null: nullpx
México

Los grandes gritos de los mexicanos con el Tri

El 16 de septiembre se festeja la independencia de México con el tradicional grito, pero en el fútbol también se han dado grandes gritos para recordar.
15 Sep 2016 – 01:30 PM EDT

No hay manera de dejar pasar la fecha, la ocasión amerita comida, bebida y festejo. El 16 de septiembre es la fecha nacional mexicana y es un buen momento para recordar no solo el grito de independencia, sino los gritos más poderosos que han dado en el fútbol con el Tri.


- La imagen es clásica en el imaginario colectivo fútbolístico mexicano, Cuauhtémoc Blanco jalando el balón y engañando a un defensa para después fusilar al arquero Dida entre cuatro brasileños.

Vino el gol y la apoteosis en el Azteca, era el 4-2 sobre Brasil y aunque un minuto más tarde acortó distancia el conjunto amazónico, al final el Tri consiguió su primer título importante en su historia en el fútbol: la copa Confederaciones de 1999.

El grito fue enorme. Fue la coronación de una generación imperdible encabezada por el propio Blanco, Claudio Suárez, Jorge Campos y Alberto García Aspe.

Sí, aquel grupo amazónico era una selección Sub 23, pero entre sus filas había nombres como Ronaldinho, Ze Roberto, Flavio Conceicao, Serginho, Vampeta que poco tiempo después explotarían en el fútbol mundial.


- “No tienes una idea de lo que les espera en México” se le dijo a Jorge Hernández en el vuelo de regreso a casa. La ingenua respuesta fue un muy juvenil, “¿a poco sí?”.

El pueblo mexicano se volcó sobre él y sobre sus otros 19 compañeros solo tocar el piso de la Ciudad de México. Aquellos chicos venían de Perú y traían en la maleta el trofeo de campéon del mundo Sub 17 del 2005.

Nunca antes un equipo mexicano en cualquier categoría o rama había conseguido un hito así. Lo hicieron de manera impactante, ganando seis de sus siete juegos.

Tan solo en las semifinales se impusieron 4-0 a Holanda en una demostración atronadora y espectacular.

Y en la final golearon a Brasil 3-0. No solo fue la primera vez que el Tri se coronaba a nivel mundial, también lo hizo sin ninguna duda. No hubo ni un reclamo ni un asegún, nadie puso en duda un triunfo tan contundente.

Las figuras de aquel grupo eran Carlos Vela, Giovani dos Santos y Héctor Moreno.

Fue tal la trascendencia que aquella hazaña que el público armó un desfile espontáneo a su paso por las calles de la Ciudad de México cuando viajaban rumbo a Los Pinos en un camión decapotable.


- Otro grito sin igual se dio en el Mundial Sub 17 en el 2011. De siete juegos se obtuvieron siete triunfos. Aquel grupo hizo de la localía su mejor arma y fue regando victorias, fútbol y momentos grandielocuentes como el de Julio Gómez en Torreón.

México caía 2-1 a 15 minutos del final cuando Jorge Espericueta igualó el marcador con un gol olímpico y hacía inevitables los tiempos extra.

Gómez recibió un golpe en la cabeza en su intento por rematar el balón sobre la línea de gol en la jugada de aquel segundo tanto mexicano, pero regresó al campo con la cabeza vendada.

Sobre el minuto 90 otro tiro de esquina, Espericueta lo cobró de nuevo. Gracia lo peinó y Julio Gómez en un recurso sorprendente se tiró de chilena.

El balón viajó prácticamente por toda el área chica y pegó en el poste contrario antes de mecer las redes en uno de los momentos más emocionates que ha dado el fútbol mexicano a nivel de selecciones.

El Azteca fue el escenario de la final y ahí el Tri dio cuenta 2-0 de Uruguay. Se coronó campeón del mundo por segunda vez en la categoría, pero ahora lo hizo ante su gente con jugadores como Antonio Briseño, Marco Bueno, Carlos Fierro y Arturo González.


Diez héroes del deporte mexicano para celebrar el Día de la Independencia

Loading
Cargando galería

- Fue en Londres 2012 el grito más reciente de México en el fútbol. El grupo Sub 23 encabezado por Luis Fernando Tena no era el más talentoso ni el de más renombre, pero creyó siempre en sus posibilidades y en su fútbol de línea fuertes, compactas.

Oribe Peralta, José de Jesús Corona y Carlos Salcido fueron los refuerzos mayores de un equipo en el que figuraban también Héctor Herrera, Diego Reyes, Marco Fabián, Javier Aquino, Giovani dos Santos y Raúl Jiménez.

Aquel Tri ganó cinco de sus seis partidos y solo empató en el inicio del torneo (con Corea 0-0). Por supuesto el clímax fue en el partido por la disputa por el oro.

Oribe Peralta fue la figura con dos magníficos goles ante Brasil, el primero de ellos al minuto de iniciado el juego y el segundo a los 75’ con un sobrio cabezazo en un tiro de esquina.

- La leyenda de Cuauhtémoc Blanco se forjó con tardes como la del 11 de noviembre del 2001. “Temo” debió dejar el Tri varios meses por una terrible lesión en un juego ante Trinidad y Tobago. Entonces el Tri, que estaba a cargo de Enrique Meza, debió navegar por un mar de confusión y poco fútbol.

El hexagonal final resultó una pesadilla, México perdió ante Estados Unidos y Honduras como visitante, pero le peor momento fue cuando Costa Rica le ganó en el Azteca. Ese fue el primer duelo en que el Tri cayó en el Azteca en un juego de eliminatoria mundialista.

Enrique Meza dejó el cargo ante la pobre cosecha de puntos de aquella eliminatoria y entró al relevo Javier Aguirre que recompuso la situación.

El Tri y Honduras llegaron al último partido con los mismos puntos, pero con la ventaja de que el duelo era en el Estadio Azteca.

Tras un primer tiempo tenso y sin goles, en la segunda mitad Blanco enseñó sus mejores galas futbolísticas.

A los 65 minutos, Joahan Rodríguez le bajó un balón en el área y 'Temo' lo pescó con un tiro pegado a uno de los postes. Toda la tensión quedó hecha a un lado y el grito de la afición fue colosal.

Luego, Cuauhtémoc armó una pared con Juan Francisco Palencia para el segundo tanto a los 72’ y finalmente Blanco anotó un penal, que a él mismo le cometieron, a los 78’.

México ahogó esa tarde un grito de frustración y lo cambió por uno de alegría y entusiasmo. De pasó clasificó a Corea-Japón 2002.

RELACIONADOS:MéxicoFútbolDeportes

Más contenido de tu interés