para el derbi de la zona triestatal.

“Lo vivo como cualquier otro partido. Los tres puntos frente a los Red Bulls cuestan lo mismo que frente a otro equipo”, manifestó David Villa. “Los hinchas lo viven como una fiesta, como algo que dura todo el día”, agregó. “Y este partido lo hacemos por ellos. Queremos ganar en casa el clásico para terminar de darles otra imagen.”

En el segundo año de esta serie NYCFC llega al partido del sábado 21 de mayo (3 PM ET, Fox) como líder de la clasificación de la Conferencia Este. Sin dudas, uno de los puntos más altos de la primera Heineken RIvalry Week de esta temporada. “Si ellos son los favoritos, eso es mejor para nosotros”, dijo el goleador de RBNY Bradley Wright-Phillips. El inglés y el capitán Dax McCarty explicaron que su equipo se siente cómodo al jugar el papel de ‘desvalido’, y que eso podría ayudarles a conseguir la victoria.

Antes de despedirse McCarty quiso despejar cualquier duda que los incrédulos puedan tener. “Miren los videos de los tres partidos del año pasado. Miren las hinchadas. Miren la pasión que todos pusimos”, pidió el ‘Ginger Ninja’. “Vamos a jugar en un Yankee Stadium completamente lleno. No me importa si alguien piensa que eso no es un clásico. Pero Nueva York es una ciudad futbolera.”


RELACIONADOS:MLSNew York City FCNew York Red Bulls

Más contenido de tu interés