null: nullpx

El despertar del potencial de Vancouver Whitecaps

El cuadro canadiense despierta de su letargo futbolístico y motivacional en los clásicos.
19 May 2016 – 12:36 PM EDT

Vancouver tuvo su mejor temporada histórica el año pasado al terminar en segundo lugar de la Conferencia Oeste y jugar por primera vez en la instancia de semifinales de conferencia durante los Playoffs.

Todo apuntaba a que los Whitecaps serían uno de los cuadros más poderosos desde el inicio de la actual campaña, pero en sus primeros 10 encuentros destacaron por su irregularidad. En cinco de esos encuentros sacaron puntos vía tres victorias y dos empates, los otros cinco fueron derrotas, que los situaron en una raquítica producción de 11 puntos, poco más de una unidad obtenida por partido.

A pesar de su arsenal ofensivo, entraron en una crisis de tres encuentros sin poder anotar un solo gol, y de paso cayeron goleados por 4-0 ante DC United.

Los Clásicos de Cascadia despiertan la fuerza de Vancouver

Sin embargo hay puntos de inflexión en la temporada del cuadro canadiense, que lo impulsan a despertar su potencial. Son los partidos ante sus archirrivales en los clásicos de Cascadia.



En las primeras dos fechas, Vancouver perdió. Llegó el clásico ante Sounders en Seattle y consiguieron su primer triunfo. Tuvieron una buena mini racha, venciendo posteriormente a Houston y empatando con el Galaxy – en esos dos encuentros el equipo canadiense no recibió ningún gol, algo que solo han logrado en tres encuentros hasta ahora.

La segunda racha comenzó con el mes actual, cuando recibieron a Portland Timbers, su otro máximo rival. Lo derrotaron por 2-1 con una remontada por medio de goles de Masato Kudo y Christian Bolaños. Al parecer eso impulsó inspiradoras actuaciones, ya que luego le pegaron 2-1 a Chicago Fire con doblete de Blas Pérez (incluyendo un golazo de chilena), y recientemente en un espectacular clásico canadiense derrotaron a Toronto FC a domicilio por 4-3 con tremendas actuaciones de Kekuta Manneh y el chileno Pedro Morales.


En mayo, los Whitecaps sumaron tres de tres (9 puntos), con ocho goles anotados, que los colocan con un total de 20 para ser la segunda mejor ofensiva de la liga a pesar de haber sufrido la sequía ya comentada. Ya tienen más victorias que derrotas y son terceros del Oeste y de la tabla general.

Sus variantes ofensivas en cuanto a jugadas y nombres cambian de partido a partido. Es decir, si Octavio Rivero no anda bien, aparece Kudo, si el asiático no aparece, ahí está Blas, y así sucesivamente. Con el costarricense Bolaños, Morales y Manneh manteniendo un nivel más constante y clave para el equipo. Y esas no son todas sus armas, todavía faltan por aparecer con actuaciones memorables como en 2015 los uruguayos Cristian Techera y Nicolás Mezquida.


Se viene otro clásico, ahora visitando a Portland. Y si hay algún equipo que hasta ahora lo han hecho reaccionar los partidos de alto calibre, donde el orgullo está en juego por sobre los puntos, y transforman esos duelos en un impulso motivacional para los partidos posteriores, ese es Vancouver.

El despertar del poderío de los Whitecaps está en enfrentar y vencer en los clásicos.

Más contenido de tu interés