null: nullpx
México

Opinión | México y el deseo de convertirse en 'grande' en el futbol

El Tri se encuentra en la antesala de ser recordado como la generación que consiguió el quinto partido o una generación más de lo mismo.
30 Jun 2018 – 1:38 PM EDT

Cuando tenía 10 años, en 1994, fue la primera ocasión en la que disfruté a México en una Copa del Mundo, en 1990 los verdes no fueron por el tema de los ‘Cachirules’, así que por primera vez sentí lo que era ver representado al futbol de tu país en un Mundial. Esa generación era brillante, comenzando por Jorge Campos y pasando por Nacho Ambriz, García Aspe, Zague, Hermosillo y hasta Hugo Sánchez, un año atrás habían salido subcampeones de la Copa América.

En el Mundial de Estados Unidos, el Tri despertó una gran euforia, se llevó el liderato de grupo y prácticamente fue local, la primera ocasión que vi a México caer en los octavos fue ante Bulgaria, en los penales, con un Jorge Campos espectacular, pero con un Stoichkov y Letchkov que provocaron la desdicha mexicana. Después vino 1998, con un Cuauhtémoc Blanco que se echó al equipo al hombro y un Luis Hernández de mucha garra, pero se perdió con Alemania; luego el 2002 y la dolorosa ante Estados Unidos, después el 2006 y 2010 con Argentina triunfando en la ronda de los 16 mejores; hace cuatro años fue Holanda.


Este México está en una delgada línea entre trascender o acumular cuatro años más a la larga espera de un quinto partido. Lo curioso del caso es que en esta generación veo mucho talento, probablemente más que en las pasadas, jugar en Europa ya es normal y se le es irrespetuoso como nunca a las potencias.

Para estos muchachos una medalla de oro en juegos olímpicos no es imposible, un campeonato mundial tampoco lo es, porque lo fueron cuando muchos de ellos tenían 17 años.

En este 2018, los ‘legionarios europeos’ le pegaron a Alemania, algo que nunca antes había sucedido, y además, los teutones llegaban como el campeón del Mundo, el 17 de junio fue un juego memorable y emocionante, con un gran juego desplegado y hasta ese momento la victoria más importante del Tri en los Mundiales; pero así como se tocó el cielo, se cayó al suelo, la peor derrota de México en un Mundial desde 1978 se dio ante Suecia y con los mismos jugadores, esos que también arrastran con la peor derrota verde en la historia, el 7-0 ante Chile de la Copa América Centenario.


‘Chicharito’, Ochoa, Guardado, Herrera, etc. están ante la posibilidad de convertirse en el equipo distinto, el que nos dé la alegría de aspirar a meternos entre los ocho mejores, que callen a críticos, que demuestren que lograron lo que muchos intentaron; la gloria los espera, si es que ellos lo desean; si le ganan a Brasil por primera ocasión se habrá derrotado a dos campeones del mundo en el Mundial y además, tan cerca de la instancias importantes, ahora si se puede comenzar a soñar; porque es eso, la gloria… o convertirse en una generación más que lo quiso y no pudo, que lo buscó y no lo encontró, que lo trabajó, pero no le alcanzó.

Ahora ya no soy un niño y estoy cercano a los 35 años, han pasado 24 años, casi un cuarto de siglo; el mayor de mis hijos está próximo a cumplir 10 años y me encantaría que pudiera ver a su país entre los mejores del Mundial, demostrando que las nuevas generaciones están hechas para triunfar en el deporte y en cualquier ámbito que se les presente.


Más contenido de tu interés