null: nullpx

Giovani dos Santos y su acierto en fichar con LA Galaxy

Mientras sus críticos se empeñan en demeritarlo, Gio encontró en Galaxy la continuidad y elevó su nivel para convertirse en referente y un jugador más completo.
1 Nov 2016 – 4:32 PM EDT

Cuando el talentoso Giovani dos Santos decidió cambiar el fútbol europeo para mudarse a California en el verano del 2015, sus críticos y detractores no perdieron el tiempo, y de inmediato lo señalaron como un futbolista ‘vendido’ que estaba tirando su carrera en una liga a donde las estrellas van a ‘retirarse’.

Tras un largo peregrinaje por el Viejo Continente, en donde la única regularidad que el mexicano encontró, tanto en partidos jugados como en producción y nivel de juego, fue siempre con la selección de México, tuvo por fin un par de buenas y constantes temporadas cuando jugó para el Mallorca en la 2012-13 y en su primer campaña con el Villarreal en la 2013-14.

Pero en la 2014-15 no fue ni la sombra de lo que fue con el Submarino Amarillo un año antes. Para ese entonces, Dos Santos ya tenía 10 años jugando en Europa – realmente esa era su zona de confort ya que en México nunca jugó en el profesionalismo.


Era el momento para decidir seguir en lo mismo o cambiar de aires, hacia lo desconocido.

Gio decidió fichar por el club más grande, más ganador, y más glamuroso de la MLS: LA Galaxy. Se puso la ‘10’ de un cuadro angelino plagado de una constelación de estrellas, y se le dio un contrato digno de un Jugador Franquicia. Todo suena muy cómodo hasta ahí. Pero lo que no se menciona, es que no llegó para ser uno más; los galácticos lo llevaron para ser líder, para cargarse al equipo a los hombros, para ser La Estrella y no solo un relleno de la constelación.

Desde su debut con los galácticos en julio del 2015 y hasta hoy, es decir un año y cuatro meses después, Giovani ha explotado su potencial a nivel de clubes como nunca antes, y además, ha adquirido o mostrado cualidades en las que antes no se destacaba, como el rol de líder, el del jugador que toma la batuta y la responsabilidad del equipo.

En ese periodo, ha acumulado 38 partidos de liga – 37 como titular – anotando 17 goles y registrando 17 asistencias. En Playoffs ha disputado 3 partidos (2 en la actual postemporada), marcando un gol y registrando dos asistencias. En la US Open Cup jugó cuartos de final y semifinal, anotando un gol y provocando un penalti. En la Champions League de la CONCACAF, anotó un gol y puso tres pases para gol en cuatro duelos disputados.



En total, tiene 47 partidos como galáctico, ha firmado 20 goles y ha colocado 22 pases para gol. En promedio, participa directamente en una anotación (gol o pase para gol) del equipo en casi cada partido que disputa (con injerencia en 42 goles en 47 duelos). Y no solo son los números los que impresionan, sino la manufactura de sus ejecuciones con altísimo grado de dificultad.

Desde que llegó a la MLS, seguramente Giovani tenía claro que se colocaba en una posición imposible de ganar ante los críticos. Si le iba mal, les daría la razón de que solo fue a cobrar cheques y que fútbol pasaba a segundo término. Y si le iba bien, demeritarían afirmando que era lo mínimo que se podía esperar y que la liga no tiene el nivel acorde a su calidad.

Pero el Gio de 27 años, el que ha declarado que se encuentra en uno de sus mejores momentos de su carrera, el tipo maduro, sabe internamente que tomó la decisión acertada para su carrera y que los críticos seguirán ahí pugnando porque tome las decisiones que ellos consideran las correctas sin darse cuenta que Giovani nunca ha ido por el camino marcado, él es de los que va construyéndose su propio victorioso sendero.


Fue con todo y críticos que él y su generación cambiaron el ‘ya merito’ por campeonatos relevantes cuando nadie daba un peso por las selección Sub-17 del 2005 y la olímpica del 2012. Evidentemente forjando un camino en el fútbol azteca que nadie conocía.

Y cuando sus detractores cambian el enfoque de clubes a selección, haciendo el cuestionamiento de que tanto le sirve a la selección mexicana un Dos Santos que milita en Galaxy, la respuesta sigue siendo igual de favorable.

Después de todo está siendo dirigido por un técnico que llegó al quinto partido de un Mundial, a su lado juega un histórico del Liverpool y de la selección inglesa, un irlandés con cerca de los 200 goles en Inglaterra, el mejor jugador del actual siglo de la CONCACAF, y entre otros también esta Ashley Cole y por un tiempo Nigel de Jong.



Y con el total afán de caer en las odiosas comparaciones, ¿con quién jugaba Giovani en Ipswich Town, Galatasaray, Racing de Santander, Mallorca y Villarreal? ¿Alguien puede mencionar por lo menos a tres compañeros del calibre que tiene hoy en Los Ángeles entre sus últimos cinco equipos en Europa?

Giovani dos Santos tomó la decisión correcta. Los que siguen opinando equivocadamente son sus críticos que siguen pensando que jugar por jugar en Europa te hace mejor jugador, que creen que Gio debe seguir los pasos de otros, y que la MLS sigue siendo la liga en pañales de los 90’s.

RELACIONADOS:MLSLA Galaxy

Más contenido de tu interés